viernes, 27 de marzo de 2009

Radiohead, Quilmes Rock 2009.


24-03-09

En octubre del 2007 cinco palabras que forman parte de una canción sonaron una y otra vez en los parlantes de mi computadora: “You are so fucking special”…
La particular voz que emitía aquellas palabras generó en mí una especie de adicción auditiva que provocó que quiera seguir escuchando una y otra vez la misma canción infinitas veces más…
Además de lo hermosa que sonaba aquella canción en su integridad…la letra se amoldaba perfectamente a los sentimientos que yo sentía por la persona que me la había recomendado. Es que esa persona…es jodidamente especial…y yo tan solo me sentía un bicho raro. Él me resultaba inalcanzable…él era tan solo un amor imposible…
Fue en ese entonces cuando Radiohead entró en mi vida…y fue en ese entonces cuando supe que siempre formaría parte de ella. Con el tiempo, esta persona especial que yo aún no conocía personalmente…me hizo conocer cada uno de los álbumes de estudio de esta asombrosa banda inglesa. Y yo no hacía otra cosa más que escuchar una a una de sus canciones pensando en esta persona tan especial que ya formaba parte de mi vida y que jamás quería que dejara de formar parte de ella.
Fue por aquellos meses del 2007 cuando aún sin vernos jamás cara a cara…él me prometió que si algún día esa banda haría un recital en Argentina…iríamos juntos a verlo. Mi ilusión se incrementó considerablemente ante tan hermosa propuesta…y desde ese entonces no hice más que esperar que por fin se concretara.
Pero el destino a veces nos juega malas pasadas…y entrado el año 2008 nuestros caminos se separaron…aunque nuestras almas siempre permanecían unidas…por varios meses no supe más de él…y me conformé con recordarlo cada vez que Radiohead sonaba en mis parlantes…
La sonrisa que creí perdida en los últimos y depresivos meses de mi 2008 la recuperé en el mismísimo instante en el cuál tras haberle mandado un mensaje de texto el 27 de diciembre a las 10 de la mañana…ambos volvimos a ponernos en contacto.
Esa misma sonrisa incrementó aún más su tamaño cuando el 6 de enero me enteré de que después de tantos años de trayectoria…Radiohead haría un recital en Argentina por primera vez en la historia de la música… y si todo salía bien…iríamos juntos a verlo.
No quise hacerme demasiadas ilusiones en ese momento pero con el correr de los días supe que definitivamente el encuentro se concretaría. El 11 de Enero nos pusimos de acuerdo para comprar las entradas…y lo planificamos todo: yo le debería llevar la plata a una amiga que tenemos en común y él se encargaría de comprarlas.
Aún no nos habíamos visto jamás personalmente…pero ya sabíamos que el 24 de marzo estaríamos en ese recital….pero sin dudas deberíamos vernos personalmente antes de esa tan ansiada fecha. Y así fue como planificamos conocernos personalmente el 8 de marzo…
El 3 de febrero recibí por fin la noticia que había estado esperando desde aquel 2007 cuando él entro en mi vida…el 3 de febrero él me llamó telefónicamente para confirmarme lo que yo tanto había estado esperando: ¡él tenía las entradas en sus manos! Ya no quedaba ninguna duda: ¡iríamos juntos a ver Radiohead!
Pero la mañana del 8 de febrero tras haber estado hablando durante más de 6 horas telefónicamente… recibí una noticia mucho más importante…el 8 de febrero supe que él sentía lo mismo que yo. Que el me quería de la misma manera que lo quería yo…
Y así fue como todo febrero estuve esperando el tan ansiado encuentro que planificamos para el 8 de marzo… ¿Y quién iba a pensar, que aquella persona que me hizo conocer Radiohead en octubre del 2007, que aquel chico que me impactó desde nuestra primera conversación por Chat…pasaría desde ese 8 de marzo a ocupar el lugar que hoy ocupa en mi vida?
