martes, 31 de marzo de 2009

Hello University, again.

Adiós Vacaciones :(


Hola Rosario.

Hola vida Universitaria…nuevamente.


Es simple: son casi las cuatro de la mañana, en pocas horas tengo que estar viajando a Rosario…y mi mente está en cualquier lado menos en la Facultad.

El año pasado estuve preocupándome por el primer día de clases desde un mes con anticipación…dejando de vivir desde antes de comenzar a cursar.

Este año armé el bolso pensando en que me voy a un mini viaje de vacaciones más que pensando en comenzar nuevamente mis estudios…

Me voy a Rosario pensando tan solo en el cuarto encuentro con mi chico más que en las responsabilidades universitarias.

Sí, ningún extremo es bueno. Pero recordando el año pasado…prefiero mil veces esta situación.

Ya me llegará la culpa y volverá “Valeria responsable”.

Pero yo te digo Facultad de Psicología…y te lo digo hoy…horas antes de pisar tus desagradables aulas nuevamente…te advierto facultad…que no te vas a salir con la tuya, que no me vas a volver a quitar la felicidad como en el año pasado…

Sí…cómo si la culpa fuera de la facultad. Mejor voy a prometerme a mí misma unas cuántas cosas:


1) No dejar de vivir por el estudio.

2) No preocuparme exageradamente por problemas con solución.

3) No autoexigirme tanto como el año pasado.

4) No quedarme encerrada llorando fines de semanas enteros por miedo al fracaso.

5) No ser tan inconformista y perfeccionista en los exámenes.

6) No dejar de hacer cosas que me gustan por mi carrera.

7) No volver a construir el muro.

8) No volver a sumergirme en la completa oscuridad.

9) No volver a perderme en la absoluta soledad.

10) No rechazar propuestas de salidas de mi agrado por la culpa por no estar estudiando.

11) Intentar dar lo mejor de mí…sin autodestruirme.

12) Fortalecer mis verdaderas amistades.

13) No abandonar todo si por primera vez llego a desaprobar algo.

14) Intentar equilibrarme en “ese” aspecto de mi vida.

15) Amar, amar, amar profundamente… como nunca amé en mi vida.

16) No abandonar mis pequeños placeres.

17) Seguir dedicándole tiempo a la música, a lecturas que no tengan relación con los textos de la facultad, a la fotografía…en fin: a la inmensidad de cosas de mi agrado fuera del ámbito universitario.

18) No más días rojos. No más días rojos.

19) Continuar siendo feliz.

20) Continuar siendo feliz.

21) Continuar siendo feliz.

22) CONTINUAR SIENDO FELIZ.


¿Entendiste Valeria? Espero que te entre bien en la cabeza: vas a seguir siendo FELIZ.

lunes, 30 de marzo de 2009

The Girl Next Door


Entonces… ¿Estás aquí sola o qué…?
Sólo pregúntalo…
¿Tienes novio?
No.
¿No me vas a preguntar si tengo novia?
No.
Está bien.
Así que te vas a graduar. Debes estar desesperado…
Sí…digo, ha sido una locura, ¿Sabes?
¿En serio?
Si…
¿Qué es lo más loco que haz hecho últimamente?
Es difícil decirlo, tú sabes…porque nosotros…he hecho tantas locuras. Quiero decir…Es una locura, completamente…digo…
No haz hecho nada, ¿verdad?
No…Ha sido mi problema últimamente…
Vamos, debe haber algo. ¿Y tu novia?
(…)
Está bien. Podemos solucionarlo. Solo necesitas una chica. ¿Qué clase de chica?... Una chica linda…
Definitivamente.
Alguien que te haga reír. Pero también alguien que te presione. Alguien que te haga hacer cosas que nunca creíste poder hacer.


The Girl Next Door,
Luke Greenfield.


La comencé viendo pensando que era una comedia más…una simple comedia de esas para pasar el rato sin pensar…pero entre risas la película esconde varias temáticas que te hacen reflexionar
.

domingo, 29 de marzo de 2009

Mi rincón


No hay escritor sin previo lector...


Damien Rice, O.


  1. "Delicate" – 5:12
  2. "Volcano" – 4:38
  3. "The Blower's Daughter" – 4:44
  4. "Cannonball" – 5:10
  5. "Older Chests" – 4:46
  6. "Amie" – 4:36
  7. "Cheers Darlin'" – 5:50
  8. "Cold Water" – 4:59
  9. "I Remember" – 5:31
  10. "Eskimo" – 16:07
  11. "Prague" – 7:07
  12. "Silent Night" – 1:49

Damien Rice, Damien Rice...

me deja sin palabras.



Pocas veces sentí la esencia del dolor y del amor
tan perfectamente transmitidas en una voz.



Pink Dress

Entre medio de este hermoso y productivo encierro [a veces] salgo...


Y por suerte [esas pocas veces] elijo momentos y personas que me hacen disfrutar.

Esta fue una de las cinco o seis veces que salí en todo el verano...


Pero así soy yo. Vivir así forma parte de mi personalidad. Y así soy y vivo [feliz]


Aniversario de Las Nominadas.
14 de Febrero del 2009.

sábado, 28 de marzo de 2009

Ella es un ángel

Algunos dicen que a nuestros sentimientos debemos expresarlos en el momento en el cual los sentimos…porque con el tiempo puede ser demasiado tarde.

Yo digo que hay un momento adecuado para expresar cada uno de nuestros sentimientos, y que debemos aprender a esperar y encontrar ESE momento, ese momento en el cual nuestras palabras puedan tomar su mayor y completo sentido.

El 20 de noviembre del 2006, un día después a la tragedia que le cambiaría la vida para siempre a una de las personas más especiales que conocí en mi vida… me senté frente a este monitor y escribí las siguientes palabras destinadas a ella:

“Pensar, pensar y llorar...
Quisiera encontrar la palabra de consuelo, pero permanezco callada,
es que no existe esa palabra, pero ya no quiero ver tus lagrimas.”

Pero en ese momento no pude pronunciárselas, no pude hacer absolutamente nada. Tan solo podía permanecer en silencio, tan solo podía brindarle mi compañía…porque en ese momento no tenía ni la más pálida idea del dolor que ella estaba sintiendo…porque en ese momento hubiera sido hipócrita decirle que podía aunque sea mínimamente comprenderla…

Y permanecí durante el resto del 2006 en silencio…haciéndole saber con breves detalles lo especial que ella me parecía, lo mucho que la quería. Y permanecí en ese mismo estado durante todo el 2007…tratando de encontrar las palabras adecuadas para emitirle…

El 23 de marzo del 2008, un día después de su cumpleaños…cuando la depresión comenzaba a inundarme el corazón…volví a sentarme frente a este monitor… pensando y escribiendo en ella y en alguna que otra personita especial más. No sé por qué decidí escribir en tercera persona cuando en realidad me estaba refiriendo a mí. Escribir en tercera persona siempre me sonó a algo así como querer desligarnos de lo que somos…pero ese día así lo hice, y estas fueron mis palabras:

.. nadie dijo que fuera tarea fácil deshollinar día a día todos nuestros volcanes.





