jueves, 29 de enero de 2009

The Wall


The Wall
Alan Parker

“¿Alguna vez te preguntaste por qué tuvimos que correr en busca de refugio? Cuando la promesa de un valiente nuevo mundo se despliega bajo un cielo azul y limpio.” Desequilibrada, destruida emocionalmente. Las melodías siguen sonando en mi mente aunque la película haya acabado.
Enciendo un cigarrillo y mis pensamientos fluyen velozmente autodestruyéndome, no puedo detenerlos. El celular está apagado desde que comenzó el film y he decidido encerrarme una vez más en mi propio mundo. “Esto no es más que una fase pasajera uno de mis días malos”.
¿Por qué decidí verla hoy? Podría haberla visto hace un año atrás, cuando me surgieron esas inmensas ganas de querer saber de que se trataba. Podría haberla visto cualquier otro día, pero no. Hay una ley, hay una película para cada momento, así como pasa con las canciones. No puedo ver una película en un momento que no vaya acorde con ella. Y hoy sabía que era el día perfecto para disfrutar de esas imágenes y de esas canciones. Hoy no necesitaba ningún tipo de diálogos, porque no existe un diálogo que pueda reemplazar la magnitud de las letras de esas canciones. “Ahora vuelvo a tener esa sensación. No lo puedo explicar, no lo entenderías. No es así como soy. Me he quedado plácidamente insensible”
Una vez más me desconocí, me encontré fuera de mí misma. No era yo, no era yo la que estaba acostada llorando mirando la película. Uno de mis tantos otros yo estaba controlándome, y me perdí, me perdí en las canciones, me perdí en las imágenes, me perdí en la rareza incomoda pero al mismo tiempo grandiosa del film. Creé mi propio muro, me aislé del mundo y todos mis miedos se abalanzaron sobre mí de la misma manera que le ocurrió al protagonista. “¿Que vamos a utilizar para llenar los espacios vacíos donde solíamos hablar? ¿Cómo voy a llenar los últimos lugares? ¿Cómo voy a completar el muro?”
¿Por qué? ¿Por qué soy así? Me dirijo a mi primera clase práctica de Filosofía. Analizo las tres tipos de respuestas ante dicha pregunta. Mis ilusiones se desvanecieron y no hubo forma de encontrar una respuesta mítica que me satisfaga. Tampoco me encontré en condiciones de elaborar una respuesta filosófica. Como siempre ante dicha misma pregunta me hundí en la respuesta trágica. Una vez más, me sentí completamente loca, desorbitada, desmedidamente rara, anormal. “Loco, Juguetes en el ático, estoy loco. Deben habérseme llevado los sesos.” “Loco, sobre el arco iris, estoy loco. Debía de haber una puerta en el muro cuando entré”. “Echen el muro abajo! Echen el muro abajo!”.
Sola, perdida y confundida. Me desconozco, me pierdo, enloquezco. Y recuerdo la pregunta que me formulé una y otra vez mientras transcurrían los minutos del film. ¿A caso hay alguien que haya experimentado la intensidad de las sensaciones y emociones que yo viví al verla? ¿A caso hay alguien que comparta mis sentimientos? ¿A caso existe alguien a quien le haya llegado de alguna manera similar esa película como me llegó a mí? Destrozada me sequé las lágrimas de los ojos y me pregunté… ¿Qué habrán sentido las personas que me la recomendaron cuando la vieron? ¿Por qué me estaba desgarrando anímicamente una película? “¿Hola...? ¿Hay alguien ahí? Asiente con la cabeza si puedes oírme ¿Hay alguien en casa?”
“Completamente solos, o de dos en dos, los que realmente te aman, caminan arriba y abajo, fuera del muro. Algunos de la mano. Otros juntándose en bandas. Los románticos y los artistas se hacen fuertes. Y cuando te han dado todo lo suyo. Algunos se tambalean y caen. Después de todo, no es fácil golpearse el corazón contra el muro de algún tipo loco.”
“¿No es esto lo que esperabas ver? ¿Te gustaría descubrir lo que hay detrás de estos fríos ojos? No tienes más que escarbar a través del disfraz.”



27 de Abril del 2008
Mi primera impresión luego de ver la película que tras ese día...
no recuerdo cuántas...pero cuántas veces volví a ver.
Podría escribir un libro sobre ella relacionándola con mi vida y mi propio muro.

1 comentario:

  1. Peliculas como pocas que he visto...
    No solo se necesita verla, se necesita un ambiente, no es una pelicula mas... es una de pocas que vamos a recordar...
    La vi por primera hace varios años y en ese momento no llegue a captar todo lo expresa...
    La volvi a ver muchas veces y asi como cuando uno lee un libro cada vez descubro cosas nuevas, o tal sea yo... mi manera de ver las cosas lo que cambia, tal vez encuentre respuestas a preguntas que antes no me habia echo...

    ResponderEliminar

Speak to me...