Este mes fue sin dudas el mes más importante de mis 19 años de vida. Lo que ocurrió en ese tan ansiado 8 de marzo…justificó los casi dos años de espera. El 8 de marzo nos vimos por primera vez cara a cara…sabiendo desde meses atrás que días después nos encontraríamos en Buenos Aires viviendo una de las experiencias más especiales de nuestra vida.
Al primer encuentro inevitablemente le sucedió el segundo los días 20 y 21 de marzo… y la interminable espera por ver por fin nuestra tan amada banda llegó al final…cuando el martes 24 de marzo nos encontrábamos los dos mirándonos en el espejo de la entrada del edificio de mi departamento…con nuestros parches del logo de Radiohead insertados uno en su remera y otro en mi camisa negra.
Los dos vestidos de la misma manera, jean y remera negra, jean y camisa negra… y nuestros hermosos parches de Radiohead superpuestos en ambas prendas. Ya todo estaba listo, el día por fin había llegado, el día que estuve esperando desde octubre del 2007 por fin formaba parte de mi presente. Un sueño estaba a punto de hacerse realidad…
Por primera vez Radiohead tocaría en Argentina…y allí estaríamos nosotros. ¡Allí estaríamos nosotros! Las expectativas no podían ser menores…y si mis expectativas eran de tal calibre…no me quiero imaginar lo ansiosas que deben haber estado aquellas personas que siguen a la banda desde sus comienzos con Pablo Honey en aquel 1993, cuando yo tan solo tenía 4 años de vida…
Un taxi nos condujo hasta el punto de salida de los colectivos que nos llevarían a Buenos Aires. Nos dirigimos al Parque Independencia y nos encontramos con un grupo de personas que más que ir a un recital de una banda como Radiohead parecían encontrarse en un velorio…
Al principio realmente dudamos de que fuera ese el lugar de encuentro…hasta que por fin divisamos a un solo chico con una remera de la banda y pudimos obtener la certeza de que allí era.
El extenso viaje a Buenos Aires se hizo llevadero escuchando el hermoso violín que suena en A Song For Starlit Beaches de Yndi Halda…durmiéndonos de a ratos.
En una estación de servicio de una de las paradas que hicimos antes de llegar nos enteramos que dos bandas serían las teloneras de Radiohead: La Portuaria y Kraftwerk. A la primera ambos la conocíamos mínimamente y sabíamos que no nos gustaría. Cuando escuchamos un comentario sobre la segunda banda alemana supimos desde ese mismo momento que nos desagradaría… ¡pero todo valía la pena por Radiohead!
En cuestión de minutos ya nos encontrábamos divisando los carteles del Club Ciudad de Buenos Aires…y casi nos agarra un ataque cuando vimos una cuadra, dos cuadras, tres…cuatro… ¡y no sé cuántas cuadras de personas haciendo cola! Seguramente las primeras personas de la fila habían pasado el día entero esperando para encontrar el mejor de los lugares…
Nos bajamos del colectivo y nos dirigimos al último lugar de aquella extensa fila…allí sí que había un montón de chicos y chicas con remeras de Radiohead. También estaban los típicos vendedores y vendedoras de remeras que tarareaban “¡Remeras, remeras con las fechas, musculosas!…” y no sé que otras palabras como si estuvieran vendiendo helados en una playa en vez de remeras de Radiohead en un recital…
Comenzamos a buscar remeras de bandas… había personas con remeras de The Clash, Joy Division, The Cure, The Beatles, Muse, Blur, Led Zeppelin, entre muchas otras… Como era de esperarse…¡había muchas personas con remeras de Pink Floyd! ¿Cómo no iba a ser así? Si Radiohead es considerada por la crítica como la banda sucesora contemporánea de Pink Floyd. Creo que hubiera pagado el doble de lo que pagué por ir a verlos…
Por fin estábamos dentro del Club Ciudad…por fin situados perfectamente a no muchos metros del escenario…
Comenzó el recital de La Portuaria. Obviamente…no nos gustó la banda, no es nuestro estilo. Yo reconocí entre los temas que tocaron uno que se llama 10.000 Km. porque vaya a saber por qué lo tengo guardado en la computadora. Lo bueno de ese momento del recital fue que en una de las últimas canciones invitaron a Fernando Ruiz Díaz, el cantante de Catupecu Machu a cantar con ellos. Fue el único momento en el cual se levantó el recital y la gente comenzó a ponerse en onda, porque mientras tanto todo lo que escuchamos fueron críticas y ganas de que terminen de tocar…
La gente cada vez se amontonaba más…y yo sentía que me asfixiaba. Los roces, el humo de cigarrillos y de porros…lo poco que había descansado…la inmensa cantidad de personas…todos tan pegados a mí…hicieron que poco a poco comience a sentirme incomoda…pero sin dudas en ese lugar me quedaría.
