lunes, 10 de diciembre de 2018

081218

Fue en aquel atardecer en el que volví a encontrarme desnuda entre sus sábanas cuando supe que aunque todo había cambiado, había algo “entre” nosotros que permanecía inconmovible. El atardecer que yo vivenciaba en el momento del orgasmo figuraba una pintura completamente antagónica a la que se veía detrás de la ventana. Mis sentidos se alteraron en el momento culmine de la excitación y todo lo que podía ver cuando cerraba los ojos era una tonalidad amarilla de un atardecer digno de un día de tormenta mezclado con sol en dónde sólo faltaba el arco iris. La habitación ya no era la habitación sino un campo repleto de flores de múltiples colores embellecidas por la refracción de la luz. Casi podía oler su aroma y fue en ese instante preciso en que la habitación devino un paisaje emocional regido por las coordenadas del deseo.

martes, 27 de noviembre de 2018

domingo, 25 de noviembre de 2018

Homo Sacer

La primera vez que me llegaron referencias de la noción de “homo sacer” trabajada desde Ágamben fue en el 2011 en una conferencia de Esther Díaz sobre el nazismo y el uso del término ligado a la condición del judío. Me llamó tanto la atención que año tras año me surgía esa patética necesidad intelectualoide de aprehenderla en algún contexto. Como siempre me dio mucha vergüenza hablar frente a muchas personas y cada vez que lo hago lo hago muy muy rápido y sin modular, la primera vez que la quise explicar me salía la palabra “impotentizado” y nadie me entendía o creían que estaba inventando una palabra. Es mentira porque la googlié y encontré textos en dónde la palabra figura. Lo que yo quería tratar de bajar era la cuestión de la nuda vida, de una vida completamente determinada y por ende incapaz de toda potencia. Lo que yo quería decir era que existen vidas que valen más que otras, y que homo sacer alude a la esfera soberana en la que se puede matar sin cometer homicidio porque esa vida es insacrificable (Ágamben, 1998), es decir una nuda vida que nada vale porque si mañana pasa a ser muerte los engranajes del sistema van a funcionar igual que ayer.
No me hace falta continuar con la descripción, hace un rato un insight me hizo comprenderlo todo. Tenía que salir de casa por aproximadamente una hora, antes de abrir la puerta de salida del edificio sentí un olor extraño, pero no dejaba de ser olor humano. Abro la puerta y ahí lo veo, con una porción de pizza tirada al lado del suelo, los ojos fijos en la nada, haciendo tiempo (¿cuál será su dimensión del tiempo?), petrificado en un presente sin futuro, con la ropa que usó ayer y que también usará mañana. Su cuerpo estaba ahí pero su mente parecía situarse a años luz de distancia, fijada en un punto ciego que se convertía en línea de fuga en pendiente tras cada sorbo del tetrabik. 
Volví a casa tras una hora, él seguía ahí. Luego supe que en verdad hacía horas que estaba ahí (mi mamá me dijo que le dijo “hola” pero fue como si él hubiera perdido el registro de un saludo) y también supe que siguió allí hasta entrada la noche (lo supe de la boca de quién le dijo que si no se iba, le volaba la cabeza). Creo que ni el primer gesto de amabilidad ni el segundo gesto de violencia pudieron impactarlo, porque él ya estaba en un más allá ininteligible para nosotros, los de este más acá privilegiado que seguimos caminando haciendo como si nada, como si en cierto punto nuestra vida no estuviera de alguno u otro modo impotentizada. Jugamos a ser libres hasta que nos damos cuenta de que estamos todos en la misma jaula con las rejas clasistas separando nuestros receptáculos. La diferencia crucial está en que somos un poquito menos matables. La tragedia inherente al homo sacer es la que borra la frontera entre la vida y la muerte porque es una vida muerta o una muerte en vida. En todo caso cabe preguntarse si es posible hablar de vida, si es pensable una vida vivible cuando ya no hay más devenir que la propia muerte.

jueves, 22 de noviembre de 2018

fuck me

Hay días en los que contra toda premisa durkheimiana creo que todo suicidio es egoísta y me enoja muchísimo que el muerto no sólo se haya muerto sino que encima haya decidido morirse. Otros días -como hoy- entiendo tanto pero tanto esa decisión que quisiera que la última fuerza que me queda desaparezca para poder irme bien a la mierda.

viernes, 16 de noviembre de 2018

In sleep he sang to me
In dreams he came
That voice which calls to me
And speaks my name
And do I dream again?

jueves, 8 de noviembre de 2018

Viceversa.

Tengo miedo de verte
necesidad de verte
esperanza de verte
desazones de verte 

tengo ganas de hallarte 
preocupación de hallarte 
certidumbre de hallarte 
pobres dudas de hallarte 

tengo urgencia de oírte
alegría de oírte 
buena suerte de oírte 
y temores de oírte 

o sea
resumiendo 
estoy jodido 
y radiante 
quizá más lo primero 
que lo segundo 
y también 
viceversa. 

