viernes, 26 de diciembre de 2008

Saw







Saw I, II, III, IV, V.


Gore’s Night

Siempre me han sorprendido estas películas, por lo tanto he decidido pasar una noche de sangre y horror en compañía de tan espeluznantes como geniales films. Y estoy ansiosa esperando la numero 6 en el 2009 para entender un poco más sobre su trama… ¿será la última?...



“Cherish your life”

En el medio de tanta sangre y agresión, hay tejida una asombrosa trama que hace que las películas de Saw posean una visión muy particular y nos hagan cuestionarnos una y otra vez sobre el hecho de pensar si realmente estamos “valorando nuestra vida”…

Pero más allá de eso, la película número 4 me hizo reflexionar sobre otro tema que siempre me tuvo a las vueltas. Muchas personas dicen que “la vida es como un boomerang”, que si hacemos el mal obtendremos el mal, que si hacemos el bien obtendremos el bien…y realmente nunca estuve conforme con este lema.

Es de esta manera como Jigsaw comienza su juego, cuando por culpa de un ladrón su esposa pierde un bebé, y al notar que éste no había pagado su castigo, lo somete al juego macabro.

Yo creo que si hacemos el bien, puede que recibamos cosas buenas a cambio. Incluso soy consciente de que hacer felices a otras personas me hace sentir feliz a mí misma.

Pero no siempre es así, puede que hagamos el bien y nos toque vivir la peor de las desgracias sin motivo alguno. O viceversa, puede que vivamos haciendo el mal, destruyendo a los demás…y jamás paguemos las consecuencias por eso. Porque, obviamente, a mis criterios no existe ningún “más allá” que juzgue nuestros actos.

Si la vida fuera como un boomerang, deberíamos pensar que todas las personas que estén luchando diariamente contra enfermedades que les están quitando la vida… ¿están recibiendo lo que cosecharon?, si la vida fuera como un boomerang, las personas que mueren a diario en accidentes… ¿están pagando el mal que hicieron?... ¡pues que desproporcionadas que son las consecuencias si así lo fuera! Conozco personas que murieron por enfermedades que los fueron destruyendo poco a poco y sus corazones eran de los más nobles que conocí.

Tampoco puedo concebir la idea budista del “karma” porque no creo en la reencarnación, solo creo en esta vida, solo se que tengo esta vida para vivir y obrar de la manera que yo considere correcta. Eso de que todos en nuestra actual existencia, estamos recogiendo lo que sembramos en nuestras vidas anteriores y a la vez estamos sembrando lo que recogeremos en la próxima, me parece tan absurdo como pensar en que “todo vuelve”…

Es un tema para pensar y pensar, pero creo que hoy definitivamente…he abandonado mi postura afirmativa sobre el lema “la vida es como un boomerang”…Este lema me suena demasiado “tranquilizador”, una especie de sedante contra la venganza, simples palabras que nos aseguran que quien nos haga el mal, recibirá el mal… pero para mí son solo eso, simples palabras. Y no es que yo sea una defensora de la venganza, pero estoy completamente segura de que por el mundo andan sueltas demasiadas personas destruyendo sin pagar ninguna consecuencia a cambio…

Creo que la vida no es como un boomerang, la vida más bien es como una caja de sorpresas, que nunca se cansa de sorprendernos. En el mundo podemos encontrarnos con personas de todo tipo…


“Las cosas no son consecutivas. El bien no lleva al bien, ni el mal al mal. Algunos roban y no los atrapan. Viven la buena vida. Otros mienten y engañan…y los eligen. Alguien ayuda a un conductor en apuros…y lo mata un camión que pasa a toda velocidad. No hay explicación para ello. Cómo juegas tus cartas es lo único que importa”.

Saw IV


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Speak to me...