Ya estaba a punto de comenzar el recital de Kraftwerk…cuando de repente un grupo de hombres bastante anchos y robustos comenzaron a adelantarse entre el tumulto de gente sin dar opciones a cualquier tipo de rehúso por su falta de moral. Obviamente…eran fanáticos de aquella banda que tan pocas ganas tenía yo de escuchar.
Aún seguíamos en nuestro lugar privilegiado cuando la puesta en escena de la banda alemana comenzó a montarse. Y yo no hacía más que quejarme por lo desagradable que me parecía todo lo que mis ojos veían.
Quizás peque de ignorante…porque mis conocimientos sobre música electrónica sinceramente son nulos…pero todo lo que luego del recital pude leer sobre esa banda no hizo más que desagradarme. Y realmente no me importa la gran influencia que generaron en la historia de la música, no me interesa que sean los padres de la electrónica o que sean considerados una banda tan influyente como lo fueron mis tan amados Beatles…
Lo que mis ojos vieron desde el momento en el cual del escenario quitaron los instrumentos de La Portuaria para dejarlo decorado tan solo con cuatro ordenadores que luego pasarían a ser los únicos instrumentos de estos cuatro señores mayorcitos…fue totalmente desagradable. Y hay algo que nadie puede cuestionarme: soy una persona totalmente amplia musicalmente, tolero muchísimos géneros de música e incluso hasta intento hacer un esfuerzo por comprender a las personas que escuchan cumbia cuando yo realmente la detesto.
Cuando comenzaron a sonar esas canciones que tanto me desagradaron…en lo primero que pude pensar fue en mis interpretaciones sobre la película 2001: Una Odisea En El Espacio. Cuando vi esa película uno de los tantos interrogantes que me planteé fue el siguiente: ¿Terminarán algún día la tecnología y las maquinarias acabándonos por completo? Es que desde mi opinión…Stanley Kubrick nos estaba adelantando lo que inevitablemente ocurre en nuestra actualidad: la tecnología se ha convertido en una de las principales fuerzas de poder y control sobre la sociedad…haciéndonos olvidar de cuáles son las cosas esenciales en esta vida.
Y eso fue lo que precisamente me transmitió Kraftwerk. Esos cuatro señores mayores me parecieron cuatro robots deshumanizados, cuatro máquinas sin corazón. Nada de lo que hoy pueda llegar a averiguar sobre su enorme trayectoria me hará cambiar de opinión. Y fue realmente una lastima que esa banda haya sido telonera de Radiohead (y no me importa si Thom es un fanático…), ya que hoy tuve que embroncarme leyendo como muchos seguidores de esa “música” se quejaron opinando que en realidad Radiohead debería haberlos teloneado a ellos. Creo que fue un error haber juntado dos públicos diferentes en un mismo recital, porque estoy convencida de que fueron muy pocas las personas que fueron al recital a ver a las dos bandas.
Mi repulsión hacia esa música se incrementó en su mayor esplendor al ver como muchos de sus seguidores bailaban robotizados al ritmo de las “canciones”. Lo único que yo pude observar eran cuatro robots sin corazón subidos a un escenario con cuatro computadoras quizás con más sentimientos que ellos.
