lunes, 19 de septiembre de 2016

Ascenseur pour l'échafaud

No vengo a decirte que quisiera repararte. Ni vengo a remendar tus heridas causadas por terceros. Vengo a decirte que lo que quiero es que aprendas a respetarte. No vengo a acusarte por haber caído en un subsuelo en el cuál todos somos vulnerables a caer, sino a rogarte que por favor vuelvas a la superficie, a recordarte que estás a tiempo de salvarte, a reclamarte que escuches más a la vida, que cedas más frente a tus propios deseos, a pedirte que por favor dejes de deprimirte y de ser espectador de vidas que en verdad pueden ser incluso más vacías de lo que crees que es la tuya cuando no ves más que un solo tono. No vengo a juzgarte, vengo a suplicarte si es necesario, si eso puede llegar a servir de algo…que sos una persona maravillosa que no está viendo que de a poco te vas disolviendo en un camino que tal vez ya no sea el tuyo, que dejes de permitir que te roben toda esa magia que llevás por dentro y que no podés ver porque te colgaste esa máscara de dolor y de nostalgia por la vida que quisieras estar viviendo y que te ciega a ver todas las ventanas que se abren cuando vos ves esa sola puerta cerrándose. Vengo a decirte que estás a tiempo, que somos jóvenes y que por favor me escuches y te mires con los ojos con los que yo puedo mirarte, que te aprecies al menos un poquito de la forma en que yo puedo apreciarte, que te valores por lo que yo puedo llegar a valorarte y que dejes de soñar sueños que más que sueños devienen pesadillas. Me desespera todo tu dolor y me gustaría arrojarlo por el balcón junto a la estatua de Roca y a todas tus inhibiciones. Si no tuviera este resfrío y si no estuviera tan decaída te escribiría un testamento a la altura de Woody, con ironías incluidas, con metáforas y giros más inteligentes. Pero me veo compelida por la urgencia de soltarte un te quiero a través de la distancia, un gracias por haberme regalado tan bellísimo fin de semana y un abrazo que pueda llegar a rozarte el alma. La llave está en tus manos, “la jaula se ha vuelto pájaro”…sólo vos podés decidir qué es lo que vas a hacer con ese miedo. Tú vida es ahora, ¿la vivís vos o te la viven? Wake up, darling.

thinking about...


- Creo que la gente debería estar junta de por vida, como palomas o católicos. 
- No sé, quizá la gente no esté destinada a tener una relación profunda. Tal vez estemos destinados a tener una serie de relaciones de distinto alcance.

martes, 13 de septiembre de 2016

She

Escribo para no escribirte, 
Reprimo para no desearte, 
Te alejo para no acercarme. 

Te borro de dónde sé que puedo borrarte, 
Me auto-engaño, me miento a mí misma.
En mi mente tu imagen,
omnipresente,
es imborrable. 

No busco un experimento,
sino una fuente de inspiración.

Me odio por sentir lo que no debo sentir, 
y te odio porque tu madurez obtura mi fantasía. 

Te veo a través del espejo, 
te pinto ahí dónde no estás, 
proyecto tu cuerpo de espaldas, 
robándole notas a mi teclado.

El silencio me abruma, 
tu ausencia me desvela. 

Estoy obsesionada con tu manera de ser.

Si tan sólo vinieras... 
me conformaría con sólo mirarte.

Pero nada de "esto" existe,
No hay "nuestra" historia posible, 
Es sólo otro de mis tantos castillos en el aire...

