miércoles, 21 de enero de 2009

Para ella

10-01-09


- Dónde pares el auto te doy un beso.

Le dijo él impacientemente. Ella se quedó plasmada, los nervios recorrieron cada ínfima parte de su cuerpo. No sabía que hacer, ni mucho menos como reaccionar ante tan ansiada propuesta.

Había estado meses y meses esperando aquel momento, pero llegado el día…un sin fin de dudas la hicieron vacilar. Quizás no era de esa manera como esperaba que sucedan los hechos, quizás la imagen que de él había formado durante todos esos meses no se parecía a la que coincidía con la realidad.

Y el auto se detuvo. Y aquel beso que tanto había esperado por fin se concretó. Un beso le sucedía a otro, y en aquella madrugada yo no sabría contar cuántos fueron los besos que renacieron tras esas palabras.

Pero luego de aquel día, una ilusión se desarmó en su corazón. Él la había decepcionado, él no era lo que ella había imaginado, él no se parecía a lo que ella había estado esperando.

¿Dónde estaba la ternura que a la imagen de él ella le había atribuido? ¿Dónde estaba la delicadeza, dónde estaba la dulzura? ¿Dónde estaba todo aquello que había habitado en sus sueños? Quizás solo allí estaban, quizás solo en sus sueños él era de la manera en qué ella pensaba…

Lo más extraño es que desde aquellas palabras, ella ya no se reconoce a sí misma, ella no comprende lo que está sintiendo, ella no comprende como ha sido posible que sus emociones hoy se encuentren tan estables, ella no comprende como ha sido posible que una infinitud de lágrimas no la atormenten en el presente…


No todas las personas son como nosotros imaginamos. Y las cosas nunca salen como nosotros las planeamos. Quizás él no la merece, ella se merece la ternura, la dulzura y el encanto. Ella se merece un amor, un verdadero amor al cual pueda brindarle gran parte del amor que ella viene guardando en su corazón…


Yo no sé que sucederá tras ese encuentro. Ella dice que el tiempo lo va a decir…yo solo quiero que ella sea feliz…porque la amo.



Las anteriores palabras son para la dueña de esas hermosas medias rayadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Speak to me...