Desde mi opinión…la música va más allá de los ordenadores. Creo que tranquilamente podrían haber puesto un CD que reproduciera sus malditas canciones y haber borrado del escenario a esos cuatro señores, porque prácticamente era lo mismo. Yo necesito instrumentos, yo necesito voces humanas…para que la música me llegue al alma. No hubo forma alguna de que yo pueda sentir esa música…es totalmente imposible para una persona sentimental como lo soy yo que ese tipo de música que a muchos hipnotiza me pueda llegar a tocar.
Lo que más me desagradó fueron los videos que pasaban por la pantalla, con palabras aún más vacías… como Computer World, The Man Machine, Radio-Activity, Communication…pero estallé del nerviosismo cuando leí… ¡Money! ¡MONEY!
Y no solo palabras…sino también una sucesión de números vacíos invadiendo todas las pantallas… ¡Por favor! ¡Qué horrendo! ¡Parecían cuatro soldados nazis! Definitivamente: no existe forma alguna de la cual yo pueda comprender el sentido de esa música, ni siquiera puedo considerarla como “música”, no hay forma alguna de que algo tan vacío logre transmitirme algún tipo de emoción, jamás podré emitir una sola crítica positiva sobre ellos…signifiquen lo que signifiquen para muchas personas.
Pero todo valía la pena por Radiohead, me dije interiormente…cuando estaba a punto de desmayarme por encontrarme casi aplastada por las personas que poco a poco comenzaban a inquietarse por faltar tan solo minutos para que Thom, Ed, Jonny, Colin y Phil se suban al escenario…
Por fin los señores mayorcitos abandonaron completamente el escenario…ya era hora de que comenzaran los preparativos para que Radiohead diera sus primeros suspiros en un recital argentino.
Un enorme fondo de LEDs pasaría luego a proyectar imágenes de la banda. Varias hileras de tubos lumínicos comenzaron a aparecer colgando del techo hasta pocos metros del escenario, cinco panales de luces que podían acomodarse a distintas alturas y una parrilla de luces superior del mismo ancho que el escenario. Todos los artefactos pasarían a cambiar de colores según el clima requerido por cada canción.
El momento por fin había llegado…pero el ambiente cada vez se tornaba más denso. Muchas personas que antes habían estado atrás intentaban adelantarse, y los empujones y roses incómodos no tardaron en manifestarse.
21:15 horas…los integrantes de Radiohead ya estaban sobre el escenario. Yo no lo podía creer. Radiohead y el amor de mi vida frente a mis ojos… ¿qué más se podía pedir?
Pero hubo algo que lamentablemente no se pudo obviar: vivimos en Argentina. Y nuestra sociedad diariamente nos demuestra que más que una civilización es un rebaño de animales en celo. Aunque incluso a veces los animales son más civilizados que gran parte del pueblo argentino…
Una gran parte de las 30.000 personas que colmaban el estadio comenzó a desordenarse y a empujarnos cuando con mi amor queríamos disfrutar de la primera canción que dio comienzo al recital: 15 Step.
Definitivamente…no había forma alguna de disfrutar el recital de esa manera. La verdad es que no lo entiendo, ¡Radiohead no es una banda punk rock como para que todos se quieran poner a hacer pogo! Radiohead es para disfrutar en tranquilidad, no entiendo como la gente puede ser tan desagradable a veces…cómo pudieron ponerse a empujar así, porque definitivamente: no disfrutaban ni dejaban disfrutar. En ese momento lo único que pensé fue: un 90% de las personas me da asco.
Y lamentablemente (lamentablemente solo para ese momento)…solamente pudimos ver a la banda desde cerca durante instantes…porque después de todo el desastre que se armó ni bien salieron a escena…mientras sonaba Airbag…no nos quedó otra que dirigirnos hacia atrás.