”El día había sido confuso desde su comienzo. Si bien su despertar había sido maravilloso, la tarde se llenó de manchas grises que nuevamente la condujeron a caer. Además, el otoño ya habitaba en cada rincón de la ciudad, las calles se estaban tiñendo de amarillo prediciendo el color naranja de la nueva estación que estaba renaciendo. El día había nacido acompañado por un intenso frío que le recorrió la piel al salir afuera de su casa, y las cicatrices de los recuerdos de depresión del invierno anterior le dolieron en el corazón.

Al llegar al lugar del encuentro, tan solo se limitó a observar aquella incómoda situación desde afuera, desde lejos, sin emitir una sola palabra. Y su mente inevitablemente se remontó a esa misma fecha pero un año atrás, y luego a esa misma fecha dos años atrás…y así hasta donde los recuerdos le permitieron escarbar en el pasado. El cambio era tan notable que ese no parecía el mismo lugar, y esas no parecían las mismas personas. Lo que mas le dolía era como cada una de esas personas había cambiado, aunque en el fondo sabía que ella también lo había hecho, de todas maneras se sintió mal, y anheló regresar a aquellas otras épocas en las que todo era diferente.

Allí nada quedaba de todas esas promesas del ayer, de todos esos juramentos plasmados en papeles leídos ante el publico con un micrófono, nada quedaba de las sonrisas y la amistad que años atrás parecía ser eterna. Se sintió tan confundida, tan incómoda y diferente entre las mismas personas con las que en un pasado compartía absolutamente todo, que decidió abandonar la sala y dirigirse sola a fumar afuera.

Pero en ese momento su rostro se iluminó cuando ante sus ojos deslumbró un ángel, con una particular mirada melancólica que las injusticias de la vida le habían dibujado en el rostro, pero con la misma belleza que siempre la había caracterizado. Un ángel extremadamente bello interior como exteriormente. Un ángel que ya no podía volar porque hace ya más de un año que le han cortado las alas.

Una enorme impotencia invadió sus sentidos, y al mirar esos ojos tristes ella debió agachar la mirada, porque no podía tolerar tan enorme injusticia. No podía comprender como una de las mejores personas que había conocido en su vida estaba sufriendo de esa manera. Y se sintió ingrata al encontrarse sufriendo por tan insignificantes detalles, teniendo al lado una persona que sufre día a día por una causa perdida, por un problema sin solución, por un problema que realmente es considerado como tal, se sintió una tonta al encontrarse sufriendo por trivialidades, y todo su dolor se concentró en aquellos ojos tristes, toda su impotencia se concentró en aquel sufrimiento ajeno, y el hecho la sobrepasó tanto que al llegar a su casa le fue inevitable no culminar en un llanto.

Pero al revisar en su correo electrónico, una luz de felicidad se asomó por las hendijas de las ventanas de su corazón, la confesión de unas hermosas palabras escritas en un pupitre ajeno le devolvió instantáneamente la sonrisa y le regalaron un momento de felicidad. Ese ser que se encontraba a unos cuántos kilómetros de distancia, le había recordado que no estaba sola, que podía contar con él para levantarse tras cada caída. Y sin pensarlo, tomó un fibrón indeleble negro y plasmó tres palabras en su escritorio. Tres profundas palabras que provenían del interior de su corazón.

La tarde ya se había convertido en noche y ella debía concurrir a otra reunión, pero se retrasó respondiendo esas hermosas palabras que le habían cambiado el día. Miento, no se retrasó sin querer, se retrasó queriendo. El problema radicaba en otro punto, porque ella sabía de antemano que se iba a retrasar, casi siempre lo sabía cada vez que llegaba tarde, es que un nuevo fantasma acechaba su mente, había leído sobre él y había deducido que de eso se trataba, la fobia social le mitigaba la sonrisa cuando tenia que reunirse con ciertas personas, su inconsciente le jugaba en contra, ella sabia que si quería podría haber llegado a horario, esa y otras tantas veces, pero siempre encontraba la excusa para evitar por unos momentos más una situación de su desagrado.

Por fin se encontraba nuevamente en su casa, por suerte en las dos reuniones del día hubo personas que realmente la habían hecho sentir bien, y con las cuáles podía ser ella misma, hecho que la tranquilizaba y la había hecho pasar momentos agradables a pesar de otras ciertas cosas. Pero de todos modos deseaba estar en su casa, deseaba estar encerrada en su habitación escuchando música, escribiendo, o llorando, pero sola. Dos llamadas telefónicas le devolvieron momentáneamente la sonrisa, y luego encontró la coartada perfecta para dirigirse a su casa.

Y allí estaba, había dicho toda la semana que el sábado por la noche saldría, pero realmente no sabía de donde sacar las ganas, realmente se sentía mal y solo deseaba dormir o ver un drama romántico para seguir llorando. La imagen que le devolvió el espejo ante sus ojos fue desagradable, con unas copas de más en dicha situación quizás hasta podría haber llegado a romperlo en añicos. Había perdido totalmente el autocontrol durante días. Y eso la deprimía aún más. Acto seguido, revisó entre los DVDS que estaban sobre el escritorio de su computadora, y solo encontró películas de acción, ninguna de su agrado. Hizo un clic sobre su lista de canciones para dormir y en sus oídos comenzaron a sonar los primeros acordes de La Canción del Sol, de Rata Blanca.

La nostalgia la invadió por completo, aquella canción había sido la que había cantado en la primaria en el acto de finalización de Séptimo Grado. Un torbellino de recuerdos la conducieron al ayer, y nuevamente después de tanto tiempo volvió a sumergirse en el oscuro mar de lágrimas del pasado. La historia volvió a repetirse una vez más, el reloj marcaba las 03:43 a.m. cuando su almohada fue la única compañera en aquella noche de soledad, filtrando cada una de sus lágrimas hasta quedarse completamente dormida.

