martes, 17 de febrero de 2009

Reality Bites

Ben Stiller

Reality Bites


No podría haber otra película mejor que ésta para ver precisamente en éste momento de mi vida. Excelente, excelente, excelente.



Todos los temas que en este último tiempo rondaron por mi mente estuvieron dispersos perfectamente en 98 minutos de placer frente al monitor de mi computadora.


Un drama que también es comedia, que también es historia de amor, que también es crítica hacia la sociedad, y que también refleja particularmente la esencia de la vida.Escuché hablar de esta película en un especial de las mejores estrellas de los 90 en el canal VH1…y desde ese instante al ver a Ethan supe que alguna vez la vería. Qué bueno que no la haya visto antes…estas coincidencias de la vida no dejan de sorprenderme. Éste -y ningún otro- era el momento para ver ésta -y ninguna otra- película.


Conocí a Ethan Hawke en La Sociedad De Los Poetas Muertos (una de mis películas preferidas) y desde allí pasó a convertirse en uno de mis actores favoritos. Lo seguí con Before Sunset y Bifore Sunrise…y sabía que algún día me tocaría verlo junto a Winona Ryder en esta belleza del cine.


Un mensaje de texto de hace unos días atrás con dos palabras me llenó de intriga, las palabras eran cigarrillos y café… y hacían referencia a ésta película.


¿A caso no hay momentos en la vida en los que puedo sentirme plenamente feliz tan solo con una conversación, cigarrillos y café? ¿A caso podría pedir algo más en esos momentos? Definitivamente…no.


La película captó esos detalles que yo doy a luz en todos los días de mi vida, la película plasmó en breves guiones la magia de los pequeños placeres de la vida, la maravilla de esas simples cosas que hacen que ésta vida merezca la pena.


No pude dejar de sentirme identificada con infinitos aspectos de la película… el matiz filosófico que envuelve cada una de las escenas me dejó pintada una sonrisa de oreja a oreja…eran mis pensamientos materializados en un film, era la vida que tanto sueño escondida en el desenlace de la relación entre los dos actores principales.

Y entre todo eso…infinitas situaciones que tienen lugar en mi presente y que tuvieron lugar desde que terminé mi secundaria…


La incertidumbre de no saber qué será de tu vida una vez que finalices el colegio, los riesgos de caer en alguna carrera universitaria que te quite la vida, la búsqueda de la identidad, la búsqueda de nosotros mismos, el encuentro con el amor, el encuentro con el verdadero amor… mi opinión acerca del trabajo, problemáticas como el Sida y la homosexualidad, críticas al materialismo y al consumismo, críticas a los malditos sinvergüenzas que roban el dinero haciéndose pasar por videntes o a aquellos que pretenden arreglar nuestras vidas mediante un absurdo y patético programa televisivo de autoayuda.


¡Bendita sea la Generación X! ¡Y benditos sean mis ideales, mis principios y mis sueños! Esta película sin dudas me hizo soñar…y me hizo sentir un paso más cerca de esa vida que tanto sueño día tras día… y que me voy a encargar el resto de mi vida por concretar.


Wikipedia lo explicará mejor que yo: los jóvenes de la generación X, en general, no se resignan a cambiar su libertad por un empleo bien remunerado y prefieren tratar de encontrar el placer en los fugaces instantes vividos y no en los objetos de consumo masivo destinados a los empleados de “80 horas por semana”.


Yo quiero una vida de amor, música, viajes y felicidad. Quiero el placer en lo más simple y cotidiano. Quiero disfrutar y exprimir mi presente al máximo. Quiero agarrar mis pocas cosas y viajar al otro lado del mundo sin un centavo en el bolsillo, quiero soñar…quiero soñar…voy a soñar…por el resto de mis días. Y “podrán decir que soy una soñadora, pero no soy la única”…No soy la única, no soy la única.


No quiero una bonita casa, un buen empleo y quince días de vacaciones. No quiero un maldito matrimonio aburrido, monótono y desgastado por la rutina. Y hace años que conservo estos pensamientos y los próximos años no me harán cambiar…porque yo encontré mi esencia, porque yo sé lo que soy… y prefiero suicidarme antes de corromperme. Sí, así de extremista soy yo. Y soy consciente de que estoy en plena etapa de maduración… y soy consciente de que muchos han soñado con lo que yo hoy sueño y han cambiado su parecer con los años…pero esto es lo que soy, y esto es lo que quiero seguir siendo por el resto de mis días.


Wikipedia seguirá hablando por mí: En el deslucido escenario de un bar, se lo oye a Troy vociferar las estrofas de I'm Nuthin': "Soy una versión ultramoderna del hombre americano. No me siento bien, pero tampoco me siento mal. Porque yo, ya ves, no soy nada". Huelga todo intento de explicar el profundo sentimiento nihilista que brota de estas palabras. Ocurre que, cuando niño, Troy escuchó esta misma revelación de la boca de su propio padre quien, mostrándole un enorme caracol rosado, le dijo que la respuesta a todos los interrogantes residía en su interior: no hay ningún sentido, sólo un sordo vacío existencial. Abandonada ya la lucha por la búsqueda de sentido en un Universo que no lo tiene, Troy se resigna a deleitarse con los pequeños placeres de la vida: "Es todo tan sólo una... una azarosa lotería de tragedia sin sentido y una serie de breves evasiones. Así que obtengo placer en los detalles."



