viernes, 16 de enero de 2009

Dolor


Nunca subestimes el dolor ajeno. Solo aquel que ha experimentado el sufrimiento en su mayor esplendor, solo aquel que ha tocado fondo en la más vil de las penas, tiene derecho a ser juez de penas ajenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Speak to me...