El reloj de su celular marcaba las 09:07 a.m. cuando sus ojos se abrieron al mismo tiempo en que una luz roja titilaba en el aparato, al abrirlo, una lluvia de mensajes le llenaron el Buzón de Entrada. Nuevamente esa amistad tan especial había decidido regalarle otro hermoso despertar como el del día anterior, con cinco hermosos mensajes llenos de palabras que pintaron en su rostro una nueva sonrisa. Había sido “un regalo del Cielo”…como él lo había bautizado. Sin pensarlo se dirigió a su computadora para degustar las fotos de la banda que debía descargarse del link le había obsequiado, y luego recordó que había olvidado abrir el link del “regalo de la Tierra” del mensaje del día anterior... ¿Cómo se le pudo haber olvidado? Al observar en su pantalla de qué se trataba ese regalo, una nueva sonrisa se pintó en su rostro, el regalo era hermoso, y algo me dice que ese archivo aún sigue abierto en la pantalla de su monitor…

Siguió revisando el resto de sus mensajes, algunas palabras sobraban, y otras faltaban, pero ya no le sorprendió dicha ausencia.

Prefirió dejar allí la situación y se dirigió al lugar donde todos los años su familia seguía la costumbre de poner los huevos de Pascua en una canastita para que ella y su hermana los encuentren al despertar. Otro momento feliz, que duró un solo instante. Se cambió y entre quejas se dirigió hacia el auto para emprender un viaje a la ciudad vecina donde vivía su abuela paterna. Se sintió incómoda durante toda la reunión, y una vez más solo deseó con todas sus fuerzas volver a su casa para encerrarse en su habitación…

La veo desde lejos. Creo que ella está a punto de dirigirse a su cama para cerrar los ojos y dormirse para dejar de pensar. Algo anda mal, pero su día no será rojo. Creo que en sus parlantes suena Angels de Whitin Temptation… ¿Por qué habrá elegido tan desgarradora canción? algo me dice que habrá lágrimas merodeando por los alrededores de su corazón…”


Obviamente, ese ángel al cual hice referencia…era ella. Es que ella es una persona tan especial…que con solo mirarla me genera una inmensa ternura, una sensación agradable que tan solo siento al observar muy pocas personas…

Que interesante es hoy detenerme a pensar en estas palabras que escribí hace exactamente un año atrás. Revisando entre esos párrafos…también me encontré con palabras que hacen referencia a la persona que hoy considero el amor de mi vida. Las pocas dosis de felicidad que recibí en aquel día habían sido gracias a ella, gracias a un amigo, y gracias a él…gracias a la persona que hoy me enamoró por completo.

Porque aquella mañana mi amor...que en aquel entonces tan solo era mi amigo…había llenado el buzón de entrada de mi celular con hermosos mensajes que derivaban en links para que yo me descargara música de una de las que hoy es una de nuestras bandas preferidas. Y porque aquella mañana también abrí un mensaje que escondía un link con un archivo de una de sus hermosas fotografías. Nada podía ser más lindo que detenerme unos minutos a imaginármelo en persona…ya que nunca en mi vida lo había visto. Recuerdo exactamente como aquella página desde la cual descargué su fotografía estuvo abierta durante horas y horas en este monitor…recuerdo exactamente como observé una y otra vez su rostro…deseando sentirlo aún más cerca.

También hoy…un año después…entiendo perfectamente el sentido de las palabras que continúan, las cuales acabo de remarcar en verde en el texto anterior: “Siguió revisando el resto de sus mensajes, algunas palabras sobraban, y otras faltaban, pero ya no le sorprendió dicha ausencia.” Las palabras que sobraban sin dudas habrán sido mensajes que no me interesó recibir…y las palabras que faltaban sin dudas hacían referencia a la persona con la cual yo me encontraba en aquel entonces. ¡Ahora lo comprendo todo! Y pensar que el otro día cuando releí ese texto aún me sonaban confusas e inconexas… Aquella mañana de domingo…en la cual yo tan mal me encontraba…no había recibido ningún mensaje del chico con el cual salía en aquel entonces…y definitivamente las cosas ya comenzaban a descarrillarse...definitivamente esas palabras que escribí en marzo tomarían absoluto sentido en mayo cuando yo decidí acabar con esa relación…porque cuando escribí esas palabras lo remarqué muy claramente: “ya no le sorprendió dicha ausencia”, es decir...las cosas ya comenzaban a funcionar mal. Ahora es cuando las piezas comienzan a cerrarme por completo… ¡que genial es haber escrito aquellas palabras en aquel momento!

Pero no quiero perder el hilo…voy a seguir hablando de ella…aunque las tres historias interactúen entre sí…ella es la principal protagonista de estas conclusiones que hoy estoy extrayendo.

Ahora es cuando las piezas que formaron parte de aquel relato del año pasado…terminan de amoldarse perfectamente con la decisión que tomé la semana pasada al romper el silencio…cuando por fin encontré las palabras justas y exactas para escribirle a ella, al hermoso ángel que fue mi inspiración en aquel relato…

Por fin encontré ESE momento. El momento indicado para confesarle todos aquellos sentimientos que durante dos años fui acumulando y guardando en mi corazón. Cuando por fin pude decirle que mínimamente comprendía su dolor…porque los últimos meses de mi 2008 fueron los peores de mi vida, porque aquel amor que en marzo comenzaba a derrumbarse se derrumbó por completo, porque supe lo que significaba sufrir por amor…y a pesar de que mi sufrimiento no haya significado ni una mínima parte de todo lo que significó el sufrimiento de ella…yo sentí que en este momento puedo decirle honestamente que aunque sea sentí un poquito del dolor que sintió ella.

Rompí todos los silencios e incluso le transcribí aquellas palabras que escribí en el 2006 y en el 2008 pensando en ella. Rompí todos los silencios y le expresé desde lo más profundo de mi corazón todos los sentimientos que ella se merecía recibir.

El pasado 22 de marzo, junto al regalo que le hice para su cumpleaños…le escribí una carta de 11 páginas que deberían haber sido más…pero que intentaron resumir todas las cosas que siempre había querido decirle…pero hoy sin dudas sé que esperé el tiempo necesario, porque en ningún otro momento de mi vida hubiera sido más acertada aquella carta.

Porque yo superé mi dolor…y porque deseo con todas mis ganas…que algún día ella también vuelva a abrir su corazón. Que se permita volver a amar… como yo abrí mi corazón para volver a hacerlo…con ese chico especial que aquella mañana me había sacado más de una sonrisa entre tanto dolor.