Con toda la bronca del mundo nos fuimos alejando más y más del escenario…y terminamos parándonos a un costado, desde donde se veía poco y nada. Delante de nuestros ojos teníamos un par de fanáticos sentados sobre el arco de rugby… ¡me moría de ganas de subirme ahí también!
Noté que mi amor no estaba bien…y yo tampoco lo estaba. Era el recital que él había estado esperando desde hacía años, era el recital de su vida… me puse mal porque él estaba mal, y también me puse mal por la bronca que me generó la situación…
En There There aún estábamos sin comprender lo que nos estaba ocurriendo…
Sonaba All I Need mientras nos besábamos y nos abrazábamos fuertemente…pero yo aún notaba que él estaba mal…que sus ojos comenzaban a predecir una tormenta…
Kid A, Karma Police…lo lindo de ese momento triste fue llamar por teléfono a un amigo para cumplirle mínimamente un sueño y hacérsela escuchar…
Pero si hay algo que en esta vida aprendí es que de las caídas se aprende, que de las caídas uno puede tomar fuerzas y levantarse, que incluso en la tristeza hay belleza y que si uno logra ver las luces que se esconden en la oscuridad puede salir adelante…
Finalizaba Nude…y comenzaba a sonar Weird Fishes / Arpeggi… en el mismísimo instante en que los dos quebramos por completo. Nos abrazamos fuertemente…y lloramos, lloramos de bronca, de impotencia…de resignación al notar que nos encontrábamos en el momento que habíamos esperando durante años…sin poder disfrutarlo como era debido…
Pero fue precisamente en ese momento…cuando sonaban aquellas palabras totalmente acordes a nuestra situación…
Fue en ese instante cuando recordamos que nada de todo lo que nos estaba ocurriendo importaba…fue en ese instante cuando recordé que en esta vida yo ya había ganado…al haberlo encontrado.
Nos teníamos el uno al otro y eso era lo más importante…que ambos nos habíamos encontrado. Sus ojos me hipnotizaban…sus ojos me hipnotizan. Fuimos comidos por gusanos que nos arrastraron hacia un lugar que no habíamos deseado…y caímos, y tocamos fondo…y lloramos… ¿pero como no quedarnos allí? Sería totalmente loco no seguirlo a dónde él me llevara…
Somos peces…somos pececitos…y fuimos comidos por gusanos…pero escapamos. Escapamos a nuestro propio mundo. El se sumergió en mis ojos y yo me sumergí en los suyos. Nada más importaba…porque nos habíamos encontrado, porque nos teníamos el uno al otro, porque nos amamos…
Escapamos, eso fue lo que hicimos: escapar de esas tontas personas que no saben disfrutar de un recital…escapamos para disfrutarlo a nuestra manera…y desde ese momento, desde el momento posterior a nuestras lágrimas…disfrutamos del recital de una manera diferente…de una manera única…convirtiendo ese día en uno de los días más felices de nuestras vidas.
Nos calmamos completamente gracias a una agradable propuesta que él me hizo mientras sonaba Nacional Anthem…
Comenzó a sonar The Gloaming…mi amor supo distinguir claramente cada una de las canciones. A mí definitivamente… aún me hace falta una buena dosis de Radiohead para poder distinguirlas…pero gracias a él pude hacerlo yo también.
Insistí en proponerle que si quería volveríamos al lugar donde nos encontrábamos desde un principio…pero él es incorruptible, y eso hizo que lo ame aún más de lo mucho que lo amo…él no quiso hacer lo mismo que nos habían hecho a nosotros…por nada del mundo se pondría a empujar gente para ganar un lugar privilegiado en ese recital…Además sabíamos que de esa manera sería imposible disfrutarlo.
Cuando sonaba No Surprises volví a sentir la melancolía rozándome el alma… recordé las incontables veces que había llorado escuchando esa canción…
Pero esa melancolía se borró por completo cuando decidimos buscar otro lugar para disfrutar aún más del recital…y terminamos en el mejor lugar donde podríamos habernos encontrado. Decidimos quedarnos allí hasta el final del recital. No podíamos divisar claramente a los integrantes de la banda…pero allí la gente estaba tranquila y nadie se encontraba molestando a nadie.
