viernes, 23 de enero de 2009

Magnolia


Magnolia
Paul Thomas Anderson


Buenos guiones, buen reparto, buena música, buenas sensaciones. Si hubiera sido por mí, con las dos primeras horas ya estaba conforme, ya me encontraba llorando de la emoción tras unas palabras de remordimiento y una bella melodía…

La tercer hora de la película y el extraño acontecimiento que tiene lugar desde el cielo no me agradó demasiado…pero leyendo más sobre la película pude entenderlo.

Podría citar numerosas frases, podría opinar sobre tantos aspectos de esta película que realmente me dejaron pensando, que realmente me dejaron emocionada y un poco nostálgica.

Pero si tengo que elegir entre tantas cosas de las cuales me gustaría comentar, una de ellas sin dudas sería el monólogo de Earl… no pude evitar llorar luego de escuchar tales palabras de arrepentimiento. No pude dejar de sentirme identificada con la culpa que le generaba a Earl el hecho de haber dejado a ir al amor de su vida.

Por otra parte, la canción de Aimee Mann realmente logró estremecerme, al ver como cada uno de los personajes se iban sumando a la melodía…

El tema de la infidelidad, el tema del perdón, del remordimiento… me hizo pensar en varias cuestiones… ¿Qué seriamos capaces de perdonar? ¿Cuándo las personas merecen ser perdonadas y cuando no? Además nuevamente la película me hizo replantearme mis miedos, mi miedo al amor, mi miedo al abandono, mi miedo a la traición…mi constante afirmación de decir una y otra vez que nunca me casaré.

Quizás en el fondo todo sea por esos miedos… creo que nunca podría perdonar una infidelidad después de un te amo.

¿A caso existen las excepciones? Yo sé que sí…no puede ser posible que todos los hombres terminen traicionando, no puede ser posible que todos los hombres reduzcan las relaciones al sexo…

Y no es que me haya sentido identificada con el tema de la infidelidad, porque que yo sepa…nunca fui engañada. Pero el miedo está…y quizás sea uno de los motivos por los cuales me cueste tanto abrirme al amor.

Otras preguntas que me formulé a lo largo de la película… ¿las cosas suceden por el azar? ¿No son coincidencias? Si bien es cierto que “cosas extrañas suceden todo el tiempo”…yo no puedo concebir la idea de que todo esté predeterminado. Pero me han dejado sorprendida las incontables pistas que Anderson deja a lo largo del film prediciendo el desenlace…muy original.

Otra parte que me hizo humedecer los ojos fue el diálogo entre el policía y la joven drogadicta…el tema de los prejuicios, los miedos ante las primeras impresiones, ¿cuántas veces haz mentido para que la otra persona pensara bien de ti en una primera cita?...es la pregunta que le plantea la chica al policía… y le propone abrirse completamente, con defectos y virtudes, sin mentiras y prejuicios…para luego no llevarse sorpresas y desilusiones. Ojala sería tan fácil abrirnos completamente a la otra persona antes de conocerla y empezar una relación afectiva…ojala fuera fácil vencer todos nuestros miedos y superar los prejuicios que generamos hacia nosotros mismos para no terminar alejándonos del amor por vergüenza de algún aspecto de nuestras vidas. No me interesa seguir ahondando en el tema…ya cometí aquel tonto error.

En fin… Magnolia me parece una hermosa película para quienes nos gusta este tipo de films anti-comerciales, cargados de innumerables aspectos para detenernos a reflexionar, una película que nos mantiene en constante cuestionamiento…y que no deja de sorprendernos.

Me sentí un poco rara al terminar de verla…quizás algún viejo remordimiento del pasado volvió a interferir en mi presente…ya que el libro dice…podemos haber acabado con el pasado, pero el pasado aún no ha acabado con nosotros…

Y creo yo…que hasta el fin de nuestros días…el pasado siempre formará parte de nuestro presente.


Tengo mucho amor que dar, pero no sé dónde colocarlo.”


“No importa lo que esperas ni lo que te mereces, sino lo que consigues.”


“Ven aquí. Yo…intentaré hablar. Sabes, estoy tratando de decir algo. ¿La conoces Phil? Es mi amor, mi vida, el amor de mi vida. (…) Fui a su colegio ese año. El quinto año. Y nos conocimos. Era…como una muñeca. Una hermosa muñeca de porcelana. Y esas caderas…perfectas para dar a luz. Tan hermosa. Y le fui infiel, una y una y otra vez. Porque quería ser hombre. Y no quería que fuera mujer. Ya sabes, inteligente, un ser libre que fuera alguien. Era tan idiota en ese entonces. Tan tonto. Esa mentalidad. Qué tonto. ¡Dios santo!... ¿En qué pensaba? ¿Siquiera consideré lo que hacia? Fue mi esposa…23 años...y la engañe, una y otra vez. Que imbésil soy. Solía ir a coger, y regresaba a casa para meterme en su cama y decirle: “Te amo”. Es la madre de Jack. Su madre, Lily…esos dos…que tuve…y que perdí. Esos son los remordimientos. Son los errores que cometes…y lo que tomas y bla bla bla…algo, algo. Errores como este no se deben cometer. A veces…cometes algunos y bueno. Pero cuando a veces, cometes de los otros, no está bien. Mejor que lo sepas ahora para que no te ocurra lo mismo. Amaba a Lily. La engañé. Fue mi esposa durante 23 años. Y tengo un hijo. Y ella con cáncer…y no estoy allí…y el se encarga de cuidarla. Tiene 14 años…para…cuidar a su madre…y verla morir. Un niño y yo no estoy allí. Y ella termina muriendo. La amaba tanto. Y ella sabiendo lo que había hecho. Sabía todas las idioteces que había cometido. Pero el amor…fue más fuerte de lo que puedes imaginar. Maldito remordimiento. ¡Maldito remordimiento! Y moriré…ahora moriré. Y te diré algo. Te diré el mayor remordimiento de mi vida: dejé ir a mi amor. ¿Qué hice? Tengo 65 años. Y siento vergüenza. Ocurrió hace cientos de años…los malditos remordimientos, la culpa, estas cosas…jamás dejes que te digan…que no hay nada que lamentarse. No lo hagas. No. Utiliza lo que te sirva. Utilízalo, utilízalo. Utiliza ese remordimiento para lo que sea, de cualquier manera. Ha sido una larga historia…sin final culminante. Una pequeña historia ética, diría. El amor, el amor. Esta puta vida. Es tan difícil. Tan larga. La vida no es corta. Es larga. Es larga. ¡Maldición!. ¿Qué he hecho? ¿Qué he hecho? ¿Qué he hecho?”


♫♪ Aimee Mann - Wise Up

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Speak to me...