El último párrafo de aquellas 11 páginas fue el siguiente:

“Quiero que sepas que siempre te consideré, te considero, y te voy a considerar mi amiga. Amiga…con todo lo que esa palabra implica. Porque para mí las verdaderas amistades son contadas, siempre lo dije, y siempre lo voy a sostener. Y pase lo que pase…pase el tiempo que pase…por más que estemos semanas o meses sin vernos…yo siempre te voy a considerar mi amiga. Siempre voy a considerar nuestro lazo como una amistad verdadera. Porque me demostraste ser una persona íntegra, porque me demostraste ser una persona sumamente especial, porque me demostraste que tu alma es inmensamente bella. Y porque quiero que siempre formes parte de mi vida. Y te voy a pedir una última cosa…y es la más importante…

QUIERO QUE TE PERMITAS SER FELIZ…Quiero que te permitas vivir, sonreír, reír…y SER FELIZ. Te quiero muchísimo HERMOSA”

Y sus palabras a través de un mensaje de texto me confirmaron que definitivamente yo había encontrado EL momento adecuado para expresarle mis sentimientos…

“…dijiste palabras que en estos dos años, cuatro meses y cuatro días nadie había dicho y que necesitaba oír…”

Realmente no puedo explicar lo que significó saber eso para mí. Realmente no puedo explicar con palabras lo especial que ella es, todo lo que ella significa para mí. Realmente no puedo expresar con palabras cuánto es que la quiero





viernes, 27 de marzo de 2009

I miss you rain!





Noches sin dormir esperando mañanas lluviosas...
10 de Febrero del 2009

Radiohead, Quilmes Rock 2009.