lunes, 12 de septiembre de 2016

Bocanada

Tomo un hilo desde su origen y lo uno con los otros que mi mente va trayendo a mi memoria para ver en qué punto hago los nudos. Ahí viene un recuerdo, allá lejos veo otro. El resultado es ininteligible en su causa, pero bien palpable en su efecto: maldición, en el fondo siempre supe que me gustaba pero nunca me lo pude decir a mí misma. ¿En qué rincón de mi inconsciente guardaba este deseo? ¿Por qué siempre la misma tentación por lo imposible, por lo no debido, por sumergirme en las fantasías menos habitables? ¿Qué es este infantilismo, esta regresión a mi yo adolescente, este modo tan patético de comportarme que no hará más que alejarme en todos los planos de aquello que deseo? Es el colmo de los colmos, la libido disparada hacia el lugar menos pensado en el momento menos indicado. ¿Qué es lo que hago saliendo a buscarte por las calles en dónde sé que no voy a encontrarte? ¿Qué es lo que hago espiando por ventanas de colectivos en los cuáles es remota la posibilidad de observarte? De la risa al llanto me voy, del sonrojo al enojo y ahí viene la culpa, invitada no deseada en este baile, a sumarse a este coctel explosivo de sentimientos des-encontrados en la penumbra de una noche que tienta con volverse invernal. Enciendo otro cigarrillo y es su rostro el que veo fumando a mi lado, cebo otro mate y es su boca la que dibujo mientras mis labios rozan el mismo punto que esa noche rozaron los suyos. Maldigo a la lluvia y a su cuerpo a centímetros del mío mientras su alma se encontraba a un millón de años luz de casa. Maldigo a su perfume esparcido entre mis sábanas y más me maldigo a mí misma por dar el paso indebido en el momento inapropiado. ¿Por qué no pude contenerme a tiempo? Pero el fin de la pasión es que lo oculto se vea. ¿Por qué tuve que hacer explícito lo latente? Hablé de vos…de mis ansias… ¿Por qué esta convulsión dirigida a estropearlo todo? ¿Por qué no pude guardar silencio, atarme las manos, cocerme los labios, frenar la escritura de mis dedos? Me estoy consumiendo en la llama de mi propio deseo, sacar belleza de este caos es virtud.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Have I cross the line?

All the things she said, running through my head.
All the things she said, running through my head.
All the things she said, running through my head.
All the things she said, running through my head.
All the things she said, running through my head.
All the things she said, running through my head.
All the things she said, running through my head.
All the things she said, running through my head.
All the things she said, running through my head.
All the things she said, running through my head.

sábado, 20 de agosto de 2016

Last night...

En los tiempos que corren, un gesto verdaderamente maravilloso y lamentablemente en desuso al compartir una noche con alguien es que esa persona te pida "perdón" la única vez en que durante horas y horas toma el celular para chequear un mensaje. Te dan ganas de abrazarlo hasta que se haga de día...

jueves, 21 de julio de 2016

martes, 19 de julio de 2016

Detalles

Nos definen los detalles,
un gesto, una sonrisa, un pensamiento.
O la particularidad de un acento.
Nos definen rasgos ínfimos,
los defectos más que las virtudes,
las cicatrices más que el maquillaje,
las comisuras más que nuestro traje.
Somos ese precipitado de partículas que,
azarosa y alocadamente,
componen este entramado único,
esta sumatoria de máscaras
más o menos contradictorias,
con las cuáles luchamos,
para tratar de llegar a ser
quienes creemos que somos,
sin llegar jamás a agotar
el devenir de nuestra esencia,
poblada de multiplicidades.
No sabemos bien qué es lo que somos
pero sí sabemos,
que nada somos sin los otros.

miércoles, 13 de julio de 2016

Waiting

Es sabido ya que la relación del neurótico obsesivo con su objeto de deseo tiene una impronta de imposibilidad que lo hace dar esos eternos rodeos tratando de que el deseo no decaiga. Postergar, procrastinar, vacilar y dudar son infinitivos que le sientan muy bien a este tipo de sujetos. Ahora bien, -ya por fuera del plano fantasmático- imagínese el brote de neurosis que al pobre sujeto con rasgos marcadamente obsesivos le da cuando el objeto de deseo se va, literalmente, al mismísimo fin del mundo por tiempo indefinido.

lunes, 11 de julio de 2016

Somebody to...