Mario Benedetti

miércoles, 7 de noviembre de 2018

He

Todo viejo amor nos importuna siempre.

martes, 6 de noviembre de 2018

L

Oh! La eterna fantasía de rescate ligada a la suposición falaz de que esa otra personita necesita ser rescatada. Esos malditos resabios del amor cortés y el culto por el encuentro con la inaccesibilidad de un objeto enaltecido al cual darse por el mero desinterés, por la mera contemplación que no deja de medir las distancias, que no deja de medir las palabras pero que siempre permanece en las sombras. 
Das männliche typus, tan mal llamado "viril" ya que no tiene género porque es una posición -porque es una modalidad del amor- en dónde la falta (¿cuándo no?) viene a ocupar el lugar central de lo que está más allá de lo que se ama y por eso mismo es que uno se enamora y sigue jugando al juego de ver si superpongo mi falta a la tuya a sabiendas de que no hay posibilidad de colmar el vacío irreductible que relanza la pantomima gracias a la cual el sin sentido de la vida tenga algún motivo de ser vivida.

viernes, 26 de octubre de 2018

Fluir sin un fin más que fluir

Me tomé media lata de Stout y ya me río de janeiro. Igual me encanta ser así, no necesitar grandes sumas de alcohol para reírme de la nada que es la vida y darme cuenta de que todos los problemas que puedo llegar a generar en mi cabeza no merecen ser llamados tales (me salió no del todo perfecta una remera que quería mucho que me quede perfecta porque era un regalo de alguien que quiero mucho para alguien que ella quiere mucho). Faa, igual el muerto sigue muerto y nunca me olvido de eso. El año pasado intenté tanto olvidarlo con alcohol que terminé con gastroenteritis toda la segunda quincena del mes de octubre. Es por esto que me gusta tomar de vez en cuando: para reírme de todo lo que un minuto antes llamé un “problema”. Problema sería que tuviera cáncer, hoy tuve mambos negros todo el día con un dolor extraño que no sabía de dónde venía y que no era el típico dolor de cervicales producto de trabajar mucho en la computadora. Fui a mi clase impostergable del gimnasio, me relajé, pero el maldito dolor seguía ahí, así que me tuve que mandar un ibu hasta que se pasó y me olvidé de mi miedo a tener cáncer de pulmón y acá estoy con mi Stout fumándome otro pucho más de Mac Baren de café al ron mientras la genia de mi vieja que también es mi gran ayudante de trabajo y casi mi socia se está bañando y yo me termino la Stout y quisiera un poco más y las palabras me salen como pitadas del pucho armado o como las ideas que fluyen sin cesar. Palabras, palabras, palabras. Me gustaría mirar a los ojos a la pendeja esa y decirle que me encanta, que es hermosa en todos los sentidos y que se mueve de puta madre, pero probablemente no lo vaya a hacer nunca y dentro de unos años la vea caminar junto a un maldito novio o novia y yo me quede mirando como hago siempre. Fuck. Cómo odio que los hombres me sigan leyendo como heterosexual y me encaren pelotudos por Facebook con los cuáles no compartiría ni una charla. Mi paraíso vincular es V., porque es la única persona que hoy en día me lee como un libro abierto y se ríe de todos los giles que me miran por la calle. Ah, ya extraño a V., aunque la haya visto ayer y dialoguemos virtualmente todo el tiempo. Oh! el random de YouTube tiró "The Scientist" de Coldplay y eso me hace pensar en que tengo que juntarme con G. y tengo muchísimas ganas de darle un abrazo y de que me cuente qué ha sido de su vida en todos estos años. 

jueves, 25 de octubre de 2018

Primavera.

Venía pensando desde hace meses que todos los hombres me daban asco (sólo sexualmente hablando, of course) hasta que soñé que me acostaba con un profesor y volví a sentir deseo. De todas formas me enamoré infantilmente de otra imposible. ¿Desde cuando escribo sin importarme un carajo el resultado estético de mis palabras? 
Extraño tener tiempo para estar triste y escribir sobre ello. 

Fechas

Un año y diez días de que el muerto está muerto y todavía me enoja pensar en lo que hizo. Un año y diecisiete días de la última vez que lo vi marchar por mi puerta y me hubiera gustado saber que ese iba a ser el último abrazo. Un año y diecinueve días de la primera vez que le escribí un “te quiero” –en el sentido más compañero y libre del término-, y de eso sí...de eso sí que no me arrepiento, a eso sí que me lo agradezco. 

sábado, 22 de septiembre de 2018

Notion ♪

A veces no sé dónde termino yo y empieza ella. O viceversa. Encontrarse cara a cara con un espejo no necesariamente es una experiencia fácil. A veces empiezo una idea y ella la completa. O viceversa. Ella siempre sabe convertir el ambiente más mundano en un bosque repleto de seres fantásticos. Ella es como la que fui, me recuerda todos los días aquella “yo” – ¿muerta?- de mi pasado. El mundo se desvanece cada vez que ella está a mi lado. Ninguna compañía se compara con la de ella. A veces no sé quién soy hasta que ella me lo recuerda. O viceversa. Ella conoce la receta perfecta para trastocar cada partícula del entorno, ella conoce las palabras justas para movilizar mi mente en planos tan lejanos como recónditos. Es la única persona capaz de hacerme olvidar de las desdichas de la vida cotidiana, la única capaz de mirarme a los ojos y penetrarme el alma.

viernes, 14 de septiembre de 2018

Quisiera 
tener 
el
valor
suficiente
para dar
ese
salto.

lunes, 13 de agosto de 2018

Where is my mind?

Todo el tiempo viajo con mi mente a lugares que no existen.
Todo el tiempo viajo con mi mente a lugares que no existen.
Todo el tiempo viajo con mi mente a lugares que no existen.
Todo el tiempo viajo con mi mente a lugares que no existen.
Todo el tiempo viajo con mi mente a lugares que no existen.
Todo el tiempo viajo con mi mente a lugares que no existen.
Todo el tiempo viajo con mi mente a lugares que no existen.
Todo el tiempo viajo con mi mente a lugares que no existen.
Todo el tiempo viajo con mi mente a lugares que no existen.
Todo el tiempo viajo con mi mente a lugares que no existen.
Todo el tiempo viajo con mi mente a lugares que no existen.
Todo el tiempo viajo con mi mente a lugares que no existen.