jueves, 19 de marzo de 2009

I Love PF!


Los conocí hace ya unos cuantos años gracias a aquella hermosa melodía que muchos confunden con una canción de amor…cuando cualquier persona un poco informada sobre la banda sabe perfectamente que no había ninguna musa inspirando a Waters cuando la escribió, porque detrás de esa melodía nostálgica hay referencias a uno de los genios más alocados y fascinantes de la historia del rock, un genio que aún sigue brillando en muchos corazones, incluido el mío. Oh Syd… ¡Oh Syd!

Con el tiempo fui adentrándome más en la esencia de su música, en la majestuosidad no solo del maravilloso sonido de sus obras, sino también en los profundos conceptos de sus letras…

Mi primer contacto realmente profundo con ellos fue hace exactamente un año atrás…cuando muchas de sus melodías desgarradoras se acoplaron perfectamente a mi estado anímico.

Recuerdo haberle contado a un amigo que había comenzado a escucharlos…y él no supo si alegrarse o preocuparse. Quizás él intuyó que con el tiempo yo terminara haciendo lo que inevitablemente hice: construir mi propio muro, sumergiéndome en el lado oscuro de la luna.

Pero hay algo que jamás podré negar: su música fue mi principal compañía en aquel entonces. Nadie podía hacerme sentir como ellos lograron hacerme sentir en aquel momento, con nadie podía sentirme más acompañada que con sus canciones. Nadie me brindaba lo que ellos me brindaban.

Me apoyé en su música y también enloquecí con ella. Enloquecí más de lo que ya estaba…pero logré lidiar con mis problemas depresivos como nunca antes lo había hecho en mi vida.

Pink Floyd fue mi enfermedad y mi remedio, mi cordura y mi locura, mi perdición y mi encuentro.

Quizás sea cierto que me enfermaron más de lo que ya estaba…pero al mismo tiempo me brindaron las herramientas necesarias para sentirme acompañada, para sentir que en algún entonces… alguien más ya había sentido lo que yo me encontraba sintiendo. Me enfermaban y me curaban al mismo tiempo, porque tan solo su música podía lograr que yo mirara a mi dolor a los ojos, y conviva con él sin desgarrarme por completo. Tan solo sus canciones y las concepciones filosóficas que se esconden detrás de ellas…lograron que yo me mantenga en pie (aunque poco a poco muriendo) en el peor momento de mi vida.

Desde ese momento supe que jamás podría alejarme de ellos, que me refugiaría en su música cada vez que me sienta sola, que mi sufrimiento iría de la mano de la tristeza que me generaban ciertas canciones, que podría sobrellevar mi dolor gracias a ellos.

Quizás también sea cierto que poco a poco terminé enloqueciendo, pero la locura es una cualidad (¿o un defecto?) inherente a mi esencia, para bien o para mal…siempre me estará acompañando. Lo bueno es que esa misma locura me hizo ver cosas que nunca antes había visto, esa misma locura me abrió aún más los ojos ante el mundo que me rodea. De a momentos sentí que mi locura no era más que una cordura extremadamente potenciada. Nadie puede llegar a tocar el sol…sin quemarse en el intento. Hay cosas que nunca sabremos. ¿Y cuál es después de todo, el límite entre la cordura y la locura? En mi vida siempre irán de la mano.

Su música quizás también logró perderme, pero yo necesité construir ese muro, yo necesitaba apilar cada uno de sus ladrillos para refugiarme en él una vez construido. Soy consciente de que me sumergí demasiado en él, convirtiéndome poco a poco en un ser solitario y antisocial, pero necesitaba alejarme, necesitaba construirlo para poder lidiar con mis delirios depresivos…y poder reencontrarme una vez más conmigo misma, porque estoy absolutamente convencida de que en los momentos de extrema soledad es cuando más cerca estamos de ver quienes somos realmente…y quienes no queremos ser.

Estuve durante meses sumergida en el lado oscuro de la luna…y aprendí ciertas cosas de la vida que jamás hubiera aprendido si no hubiera sido por eso. Lidié con el dolor y el sufrimiento como nunca antes lo había hecho. Me auto-destruí por completo, estuve muerta en vida durante un largo período, asesiné a mi alma y me costó muchísimo tiempo resucitarla. Pero lo conseguí…y mi vida hoy sería otra si no hubiera sido por su música. Creo que yo no sería lo que hoy soy si no fuera gracias a ellos.

¿Derribé completamente el muro? ¿Me alejé completamente de mi lado oscuro? No, definitivamente: no. Y se que jamás lo haré… porque a veces necesito de mi muro, y porque estoy completamente segura de que todos tenemos un lado oscuro.