¿Te resulto atractivo comiendo bizcochitos?”


“Supongo que no hace falta mucho para hacerme feliz.”


- Me encanta la astronomía, pero las matemáticas se me atragantan.

- Me encantaba la astronomía y cuando fui a clases todo estaba lleno de pi elevado al cubo, igual a la raíz de pi. Y yo solo quería mirar las estrellas…

- Igual que yo…

- Me acuerdo de ser tan feliz subido al tejado de mi casa antigua, simplemente contemplando las estrellas. Quiero volver a hacerlo. Quiero…mirar las estrellas y tomarme el tiempo para percibir el olor de todas las cosas. ¿Alguna vez has vivido alguno de esos momentos en los que todo va bien? Solo por un momento…todo está en orden.

- No me he sentido así desde que me gradué…pero sí…cuando te sorprendes a ti mismo pensando: “ahora soy feliz”…

- Sí, y entonces ese momento se va. Se desvanece…

- Lo sé, he vivido momentos así…me olvido, pero los he tenido.

- Yo también. Como por ejemplo…ahora mismo.


“Mis padres se divorciaron cuando yo tenía cinco años. Después solía ver a mi padre unas tres veces al año. Cuando se enteró de qué tenía cáncer me trajo aquí. Me dio un gran caracol de color rosado y me dijo: “Hijo, todas las respuestas están aquí dentro”…y yo le pregunté: ¿qué? Luego me di cuenta de que estaba vacío. Nada de esto tiene sentido. No es más que una lotería caprichosa de tragedias sin sentido, y una serie de arreglos para salir del paso. Yo me dedico a disfrutar de los detalles. Como una hamburguesa con queso. Qué están muy buenas. O el cielo diez minutos antes de que se ponga a llover. El momento en que la risa se convierte en un cacareo. Me pongo cómodo y… fumo mis Camel Straights…me relajo y disfruto de la vida.”


- Ves Lainie, no necesitamos nada más que un par de cigarrillos, una taza de café…y un poco de conversación. Tú y yo…y cinco dólares.

- Exacto.


- Troy…estamos intentando calcular las facturas. Si tienes dinero…

- ¿Dinero? ¿Pero qué es el dinero para un artista? ¿Para un filósofo?...no es más que ese papel de colores que cae del cielo como la nieve. No es algo por lo que haya que trabajar…

- No si tienes la tarjeta de papá…

- ¡Corta el rollo! Me he dejado la piel buscando trabajos, tú ni siquiera vas a las entrevistas…

- ¿Qué quieres de mí? ¿Qué trabaje durante los próximos 20 años hasta que lo deje con los huevos llenos de tumores porque me vendí por algo que no me importaba un bledo? Pues no va a suceder…al menos no en esta vida.


- Vuelvo en unos días…y estoy pensando en ti cada segundo. ¿Me escuchas?

- ¿Dónde estás?

- En una cabina…

- ¿Y por qué me llamas desde el móvil?

- No sé, no tengo idea…

- ¡Te echo mucho de menos!

- Yo también…Te amo…No, no…quiero decir…que me sorprendes…

- ¡No! Tú me sorprendes a mí…

- ¿Hola? ¿Me oyes?

- Te estoy perdiendo…


“Acabo de decírselo…y todavía está un poco alterada. Pero ya sabes...Creo que la razón por la que he estado tanto tiempo sin salir con nadie…no es realmente porque tenga miedo del sida…sino porque no puedo empezar mi vida…sin ser sincero acerca de quién soy. Quiero pasar por eso, y sentirme feliz y triste…y todo eso. Quiero decir que quiero…quiero volver a entrar a la casa.”


- ¿Tú tienes un virus o qué?

- ¿Un virus?

- ¿Te pasa algo conmigo? Si te pasa algo dilo… ¿Por alguna razón no soy lo suficientemente “guay” para ti? Perdóname si no he acertado la formula secreta de darte la mano…

- Hace falta un coeficiente de inteligencia mínimo… no un apretón de manos secreto.

- ¡Tienes un problema con el resto del mundo! Es maravilloso…¿pero sabes una cosa? Todos somos seres humanos, personas…no somos suficientes de inteligencia o como se diga. Vámonos…no necesitas esto.

- Tú no sabes lo que ella necesita.


“No quiero casarme después de ver cómo son mis padres. Llevan juntos 26 años y se comportan como si fueran hermanos. Mi madre va al baño y ni siquiera cierra la puerta. Primera cosa. Y segunda, es asqueroso. Yo no quiero esa vida para mí. Yo quiero sentir la pasión y la emoción de los besos para siempre.”


- Pero he trabajado tantísimo con esas cintas. He trabajado tanto. Olvídalo…suena patético.

- No, no es verdad. No suena patético.