24-03-09

En octubre del 2007 cinco palabras que forman parte de una canción sonaron una y otra vez en los parlantes de mi computadora: “You are so fucking special”…
La particular voz que emitía aquellas palabras generó en mí una especie de adicción auditiva que provocó que quiera seguir escuchando una y otra vez la misma canción infinitas veces más…
Además de lo hermosa que sonaba aquella canción en su integridad…la letra se amoldaba perfectamente a los sentimientos que yo sentía por la persona que me la había recomendado. Es que esa persona…es jodidamente especial…y yo tan solo me sentía un bicho raro. Él me resultaba inalcanzable…él era tan solo un amor imposible…
Fue en ese entonces cuando Radiohead entró en mi vida…y fue en ese entonces cuando supe que siempre formaría parte de ella. Con el tiempo, esta persona especial que yo aún no conocía personalmente…me hizo conocer cada uno de los álbumes de estudio de esta asombrosa banda inglesa. Y yo no hacía otra cosa más que escuchar una a una de sus canciones pensando en esta persona tan especial que ya formaba parte de mi vida y que jamás quería que dejara de formar parte de ella.
Fue por aquellos meses del 2007 cuando aún sin vernos jamás cara a cara…él me prometió que si algún día esa banda haría un recital en Argentina…iríamos juntos a verlo. Mi ilusión se incrementó considerablemente ante tan hermosa propuesta…y desde ese entonces no hice más que esperar que por fin se concretara.
Pero el destino a veces nos juega malas pasadas…y entrado el año 2008 nuestros caminos se separaron…aunque nuestras almas siempre permanecían unidas…por varios meses no supe más de él…y me conformé con recordarlo cada vez que Radiohead sonaba en mis parlantes…
La sonrisa que creí perdida en los últimos y depresivos meses de mi 2008 la recuperé en el mismísimo instante en el cuál tras haberle mandado un mensaje de texto el 27 de diciembre a las 10 de la mañana…ambos volvimos a ponernos en contacto.
Esa misma sonrisa incrementó aún más su tamaño cuando el 6 de enero me enteré de que después de tantos años de trayectoria…Radiohead haría un recital en Argentina por primera vez en la historia de la música… y si todo salía bien…iríamos juntos a verlo.
No quise hacerme demasiadas ilusiones en ese momento pero con el correr de los días supe que definitivamente el encuentro se concretaría. El 11 de Enero nos pusimos de acuerdo para comprar las entradas…y lo planificamos todo: yo le debería llevar la plata a una amiga que tenemos en común y él se encargaría de comprarlas.
Aún no nos habíamos visto jamás personalmente…pero ya sabíamos que el 24 de marzo estaríamos en ese recital….pero sin dudas deberíamos vernos personalmente antes de esa tan ansiada fecha. Y así fue como planificamos conocernos personalmente el 8 de marzo…
El 3 de febrero recibí por fin la noticia que había estado esperando desde aquel 2007 cuando él entro en mi vida…el 3 de febrero él me llamó telefónicamente para confirmarme lo que yo tanto había estado esperando: ¡él tenía las entradas en sus manos! Ya no quedaba ninguna duda: ¡iríamos juntos a ver Radiohead!
Pero la mañana del 8 de febrero tras haber estado hablando durante más de 6 horas telefónicamente… recibí una noticia mucho más importante…el 8 de febrero supe que él sentía lo mismo que yo. Que el me quería de la misma manera que lo quería yo…
Y así fue como todo febrero estuve esperando el tan ansiado encuentro que planificamos para el 8 de marzo… ¿Y quién iba a pensar, que aquella persona que me hizo conocer Radiohead en octubre del 2007, que aquel chico que me impactó desde nuestra primera conversación por Chat…pasaría desde ese 8 de marzo a ocupar el lugar que hoy ocupa en mi vida?
Este mes fue sin dudas el mes más importante de mis 19 años de vida. Lo que ocurrió en ese tan ansiado 8 de marzo…justificó los casi dos años de espera. El 8 de marzo nos vimos por primera vez cara a cara…sabiendo desde meses atrás que días después nos encontraríamos en Buenos Aires viviendo una de las experiencias más especiales de nuestra vida.
Al primer encuentro inevitablemente le sucedió el segundo los días 20 y 21 de marzo… y la interminable espera por ver por fin nuestra tan amada banda llegó al final…cuando el martes 24 de marzo nos encontrábamos los dos mirándonos en el espejo de la entrada del edificio de mi departamento…con nuestros parches del logo de Radiohead insertados uno en su remera y otro en mi camisa negra.
Los dos vestidos de la misma manera, jean y remera negra, jean y camisa negra… y nuestros hermosos parches de Radiohead superpuestos en ambas prendas. Ya todo estaba listo, el día por fin había llegado, el día que estuve esperando desde octubre del 2007 por fin formaba parte de mi presente. Un sueño estaba a punto de hacerse realidad…
Por primera vez Radiohead tocaría en Argentina…y allí estaríamos nosotros. ¡Allí estaríamos nosotros! Las expectativas no podían ser menores…y si mis expectativas eran de tal calibre…no me quiero imaginar lo ansiosas que deben haber estado aquellas personas que siguen a la banda desde sus comienzos con Pablo Honey en aquel 1993, cuando yo tan solo tenía 4 años de vida…
Un taxi nos condujo hasta el punto de salida de los colectivos que nos llevarían a Buenos Aires. Nos dirigimos al Parque Independencia y nos encontramos con un grupo de personas que más que ir a un recital de una banda como Radiohead parecían encontrarse en un velorio…
Al principio realmente dudamos de que fuera ese el lugar de encuentro…hasta que por fin divisamos a un solo chico con una remera de la banda y pudimos obtener la certeza de que allí era.
El extenso viaje a Buenos Aires se hizo llevadero escuchando el hermoso violín que suena en A Song For Starlit Beaches de Yndi Halda…durmiéndonos de a ratos.
En una estación de servicio de una de las paradas que hicimos antes de llegar nos enteramos que dos bandas serían las teloneras de Radiohead: La Portuaria y Kraftwerk. A la primera ambos la conocíamos mínimamente y sabíamos que no nos gustaría. Cuando escuchamos un comentario sobre la segunda banda alemana supimos desde ese mismo momento que nos desagradaría… ¡pero todo valía la pena por Radiohead!
En cuestión de minutos ya nos encontrábamos divisando los carteles del Club Ciudad de Buenos Aires…y casi nos agarra un ataque cuando vimos una cuadra, dos cuadras, tres…cuatro… ¡y no sé cuántas cuadras de personas haciendo cola! Seguramente las primeras personas de la fila habían pasado el día entero esperando para encontrar el mejor de los lugares…
Nos bajamos del colectivo y nos dirigimos al último lugar de aquella extensa fila…allí sí que había un montón de chicos y chicas con remeras de Radiohead. También estaban los típicos vendedores y vendedoras de remeras que tarareaban “¡Remeras, remeras con las fechas, musculosas!…” y no sé que otras palabras como si estuvieran vendiendo helados en una playa en vez de remeras de Radiohead en un recital…
Comenzamos a buscar remeras de bandas… había personas con remeras de The Clash, Joy Division, The Cure, The Beatles, Muse, Blur, Led Zeppelin, entre muchas otras… Como era de esperarse…¡había muchas personas con remeras de Pink Floyd! ¿Cómo no iba a ser así? Si Radiohead es considerada por la crítica como la banda sucesora contemporánea de Pink Floyd. Creo que hubiera pagado el doble de lo que pagué por ir a verlos…
Por fin estábamos dentro del Club Ciudad…por fin situados perfectamente a no muchos metros del escenario…
Comenzó el recital de La Portuaria. Obviamente…no nos gustó la banda, no es nuestro estilo. Yo reconocí entre los temas que tocaron uno que se llama 10.000 Km. porque vaya a saber por qué lo tengo guardado en la computadora. Lo bueno de ese momento del recital fue que en una de las últimas canciones invitaron a Fernando Ruiz Díaz, el cantante de Catupecu Machu a cantar con ellos. Fue el único momento en el cual se levantó el recital y la gente comenzó a ponerse en onda, porque mientras tanto todo lo que escuchamos fueron críticas y ganas de que terminen de tocar…
La gente cada vez se amontonaba más…y yo sentía que me asfixiaba. Los roces, el humo de cigarrillos y de porros…lo poco que había descansado…la inmensa cantidad de personas…todos tan pegados a mí…hicieron que poco a poco comience a sentirme incomoda…pero sin dudas en ese lugar me quedaría.
Ya estaba a punto de comenzar el recital de Kraftwerk…cuando de repente un grupo de hombres bastante anchos y robustos comenzaron a adelantarse entre el tumulto de gente sin dar opciones a cualquier tipo de rehúso por su falta de moral. Obviamente…eran fanáticos de aquella banda que tan pocas ganas tenía yo de escuchar.
