sábado, 27 de diciembre de 2008

Desmotivación


Desmotivación. No hay palabra que vaya más acorde con este estado absurdo de no disfrutar de nada, de no esperar nada, de cansarme de todo, de aburrirme de todo. De no querer hacer nada, de no querer ir a ningún lado. De perder el gusto por los pequeños placeres. De encontrarme en un lugar, y querer estar en otro. De hacer una cosa, queriendo estar haciendo otra. De esperar nada, de esperar a nadie, de que nadie me espere. De amar a nadie, de que nadie me ame. De soledad y vacío. De desolación, de ausencias. De divagar por las calles extraviada entre canciones, de divagar por las mismas calles una y mil veces continuando una rutina monótona. Desmotivación es este maldito sábado a la noche en este pueblo aburrido. Desmotivación es esta figurita repetida de mis fines de semana. Desmotivación es quedarme contemplando la nada encerrada entre cuatro paredes. Desmotivación es no encontrar compañía que me acompañe. Desmotivación es no divertirme de la manera en que todos se divierten. Desmotivación es sentirme diferente. Desmotivación es esta alma insaciable, es este cuerpo insatisfecho, es esta autoestima enterrada, son estos ojos perdidos, son estos labios secos, es este corazón en pedazos, es este deseo quemado convertido en cenizas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Speak to me...