- Yo se que suena estúpido, pero este documental era importante para mí. Se que no iba a terminar con el hambre del mundo, o salvar el planeta…pero significaba algo para mí. No puedo entender por qué las cosas no pueden volver a la normalidad después de la media hora como en el programa de La Tribu de los Brady.

- Pues porque el señor Brady murió de sida…Las cosas no son así.

- Pensaba que iba a ser alguien cuando tuviese 23.

- Lo único que tienes que ser cuando cumplas 23 es tú misma.

- Ya no sé quien es esa persona…

- Yo sí lo sé. Y todos la queremos. Yo la quiero. Me rompe el corazón una y otra vez…pero la quiero.

-

- Durante todos estos años…siempre quise estar así contigo.

- Yo también.


- ¿Se lo vas a decir tú o se lo digo yo?

- ¿Puedo hablar contigo un momento?

- ¿Qué demonios está haciendo él aquí? Quería hablar contigo.

- Esta mañana pasaste olímpicamente de mí.

- Me entró el pánico. Pasa a veces. Pensé que podríamos hablarlo…No sé si ahora mismo es el mejor momento para nosotros. Todo lo que dije anoche era verdad. No me mires así. No es eso lo que quiero decir. Tú eres la única mujer con la que podría comprometerme.

- ¿Y qué? ¿Me merezco una medalla? ¿Yo gano la competición del compromiso y tú desapareces? ¡Sabía que iba a pasar esto!

- No quiero perderte.

- Nunca había tenido antes una experiencia así. Nunca me había acostado con una persona a la que quisiera.

- Felicidades, Troy Dyer. Bienvenido al mundo de la madurez emocional. Disfruta la visita. Puede que ves a Michael…el vive aquí.

- Él es maduro porque te deja controlar toda la relación. Lo siento pero a mí no me vas a controlar. Puede que te haga daño y que me vaya sin tu permiso. Y puede que me odies para siempre. Sé que esto te asusta porque soy lo único verdadero que tienes.


- Bien hecho. Te haz lucido…

- No quiero que me lo digas tú, ¿vale?

- Oh, me olvidé que no tengo el coeficiente para poder hablar contigo. Perdona que no pueda ser el señor Buda en la cima de la montaña. ¿Sabes a quien me recuerdas? A ese tipo con el sombrero y los cascabeles…muy bajito.

- El bufón de la corte.

- Y es tan fácil reírse de todo desde una distancia segura, escondido en Listolandia. ¿Pero sabes lo que le pasa a ese tipo? Encuentran su calavera en una cueva y dicen: “Yo lo conocía, era gracioso”. El tipo…el bufón de la corte…se muere completamente solo.

- ¿Has odio la historia en un festival del Renacimiento? Además…todo el mundo se muere solo.

- Si realmente crees en eso… ¿a quién estás buscando aquí fuera?


- Hola. ¿Puedo hablar contigo un momento antes de que te vayas? Lo que pasa es que…mi padre se ha muerto.

- Troy lo siento…

- No…no es eso lo que pasó.

- Lo siento mucho.

- Lo que pasó es que… tuve una especie de visión arcana del Universo…y lo mejor que puedo decir de la experiencia es que…No lo sé. Tengo este planeta de remordimientos posado sobre los hombros. Y no puedes imaginarte como quisiera poder volver atrás…a aquella mañana después de que hiciéramos el amor y cambiarlo todo. Pero sé que no puedo…así que…pensé que podría venir aquí y decirte una cosa. Y lo que quería decirte es que te amo. Quería dejarlo claro para que no hubiese lugar a confusiones. De todas maneras…¿a dónde ibas?

- Iba a buscarte…

- ¿Para qué?

- Quería ver si estabas bien.

- Bueno…he tenido una semana horrorosa.

-


Pero más allá de todos esos diálogos hermosos…la escena que me dejó boquiabierta y que resumió en pocos instantes la vida que deseo es la escena del final…en dónde Troy se encuentra tocando la guitarra en una habitación desvalijada que da la sensación de que están a punto de mudarse…segundos antes de que el teléfono comience a sonar mientras llega Lelaina… y ambos se comen a besos dejando que el teléfono suene…segundos antes de que del contestador se oigan las siguientes palabras:


- Por favor deja tu nombre, número y una breve justificación de la ontológica necesidad del dilema existencial del hombre moderno.

- Ehh…Lelaina…soy tu padre. Llámame cuando oigas esto. Necesito preguntarte por una factura de $900 de la tarjeta de la gasolinería…


Solo espero que mis viajes no sean solventados por mi familia. Pero en un futuro sueño con eso: con mi amor verdadero a mi lado, viajando cómo sea a donde sea, y la música acompañándonos en cada segundo… ¿qué más podría pedir?





BSO

3 comentarios:

  1. Y hoy la vi... Y no me gustó :(
    No me pareció realmente buena. Quizás fueron las voces en español que no ayudaron; pero no me gustó. Se hizo un poco predecible desde el primer minuto.
    No se, ... faltó algo.
    Eso sí: Baby I Love Your Way, de Peter Frampton, es un temazo. (dentro de todo la música fue bastante buena!)

    ResponderEliminar

Speak to me...