Aún seguíamos en nuestro lugar privilegiado cuando la puesta en escena de la banda alemana comenzó a montarse. Y yo no hacía más que quejarme por lo desagradable que me parecía todo lo que mis ojos veían.
Quizás peque de ignorante…porque mis conocimientos sobre música electrónica sinceramente son nulos…pero todo lo que luego del recital pude leer sobre esa banda no hizo más que desagradarme. Y realmente no me importa la gran influencia que generaron en la historia de la música, no me interesa que sean los padres de la electrónica o que sean considerados una banda tan influyente como lo fueron mis tan amados Beatles…
Lo que mis ojos vieron desde el momento en el cual del escenario quitaron los instrumentos de La Portuaria para dejarlo decorado tan solo con cuatro ordenadores que luego pasarían a ser los únicos instrumentos de estos cuatro señores mayorcitos…fue totalmente desagradable. Y hay algo que nadie puede cuestionarme: soy una persona totalmente amplia musicalmente, tolero muchísimos géneros de música e incluso hasta intento hacer un esfuerzo por comprender a las personas que escuchan cumbia cuando yo realmente la detesto.
Cuando comenzaron a sonar esas canciones que tanto me desagradaron…en lo primero que pude pensar fue en mis interpretaciones sobre la película 2001: Una Odisea En El Espacio. Cuando vi esa película uno de los tantos interrogantes que me planteé fue el siguiente: ¿Terminarán algún día la tecnología y las maquinarias acabándonos por completo? Es que desde mi opinión…Stanley Kubrick nos estaba adelantando lo que inevitablemente ocurre en nuestra actualidad: la tecnología se ha convertido en una de las principales fuerzas de poder y control sobre la sociedad…haciéndonos olvidar de cuáles son las cosas esenciales en esta vida.
Y eso fue lo que precisamente me transmitió Kraftwerk. Esos cuatro señores mayores me parecieron cuatro robots deshumanizados, cuatro máquinas sin corazón. Nada de lo que hoy pueda llegar a averiguar sobre su enorme trayectoria me hará cambiar de opinión. Y fue realmente una lastima que esa banda haya sido telonera de Radiohead (y no me importa si Thom es un fanático…), ya que hoy tuve que embroncarme leyendo como muchos seguidores de esa “música” se quejaron opinando que en realidad Radiohead debería haberlos teloneado a ellos. Creo que fue un error haber juntado dos públicos diferentes en un mismo recital, porque estoy convencida de que fueron muy pocas las personas que fueron al recital a ver a las dos bandas.
Mi repulsión hacia esa música se incrementó en su mayor esplendor al ver como muchos de sus seguidores bailaban robotizados al ritmo de las “canciones”. Lo único que yo pude observar eran cuatro robots sin corazón subidos a un escenario con cuatro computadoras quizás con más sentimientos que ellos.
Desde mi opinión…la música va más allá de los ordenadores. Creo que tranquilamente podrían haber puesto un CD que reproduciera sus malditas canciones y haber borrado del escenario a esos cuatro señores, porque prácticamente era lo mismo. Yo necesito instrumentos, yo necesito voces humanas…para que la música me llegue al alma. No hubo forma alguna de que yo pueda sentir esa música…es totalmente imposible para una persona sentimental como lo soy yo que ese tipo de música que a muchos hipnotiza me pueda llegar a tocar.
Lo que más me desagradó fueron los videos que pasaban por la pantalla, con palabras aún más vacías… como Computer World, The Man Machine, Radio-Activity, Communication…pero estallé del nerviosismo cuando leí… ¡Money! ¡MONEY!
Y no solo palabras…sino también una sucesión de números vacíos invadiendo todas las pantallas… ¡Por favor! ¡Qué horrendo! ¡Parecían cuatro soldados nazis! Definitivamente: no existe forma alguna de la cual yo pueda comprender el sentido de esa música, ni siquiera puedo considerarla como “música”, no hay forma alguna de que algo tan vacío logre transmitirme algún tipo de emoción, jamás podré emitir una sola crítica positiva sobre ellos…signifiquen lo que signifiquen para muchas personas.
Pero todo valía la pena por Radiohead, me dije interiormente…cuando estaba a punto de desmayarme por encontrarme casi aplastada por las personas que poco a poco comenzaban a inquietarse por faltar tan solo minutos para que Thom, Ed, Jonny, Colin y Phil se suban al escenario…
Por fin los señores mayorcitos abandonaron completamente el escenario…ya era hora de que comenzaran los preparativos para que Radiohead diera sus primeros suspiros en un recital argentino.
Un enorme fondo de LEDs pasaría luego a proyectar imágenes de la banda. Varias hileras de tubos lumínicos comenzaron a aparecer colgando del techo hasta pocos metros del escenario, cinco panales de luces que podían acomodarse a distintas alturas y una parrilla de luces superior del mismo ancho que el escenario. Todos los artefactos pasarían a cambiar de colores según el clima requerido por cada canción.
El momento por fin había llegado…pero el ambiente cada vez se tornaba más denso. Muchas personas que antes habían estado atrás intentaban adelantarse, y los empujones y roses incómodos no tardaron en manifestarse.
21:15 horas…los integrantes de Radiohead ya estaban sobre el escenario. Yo no lo podía creer. Radiohead y el amor de mi vida frente a mis ojos… ¿qué más se podía pedir?
Pero hubo algo que lamentablemente no se pudo obviar: vivimos en Argentina. Y nuestra sociedad diariamente nos demuestra que más que una civilización es un rebaño de animales en celo. Aunque incluso a veces los animales son más civilizados que gran parte del pueblo argentino…
Una gran parte de las 30.000 personas que colmaban el estadio comenzó a desordenarse y a empujarnos cuando con mi amor queríamos disfrutar de la primera canción que dio comienzo al recital: 15 Step.
Definitivamente…no había forma alguna de disfrutar el recital de esa manera. La verdad es que no lo entiendo, ¡Radiohead no es una banda punk rock como para que todos se quieran poner a hacer pogo! Radiohead es para disfrutar en tranquilidad, no entiendo como la gente puede ser tan desagradable a veces…cómo pudieron ponerse a empujar así, porque definitivamente: no disfrutaban ni dejaban disfrutar. En ese momento lo único que pensé fue: un 90% de las personas me da asco.
Y lamentablemente (lamentablemente solo para ese momento)…solamente pudimos ver a la banda desde cerca durante instantes…porque después de todo el desastre que se armó ni bien salieron a escena…mientras sonaba Airbag…no nos quedó otra que dirigirnos hacia atrás.
Con toda la bronca del mundo nos fuimos alejando más y más del escenario…y terminamos parándonos a un costado, desde donde se veía poco y nada. Delante de nuestros ojos teníamos un par de fanáticos sentados sobre el arco de rugby… ¡me moría de ganas de subirme ahí también!
Noté que mi amor no estaba bien…y yo tampoco lo estaba. Era el recital que él había estado esperando desde hacía años, era el recital de su vida… me puse mal porque él estaba mal, y también me puse mal por la bronca que me generó la situación…
En There There aún estábamos sin comprender lo que nos estaba ocurriendo…
Sonaba All I Need mientras nos besábamos y nos abrazábamos fuertemente…pero yo aún notaba que él estaba mal…que sus ojos comenzaban a predecir una tormenta…
Kid A, Karma Police…lo lindo de ese momento triste fue llamar por teléfono a un amigo para cumplirle mínimamente un sueño y hacérsela escuchar…
Pero si hay algo que en esta vida aprendí es que de las caídas se aprende, que de las caídas uno puede tomar fuerzas y levantarse, que incluso en la tristeza hay belleza y que si uno logra ver las luces que se esconden en la oscuridad puede salir adelante…
Finalizaba Nude…y comenzaba a sonar Weird Fishes / Arpeggi… en el mismísimo instante en que los dos quebramos por completo. Nos abrazamos fuertemente…y lloramos, lloramos de bronca, de impotencia…de resignación al notar que nos encontrábamos en el momento que habíamos esperando durante años…sin poder disfrutarlo como era debido…
Pero fue precisamente en ese momento…cuando sonaban aquellas palabras totalmente acordes a nuestra situación…
Fue en ese instante cuando recordamos que nada de todo lo que nos estaba ocurriendo importaba…fue en ese instante cuando recordé que en esta vida yo ya había ganado…al haberlo encontrado.
Nos teníamos el uno al otro y eso era lo más importante…que ambos nos habíamos encontrado. Sus ojos me hipnotizaban…sus ojos me hipnotizan. Fuimos comidos por gusanos que nos arrastraron hacia un lugar que no habíamos deseado…y caímos, y tocamos fondo…y lloramos… ¿pero como no quedarnos allí? Sería totalmente loco no seguirlo a dónde él me llevara…
