domingo, 1 de febrero de 2009

Kara Jayne

01-02-08

:) (8)



Definitivamente, hay cosas que no se pueden explicar. ¿Podría partir por ese punto no? Y dejar sobreentendido que ninguna palabra que te escriba podría hacerte saber en su totalidad todo lo que significás en mi vida.

O podría intentar describirte el enorme giro que dio mi vida desde aquella mañana del sábado 27 de diciembre cuando la respuesta a un mensaje de texto me hizo sentir después de tanto tiempo “esa” felicidad que tanto necesitaba.

Quizás podría resumirte en pocas palabras que no hay nadie en mi vida que hoy me haga sentir tan feliz como vos…que si esa era tu tarea la estás cumpliendo de maravillas. Incluso podría afirmarte que me siento más feliz de lo que podrías haberte imaginado… y que el solo hecho de saber que vos también te sentís feliz es otro motivo para sonreír cada mañana al despertar.

Podría afirmarte que mis días ya no son iguales desde que reapareciste en mi vida…aunque pensándolo bien…estoy utilizando mal el término, ya que de mi vida nunca te habías ido, y estoy completamente segura de que nunca jamás te irás.

Porque sabemos…que nuestras almas compatibilizan de una manera perfecta, que nuestros pensamientos parecen haber sido diseñados de alguna extraña manera que hace que las increíbles coincidencias que tienen lugar desde aquel septiembre del 2007 nunca dejen de sorprendernos.

Si bien es cierto que a lo largo de mis 19 años conocí personas realmente especiales, y conocí personas con las cuales comparto gustos y pensamientos…nuestra conexión superó todas mis expectativas, nunca antes había sentido lo que se siente al estar conversando por chat con una persona y sentir “eso” que es inexplicable, esa sensación que va más allá de cualquier palabra, porque es algo que se siente…no se explica…solo se siente.

Es una sensación indescriptible, es una emoción que comienza desde nuestras primeras palabras y permanece intacta hasta el final. Es sonreír y no poder dejar de hacerlo…es sonreír espontáneamente minuto tras minuto. Es reír, es reír de la felicidad, de “esa” felicidad que tanto cuesta encontrar.

Y lo más extraño…la intensidad de la emoción nunca se estanca, siempre permanece intacta, y cada día parece irse incrementando más. Es algo que no podrían expresar ni siquiera los millones de emoticones que inundan nuestras conversaciones y que sin embargo no alcanzan para demostrarlo, es algo que va más allá de todo.

Los infinitos gustos que compartimos, las mismas películas, las mismas canciones, los mismos pensamientos, los mismos sentimientos al escuchar tal o tal tema, la misma emoción que comienza a inundarnos el corazón cada vez que nos sentimos más cerca. Las maneras de sentir, las maneras de pensar, las maneras de ver la vida y de conducirnos en ella.

Si tendría que intentar armar gran parte del rompecabezas que es mi vida, podría afirmar que vos sos una pieza esencial, quizás sos esa pieza que anduve buscando toda mi vida y que por fin encontré…

Yo siempre dije que no creo en el destino y sigo sosteniendo mi postura. Pero sin embargo no dejo de maravillarme en notar como muchas piezas del enredado rompecabezas de mi vida comienzan a amoldarse perfectamente de cierta manera para hacerme entender el por qué de tantas cosas…pero de tantas cosas.

¿Cómo intentar plasmar en palabras algo que se siente en el alma? ¿Cómo explicar la alegría que me invade con cada mensaje? ¿Cómo explicar “esa” emoción que siento cada vez que chateamos? Pero lo más difícil de todo... ¿cómo explicar la magia que se siente al estar conversando por teléfono con una persona y quedarme totalmente atónita perdida en sus palabras? Como explicar lo que se siente al saber que hay alguien detrás de ese teléfono sonriendo porque realmente uno se da cuenta de eso…y de alguna manera esa sonrisa que siento presente de otro lado… la siento tan cerca que en tan solo segundos pareciera ser que no hay límites de distancia… y es entonces cuando el tiempo comienza a pasar cada vez más rápido y sin darnos cuenta pasa una, pasan dos…pasan tres horas y la emoción del primer segundo sigue estando presente.

¿Cómo explicar lo que siento con cada una de nuestras coincidencias? Desde las más pequeñas hasta las más sorprendentes…hay infinitas coincidencias que fueron uniéndonos en estos años y que día a día seguimos descubriendo y estoy segura de que encontraremos más. Cómo también estoy completamente segura de que a esta altura ninguna diferencia podría quitarle la magia a esta hermosa conexión que nos une. Porque ambos sabemos perfectamente que va más allá de todo, y que incluso el hecho de que aún no nos conozcamos en persona jamás nos impidió llegar a construir este hermoso lazo que hoy nos une.

Yo sé que suena ilógico e incomprensible porque uno nunca sabe lo que pasará en un futuro, y yo jamás emití estas palabras a alguien por miedo a tener que contradecirlas…pero yo estoy completamente segura…y pongo una mano en mi corazón por esto…de que pase lo que pase, “esto” es eterno, es para siempre, porque es perfectamente hermoso, estoy completamente segura de que nunca jamás podrías decepcionarme, nunca jamás podría dejar de quererte como te quiero, porque no me queda ninguna duda de lo que dije y te voy a volver a repetir…con todo lo que esto implica y con la importancia que esto suscita: vos, sos la persona más especial que conocí en mi vida.

Y quizás con eso no encierre todo…pero de alguna manera intenta abarcar gran parte de mis sentimientos…que como ya dije…son inexplicables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Speak to me...