miércoles, 24 de diciembre de 2008

Cube


Cube
Viscenzo Natali


Y cuando todo parezca teñirse de muerte y la salida se encuentre cada vez más difusa… ¿quién seguirá comportándose como un “humano” intentando conservar la vida sin acudir a la destrucción de los terceros dejándose ganar por el egoísmo? ¿Por qué no hacemos más que destruirnos? Quizás el cubo seamos nosotros...


Si bien las matemáticas nunca fueron mi fuerte, debo admitir que me apasionan inmensamente, y que me gustaría saber mucho más sobre ellas, espero alguna vez tener la oportunidad de aprender más de las llanuras que me enseñaron en la secundaria.
Cube se trata precisamente de eso...de teorías matemáticas que se convierten en trampas mortales. Un cubo madre formado por compartimentos cúbicos, habitaciones que poseen trampas dependiendo su número de serie, series de números que poseen una lógica exacta para poder escapar de aquel lugar en dónde un sinfín de cuestionamientos harán enloquecer a los personajes e incluso al mismo espectador.
Permutaciones, números primos, descomposición en factores, coordenadas tridimensionales...y muertes relacionadas con una geometría perfecta en cubos.
Pero más allá de las sorpresas matemáticas, Cube esconde otra trama sociológica, Cube provoca una tensión que expone a sus víctimas a situaciones límite... y en situaciones al borde de la muerte...el ser humano parece ser que regresa a su instinto animal, se convierte en un ser inmoral, que sería capaz de acabar con la vida de otras personas para preservarse a sí mismo. No fui yo quién lo dijo, Darwin sabrá de lo que estoy hablando.
Nadie sabe por qué está allí, nadie entiende quién los ha llevado a ese lugar ni de qué manera lo han hecho...y el misterio que comienza desde los primeros minutos de la película se incrementa a medida que trancurre el film...para llegar a su punto cúlmine en el último instante y dejarnos boquiabiertos. Con esa especie de angustia en nuestro interior....esa incertidumbre que proviene tras descubrir...que realmente, hay preguntas que no tienen respuestas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Speak to me...