Somos peces…somos pececitos…y fuimos comidos por gusanos…pero escapamos. Escapamos a nuestro propio mundo. El se sumergió en mis ojos y yo me sumergí en los suyos. Nada más importaba…porque nos habíamos encontrado, porque nos teníamos el uno al otro, porque nos amamos…
Escapamos, eso fue lo que hicimos: escapar de esas tontas personas que no saben disfrutar de un recital…escapamos para disfrutarlo a nuestra manera…y desde ese momento, desde el momento posterior a nuestras lágrimas…disfrutamos del recital de una manera diferente…de una manera única…convirtiendo ese día en uno de los días más felices de nuestras vidas.
Nos calmamos completamente gracias a una agradable propuesta que él me hizo mientras sonaba Nacional Anthem…
Comenzó a sonar The Gloaming…mi amor supo distinguir claramente cada una de las canciones. A mí definitivamente… aún me hace falta una buena dosis de Radiohead para poder distinguirlas…pero gracias a él pude hacerlo yo también.
Insistí en proponerle que si quería volveríamos al lugar donde nos encontrábamos desde un principio…pero él es incorruptible, y eso hizo que lo ame aún más de lo mucho que lo amo…él no quiso hacer lo mismo que nos habían hecho a nosotros…por nada del mundo se pondría a empujar gente para ganar un lugar privilegiado en ese recital…Además sabíamos que de esa manera sería imposible disfrutarlo.
Cuando sonaba No Surprises volví a sentir la melancolía rozándome el alma… recordé las incontables veces que había llorado escuchando esa canción…
Pero esa melancolía se borró por completo cuando decidimos buscar otro lugar para disfrutar aún más del recital…y terminamos en el mejor lugar donde podríamos habernos encontrado. Decidimos quedarnos allí hasta el final del recital. No podíamos divisar claramente a los integrantes de la banda…pero allí la gente estaba tranquila y nadie se encontraba molestando a nadie.
Estábamos perfectamente de frente al escenario…quizás un poco lejos… pero observando la magia de esas luces brillar al mismo tiempo que la increíble voz de Thom Yorke se nos colaba en cada partícula del cuerpo…
Completamente a gusto con el lugar que habíamos encontrado, completamente conformes con el recital...nuestro sueño comenzaba a hacerse realidad mientras sonaban Pyramid Song, Street Spirit y Jigsaw Falling Into Places…acompañadas de un espectáculo de luces que iban totalmente acordes con cada canción…y nos hacían perdernos aún más en la magia de la música.
Con una palabra resumo gran parte del momento que marcó un antes y un después en ese día: Parliament. Con esa palabra que toma sentido unida a la odisea que realicé con un billete de dos pesos en la mano que en mis manos se quedó gracias a un simpático chico que me regaló su cajita semi vacía.
Acto seguido: ante mis ojos divisé la imagen más sexy que vi en toda mi vida. No podía creer lo que estaba viendo…él estaba increíblemente sensual, como nunca antes lo había visto. Ese detalle posando en sus labios lo volvía más sexy todavía…y sus cabellos humedecidos incrementaban mis deseos de besarlo como nunca antes lo había hecho.
Mi yo vulgar salió a flote y sin dudarlo un segundo le confesé al oído unas breves pero significativas palabras que encerraron todo lo que sentí en aquel momento…
Los dos estábamos completamente perdidos en la música, sintiéndola, disfrutándola inmensamente…
Cualquiera que se hubiera detenido a observarme en ese momento hubiera jurado que yo estaba drogada, porque a pesar de no estarlo…yo estaba tan lejos volando con esas hermosas melodías que me sentí totalmente fuera de mí misma…perdida en las canciones, perdida en la grandeza de una de las mejores bandas de rock de la historia… fue una experiencia realmente genial. Me perdí en las luces que acompañaban cada tema, volando lejos con los aviones que estuvieron presentes en el cielo durante todo el recital…y que mucho más lindos se veían cuando ya era de noche. Volando lejos con la voz de Thom, sumergiéndome en la esencia de cada uno de los instrumentos. Lo vuelvo a confirmar: no hacen falta drogas para volar.
Como lo dijo Diario Uno: “Es que en escena, los integrantes de Radiohead son tal cual uno podría imaginarlos. Jonny Greenwood (guitarra e instrumentos varios), Colin Greenwood (bajo y sampler), Ed O'Brien (guitarra y piano) y Phil Selway (batería) se entregan con absoluta concentración a reproducir en vivo las melancólicas melodías del grupo, mientras que Thom Yorke (voz y guitarra) entona las canciones con los ojos entrecerrados, como si estuviera en un trance, y por momentos se entrega a un baile casi epiléptico.”
A lo largo de todo el concierto…las pocas palabras que Thom emitió al público fueron tímidos “Gracias”…pero amé que así haya sido. En un momento de la nada misma lo escuchamos saludar con un agradable “¡Hi!”…La ternura de su voz lo expresaba todo…y su calidez se manifestó claramente cuando sorpresivamente… ¡se puso a corear junto al público!
Sin dudas ver en vivo a una banda hace que nuestro fanatismo se eleve a la decimoquinta potencia…ya no puedo ver fotos de Radiohead sin estremecerme por completo, sin morirme de ganas de volver a revivir esos momentos…
Me hubiera gustado poder verlos más de cerca…para traerme conmigo claros recuerdos de cada uno de los integrantes…pero estoy convencida de que no lo hubiera disfrutado tanto como lo disfruté entre tanto tumulto, empujones y brutalidad.
Luego de la exaltación de Idioteque y Bodysnatchers…en donde el Club Ciudad se transformó en una especie de discoteca…llegó un momento que estoy segura nadie se esperaba…y que sin dudas pasó a formar parte del momento más emotivo del recital.
Comenzamos a oír una tierna voz que en ese momento –al no poder ver a los integrantes de la banda- pensamos que se trataba de Thom…pero luego nos enteramos de que en realidad había sido Ed…
Las siguientes palabras me erizaron la piel…y nos hicieron derramar una lágrima…no podíamos creer lo que estábamos escuchando. Las palabras sonaron tan sinceras, tan provenientes de lo más profundo del corazón…
“(…) Hace mucho tiempo que esperábamos venir. Y esta noche es un sueño hecho realidad. Sabemos que hoy es un día importante en Argentina. Es el aniversario 33 del golpe militar. Queremos dedicar la siguiente canción a todas las víctimas que sufrieron, a los que perdieron a sus seres queridos, a los que fueron encarcelados, torturados y a los que desaparecieron. Gracias. Esto es How To Dessapiar…”
No existía mejor canción que How To Dessapiar Completely para ese momento. La energía que sentí no se compara con nada. Mi corazón comenzó a latir fuertemente mientras la mayoría de los presentes comenzaron a cantar al unísono “¡Ay, Ay, Ay, Ay!… ¡El que no salta… es militar!”
Un receso fue proseguido por la tan ansiada Videotape…
Seguimos disfrutando intensamente del recital con la adrenalina que se produjo gracias a Paranoid Android, mientras las luces del escenario se transformaban en una especie de arco iris psicodélico…y nos cantamos mirándonos a los ojos aquella frase de House Of Cards que yo le hubiera dedicado sin pensarlo en aquel septiembre del 2007 cuando lo conocí… “I don’t wanna be your friend…I just wanna be your lover”.
La adrenalina seguía aumentando con Reckoner y Planet Telex…y no nos importó haber estado sin descansar, haber estado sin comer…con las piernas destrozadas y nuestro cuerpo agotado…porque todo eso desapareció cuando nos perdimos en la magia de ese día que sin dudarlo un segundo pasará a ser uno de los más importantes de nuestra vida…y seguramente de muchas vidas más…
Ya habían pasado dos horas de show…estábamos todos conformes pero sin dudas con ganas de más…la voz de Thom permanecía impecable…Radiohead sonaba en vivo perfectamente como en cada uno de sus álbumes de estudio…
Comenzaron a sonar los primeros acordes de la serena Go Slowly...la única canción que tocaron de los lados B de In Rainbows.
Luego nos sumergimos en las atrapantes líneas de 2+2=5 cantando “Payin’ Attention, Payin’ Attention…” queriendo que ese momento durara para siempre…
Una explosiva versión de Everything In It’s Right Place parecía ser la cereza del postre pero como sorpresa final tuvimos nuestra merecida versión del primer éxito de Pablo Honey…
Radiohead se despidió volviendo a sus comienzos, a sus raíces… y así fue como entre besos y abrazos nos cantamos al oído Creep...también quizás recordando aquel 2007 cuando recién nos conocíamos…con la diferencia de que en este 2009 ya no tendré que soñar con amores imposibles…porque él está a mi lado, porque mis sueños se han hecho realidad…