- (Entre risas) Mirá! te están saliendo canas...
- Seee, ¡parezco un viejo!
- No, parecés maduro.
(Y te hacen aún más hermoso)

viernes, 17 de junio de 2016

Transición




Hubo un momento en el cual desde algún lugar no exactamente personificable se me demandó ser una adulta y desde ese punto de quiebre sentí como si una parte de mí misma hubiera muerto. Claro que no fue un acontecimiento con fecha precisa, más bien fue algo así como un proceso gradual y a la vez, un camino de ida sin posibilidad de retorno. La cuestión es que no termino de saber cómo demonios se hace para ‘ocupar bien’ este puesto vital que debería ya estar ocupando en un sentido cronológico socialmente consensuado. Simplemente no encajo en esa posición y tampoco hago mucho por encajar, porque en el fondo no me interesa. Pero desde entonces sentí como si aquello que yo creía que era mi “esencia” (concibiéndola como un devenir en constante fluir y no en términos sustancialistas) se hubiera marchado con la joven creativa que yo creía que era. Creo que fue ese el momento en el cuál dejé dormirse mi sueño de ser escritora, el sueño que durante tantos años alimenté con una responsabilidad digna de un “adulto” desde el semblante de una niña, púber y luego, una joven adolescente. Creo que desde el 2013 no hago más que recordar aquel sueño con cierto dejo de tristeza y de reprocharme a mí misma el no hacer demasiado por volver a soñarlo. Pero desde entonces no dejo de pensar en este quiebre que a modo de vacío o de agujero negro va tragándose mis motivos vitales. Alejandra Pizarnik intentaba reparar esa hendidura originaria escribiendo, pero al leerla sentí que todo lo que yo podría llegar a escribir ya estaba escrito bajo su pluma tan profunda como sagaz. Fue en ese punto de quiebre vital cuando dejé ir mis rasgos melancólicos en un duelo perpetuo que hasta el día de hoy sigo elaborando, porque en el fondo hasta siento nostalgia por aquella hilacha en la que me había convertido. Desde esa ruptura no dejo de sentir, año tras año, que más responsabilidades tengo y que menos vivo, que menos encajo en el prototipo de mujer adulta y que más me distancio de aquellas personas cuyas vidas han seguido un curso segmentario en términos deleuzeanos: ir al colegio – trabajar / estudiar – juntarse en pareja – procrear. Me siento perdida entre mucha gente de mi misma edad porque no comparto sus estilos de vida, esto no significa que los repruebe, simplemente no los comparto; y eso me hace sentir por fuera de muchos grupos de pertenencia. Vuelvo a este rincón en una fría noche de viernes para poder recordarme que en alguna parte de lo que soy aún puedo ser capaz de sentir, vuelvo a este rincón extraviado en el tiempo para poder sentirme digna de mi existencia y para poder resignificar el camino que transité tratando de divisar las huellas que verdaderamente cuentan. ¡Cómo extraño sentarme a escribir sin tantas trabas del pensamiento obstruyendo el libre fluir de mis palabras! 
Me veo al espejo mientras tomo un café y escribo estas líneas y siento que detrás de esas ojeras indelebles aún queda mucho por vivir si me animo a salir de este microcosmos, si me atrevo a volver a experimentar con cuerpo y alma, si me atrevo a romper de una buena vez esta coraza hermética que me impide ver al mundo con los ojos de una soñadora. Una soñadora ya no tan idealista, pero sí capaz de volver a creer, a crear, a sentir y a volar con las alas de sus propios deseos.

miércoles, 8 de junio de 2016

Decisión

Volver a Humanidades o morir de la angustia.







Amo la carrera que elegí, amo leer sobre Psicología y Psicoanálisis y me siento preparada para ejercer la profesión, ¡pero cómo detesto el clima de esa facultad! me pone de mal humor el sólo hecho de tener que ir de vez en cuando a hacer un trámite o a rendir finales. Desde que cursé en Humanidades no dejo de sentir que por fin había encontrado mi lugar de pertenencia y después de tantos años necesito volver a sentir esa sensación tan "heima" que me generaba. 

jueves, 26 de mayo de 2016

¡?

¿Por qué será que mis neuronas se activan cuando las de los demás se van a dormir? ¿Por qué será que sólo me hallo a mí misma en la profundidad de la noche? ¿Por qué últimamente sólo la música, el cine y la literatura son capaces de hacerme sentir? ¿Por qué perdí toda noción de lo que es el contacto humano?

Her


"(...) Quizá eso hubiera llenado este pequeño vacío en mi corazón, pero quizá no. Sabes, a veces pienso que ya he sentido todo lo que voy a sentir. Y que de ahora en adelante no voy a sentir nada nuevo. Sólo versiones disminuidas de lo que ya sentí."