martes, 20 de enero de 2009

Little Meeting


19-01-08 / 19-01-09


La fecha era demasiado importante como para pasarla por alto. Odio las fechas, no soy una persona que recuerde números fácilmente, más bien tengo memoria para las palabras…pero cuando alguna fecha tiene que ver con él, mi memoria parece funcionar a la perfección.

Todo el día había estado recordando lo que había sucedido ese mismo día un año atrás, cuando después de cuatro meses tuvo lugar ese hermoso reencuentro que ambos ansiábamos. Sí, ambos deseábamos que ese encuentro se concretara, y él era la ternura materializada, el era la dulzura echa persona. Y yo no sabía que desde ese día todos los días que luego pasaría a su lado me harían sentir ese amor que nunca había sentido por nadie…porque más allá de que yo ya conocía lo que era el amor, nunca antes había amado de esa manera…

Volviendo al presente, luego de estar meses y meses llorando por haberlo perdido, en ese mismo día me encontré un poco desestabilizada por la nostalgia, pero pude recordar los sucesos del año anterior con una sonrisa en mi rostro, ya no lloro todos los días por su ausencia, más bien lo recuerdo con cariño. Ya no le escribo mensajes diariamente, ya ni siquiera le hablo por chat cada vez que lo encuentro conectado… más bien espero que él tenga ganas de hablarme, que él tenga ganas de saber de mí.

Y así fue como un mensaje me inundó en recuerdos del pasado, y así fue como un mensaje…un año después de aquel reencuentro, me desestabilizó un poco más y al mismo tiempo me llenó de emoción…

Después de muchos días sin hablar, después de varios días sin verlo cara a cara… un nuevo reencuentro, -muy distinto al de aquella vez-, volvió a unirnos momentáneamente.

No me sentí mal al verlo como en otras oportunidades, no regresé a casa llorando…porque quizás sea cierto que ya no lo amo. Lo quiero mucho, lo quiero muchísimo. Pero ya no quiero sufrir por él, ya no voy a caer nuevamente en los océanos profundos de la depresión como en el invierno y la primavera.

Quizás los recuerdos me dolieron un poco…saber todo lo que implica el lugar al cual se estaba dirigiendo luego de abandonar la Terminal de mi ciudad, saber que fue en aquellas sierras donde un año atrás sentí que realmente lo nuestro de amor se trataba, saber que sin conocernos personalmente él nos había soñado allí, saber que más de una vez fantaseamos con escaparnos juntos a ese lugar…

Pero los recuerdos no me desarmaron como en otras oportunidades, los recuerdos me hicieron sonreír. Ya no me culpo por todo lo que perdí, el reencuentro fue hermoso, extrañaba su sonrisa, extrañaba sus gestos, extrañaba esa sonrisa tímida que lo caracteriza, extrañaba sus palabras…

Y quizás lo nuestro ya no se dirija a ningún lado, y quizás nunca más tenga lugar un nuevo comienzo…pero no me hizo mal verlo, no le sucedieron lágrimas al encuentro. Estoy estabilizada, tengo las cosas en claro en mi mente, y también en mi corazón, por lo menos eso creo.

Yo no sé que será de nosotros, yo no sé que pasará en un futuro. Solo se que disfruté de su compañía, solo se que disfruté de ese pequeño encuentro, solo se que disfruté de ese beso… y me gustaría estar ahora en Carlos Paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Speak to me...