Gracias Radiohead.
Gracias a VOS.

lunes, 23 de marzo de 2009

24-03-09



Por fin ha llegado...


el día que estuve esperando desde octubre del 2007.


La felicidad me invade por completo.


[The third meeting]

Noches de tormenta



Denise Novi
Noches de Tormenta

Película bastante predecible y no tan interesante...pero ya que extraje algunos diálogos los posteo.



- Creía que con el tiempo las cosas serían más sencillas...
- Sí. Eso creíamos todos.


- Siempre está en su propio mundo. Creo que cuando crezca va a ser escritor…o... filósofo o...algo muy especial relacionado con la soledad.


- ¿Y quién te mantiene a ti a salvo?
- Bueno...te enamoras de alguien...formas una familia...y te conviertes en lo que se supone que debes ser. Y cambias... renuncias a ciertas cosas...luego ves lo que queda de ti y deseas... deseas no haberlo hecho.
- No lo hagas, no renuncies más.


- Tienes que darte cuenta de que tu eres parte de lo peor que le ha pasado en la vida. El sigue en esa habitación de hospital esperando que aparezcas tú y le mires a los ojos. ¿A qué le tienes tanto miedo?
- ¿Y tú a que le tienes tanto miedo? ¿Cuánto tiempo llevas casada?
- ¿Qué tiene que ver eso ahora?
- ¿Ya ni siquiera recuerdas quién eres en realidad? Hay que tomar decisiones Adrienne, tú tomas las tuyas, elegiste esa vida, elegiste ese hombre... ¿vas a volver con él, verdad?


- Cualquier hombre que no supiera apreciar lo afortunado que es por tenerte...estaría loco.


P. Querida Adrienne. Decirte adiós fue lo más difícil que he tenido que hacer en mi vida y no lo volveré a hacer. Voy a aprovechar el tiempo que estemos separados para conocerte mejor...
A. Querido Paul. Cuando te fuiste pensé que me despertaba de un sueño... ¡soy una mujer madura, por dios! ¡No una adolescente! ¡Yo tengo una hija adolescente! no dejaba de pensar...si sería la tormenta...el vino...tu manera de mirarme... no sé como o por qué pero soy lo bastante mayor para saber lo afortunada que he sido al encontrarte.
P. Esto es precioso...pero créeme...nada, nada puede compararse a las cumbres y valles que he recorrido en el mapa de tu cuerpo. Mark es asombroso...no para de trabajar, está disponible para todos en todo momento. Nunca pensé que diría esto pero ahora entiendo por qué ha venido...
A. Querido Paul. Si Dany y Amanda fueran algo más mayores estaría ahí a tu lado, pero como padres...es uno de los sacrificios que hemos
que hacer. Si he llegado hasta aquí sin verte...sin hablar contigo...sin acariciarte...¿qué son unos meses más?
P. Escucha tigre...no solo amo tu gran puntería sino todo lo que eres.
A. Mi ruptura con Jack no solo significó el final de mi matrimonio sino también el de todas mis esperanzas para el futuro...
P. Tu compasión, tu generosidad...tu manera de ver la belleza en las cosas pequeñas.
A. Intenté seguir adelante pero mi entusiasmo por la vida había desaparecido...
P. Parte de mí quiere subirse a un avión y volver contigo pero sé que no puedo...
A. Querido Paul. ¡No me lo puedo creer! ¡Amanda está empezando a entrar en razón!
P. La primera semana aquí vi a cientos de pacientes...
A. Cuento los días...
P. Nunca pensé que un fin de semana cambiase toda mi vida...
A. Y llegaste tú. Y me ayudaste a creer de nuevo en mí...


Querida Adrienne. Cuando te escribo estas cartas siento tu respiración, e imagino que cuando las lees tu sientes la mía. Nuestras cartas son ahora parte de nosotros, partes de nuestra historia. Un recordatorio de que hemos conseguido superar todo esto juntos. Y una promesa de lo que espero ser en nuestro futuro. Te quiero. Paul.


Querida Adrienne. En pocos días volveremos a estar juntos. Estoy deseando conocer a Danny y a Amanda. Pasear por nuestra playa...y pasar otra noche en nuestra habitación azul contigo en mis brazos. Pero más que nada...estoy deseando comenzar una nueva vida junto a tí. Gracias por demostrarme que no era demasiado tarde...todo lo que puedo hacer para compensarte es prometerte que te amaré por siempre. Y lo prometo.


Mientras tu padre y yo estuvimos separados...conocí a un hombre. Tú solo haz conocido mi relación con tu padre. Y quiero a Jack...porque es tu padre. Pero hay otra clase de amor Amanda. Ese que te da el valor de ser mejor que eres, no menos de lo que eres. Ese que te lleva a pensar que cualquier cosa es posible. Quiero que sepas que tú puedes tener eso, quiero que no te conformes con menos, quiero que sepas que te lo mereces.