Con el tiempo renací…y volví a sentirme feliz, porque aprendí que fuera del muro aún había motivos para sonreír, porque aprendí que fuera del muro todavía me quedaban muchos años de vida por vivir, porque aprendí que entre tanto dolor…aún quedaban personas bellas por descubrir, aún quedaban personas ante las cuáles me pude mostrar tal cual soy.

Aún quedan personas que pueden comprender que yo no solo soy luz…sino que también a veces soy oscuridad...y hoy sé que nunca terminaré de sumergirme totalmente en ella. Lidiaré con ambas partes durante toda mi vida, luchando por ser mayormente luz…

Fue su música la que me ayudó a lidiar con mis problemas psicológicos como ningún psicólogo lo hubiera conseguido. (Yo nunca aprendí a pedir ayuda, yo siempre caí y salí a flote sola). Su música fue la que me acompañó en el peor momento de mi vida, y es por eso que jamás podré alejarme de ellos.

Mi mente está abierta a muchos gustos musicales…y a lo largo de mi vida escuché muchos géneros y bandas que me fascinaron…pero cuando tuve mi primer contacto intenso con su música…sentí emociones que nunca antes había sentido. Ninguna otra banda había logrado y estoy segura de que nunca logrará…hacerme sentir lo que ellos me hacen sentir. A veces siento su música tan adentro mío…que termino lagrimeando de la emoción al encontrarme escuchando ciertas canciones…o leyendo piezas de su historia que me tocan el alma de una manera única y especial.

Hace un año atrás comencé la ardua tarea de conocer su discografía completa…pero me sumergí tanto en los álbumes que me ayudaban a lidiar con mi estado…que dejé a medias mi camino por descubrirlos íntegramente.

Ayer me propuse comenzar desde cero…y aprendí que no solo puedo disfrutarlos en mi depresión…aprendí que también pueden acompañarme en mi felicidad. Bienvenida sea su música en esta etapa feliz de mi vida. Y bienvenida también sea si alguna vez vuelvo a hundirme en las lágrimas.

Voy a comenzar desde cero, voy a adentrarme en cada una de sus canciones…sin perderme de una. Voy a conseguir toda su discografía…voy a escucharlos hasta extasiarme. Voy a gastar desde el primero hasta el último de sus CDS. Voy a ahorrar para comprarme los CDS originales, voy a ahorrar para comprarme los libros que hablen de ellos, voy a ahorrar para comprarme los DVDS…y hasta los discos de vinilo que pueda conseguir. Voy a leer todo lo que esté a mi alcance. Voy a convertiros en una de mis mayores fuentes de inspiración. Voy a conocer toda la información que esté disponible. Voy a adentrarme intensamente en cada uno de sus conceptos.

Syd Barrett está vivo en mi sangre, bienvenido seas -nuevamente- The Piper At The Gates Of Dawn a mi vida. Voy a exprimir cada una de las canciones de los 3 CDS que formaron parte del relanzamiento del primer CD de mi banda preferida hasta saciarme por completo. Voy a escuchar las veces que sean necesarias cada una de las canciones. Voy a leer el libro infantil con el cual Syd se inspiró para intentar adentrarme en su mágica locura, voy a leer todas las interpretaciones de las canciones que estén a mi alcance, voy a leer toda la información que consiga, voy a intentar diferenciar el sonido de cada una de las canciones aunque me cueste.

Tengo el resto de mi vida para conseguir una de mis principales metas: conocer íntegramente mi banda favorita. Conocer absolutamente todo lo que esté a mi alcance sobre su música. Tengo el resto de mi vida para sentirme la persona más afortunada del mundo por haberlos descubierto, por sentirlos de la manera en que los siento. Por eso quiero ir despacio…disco por disco, desde su primer LP psicodélico, hasta el último de los discos individuales de cada integrante. No voy a resignarme, se que el caudal de información quizás más de una vez me enloquezca, y tengo miedo de no llegar con todo…pero voy a hacer todo lo posible por cumplir mi objetivo.

Hoy firmo un pacto eterno con su música, hoy los sumerjo en mi felicidad como ayer los sumergí en mi llanto. Hoy les doy la bienvenida a la integridad de mi vida…porque quiero que siempre formen parte de ella. Hasta el último de mis días…



Gracias Pink Floyd.

Conocer su música fue una de las mejores cosas que me pasó en la vida.


2 comentarios:

  1. Floyd, Beatles, sì que bien se està por acà.

    Los PF son un viaje de ida. No hay vuelta. No hay boleto, no hay màs camino. Ya no sos el mismo.

    Saluditos.

    ResponderEliminar
  2. Tomate un recreo de 5:04 minutos MI AMORRR... :) (L) (:

    http://www.youtube.com/watch?v=2RG_n8v_fz8

    Que lo disfrutes PRECIOSAAA :) ^^ (:

    (L) ^^ TE AMOOOOO PENNY ^^ (L)

    ResponderEliminar

Speak to me...