viernes, 9 de enero de 2009

Yo, Ello, Superyo


¿Será que mi superyo está lo suficientemente desarrollado como para negarse a cualquier imprudencia que provenga del ello? ¿Será que siempre está aspirando al ideal del yo? ¿Será que mi consciencia moral me impide satisfacer directamente las demandas provenientes del ello?


Solo sé que no voy a herir mi orgullo. Prefiero serle fiel a mi superyo y dejar de lado aquello que puja desde el ello, porque las consecuencias de mis actos podrían herir más a mi yo que satisfacerlo, quitándole todo el sentido al placer momentáneo del acto en sí.


Yo sé decir que no. Yo nunca seré el juguete de nadie.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Speak to me...