Estábamos perfectamente de frente al escenario…quizás un poco lejos… pero observando la magia de esas luces brillar al mismo tiempo que la increíble voz de Thom Yorke se nos colaba en cada partícula del cuerpo…
Completamente a gusto con el lugar que habíamos encontrado, completamente conformes con el recital...nuestro sueño comenzaba a hacerse realidad mientras sonaban Pyramid Song, Street Spirit y Jigsaw Falling Into Places…acompañadas de un espectáculo de luces que iban totalmente acordes con cada canción…y nos hacían perdernos aún más en la magia de la música.
Con una palabra resumo gran parte del momento que marcó un antes y un después en ese día: Parliament. Con esa palabra que toma sentido unida a la odisea que realicé con un billete de dos pesos en la mano que en mis manos se quedó gracias a un simpático chico que me regaló su cajita semi vacía.
Acto seguido: ante mis ojos divisé la imagen más sexy que vi en toda mi vida. No podía creer lo que estaba viendo…él estaba increíblemente sensual, como nunca antes lo había visto. Ese detalle posando en sus labios lo volvía más sexy todavía…y sus cabellos humedecidos incrementaban mis deseos de besarlo como nunca antes lo había hecho.
Mi yo vulgar salió a flote y sin dudarlo un segundo le confesé al oído unas breves pero significativas palabras que encerraron todo lo que sentí en aquel momento…
Los dos estábamos completamente perdidos en la música, sintiéndola, disfrutándola inmensamente…
Cualquiera que se hubiera detenido a observarme en ese momento hubiera jurado que yo estaba drogada, porque a pesar de no estarlo…yo estaba tan lejos volando con esas hermosas melodías que me sentí totalmente fuera de mí misma…perdida en las canciones, perdida en la grandeza de una de las mejores bandas de rock de la historia… fue una experiencia realmente genial. Me perdí en las luces que acompañaban cada tema, volando lejos con los aviones que estuvieron presentes en el cielo durante todo el recital…y que mucho más lindos se veían cuando ya era de noche. Volando lejos con la voz de Thom, sumergiéndome en la esencia de cada uno de los instrumentos. Lo vuelvo a confirmar: no hacen falta drogas para volar.
Como lo dijo Diario Uno: “Es que en escena, los integrantes de Radiohead son tal cual uno podría imaginarlos. Jonny Greenwood (guitarra e instrumentos varios), Colin Greenwood (bajo y sampler), Ed O'Brien (guitarra y piano) y Phil Selway (batería) se entregan con absoluta concentración a reproducir en vivo las melancólicas melodías del grupo, mientras que Thom Yorke (voz y guitarra) entona las canciones con los ojos entrecerrados, como si estuviera en un trance, y por momentos se entrega a un baile casi epiléptico.”
A lo largo de todo el concierto…las pocas palabras que Thom emitió al público fueron tímidos “Gracias”…pero amé que así haya sido. En un momento de la nada misma lo escuchamos saludar con un agradable “¡Hi!”…La ternura de su voz lo expresaba todo…y su calidez se manifestó claramente cuando sorpresivamente… ¡se puso a corear junto al público!
Sin dudas ver en vivo a una banda hace que nuestro fanatismo se eleve a la decimoquinta potencia…ya no puedo ver fotos de Radiohead sin estremecerme por completo, sin morirme de ganas de volver a revivir esos momentos…
Me hubiera gustado poder verlos más de cerca…para traerme conmigo claros recuerdos de cada uno de los integrantes…pero estoy convencida de que no lo hubiera disfrutado tanto como lo disfruté entre tanto tumulto, empujones y brutalidad.
Luego de la exaltación de Idioteque y Bodysnatchers…en donde el Club Ciudad se transformó en una especie de discoteca…llegó un momento que estoy segura nadie se esperaba…y que sin dudas pasó a formar parte del momento más emotivo del recital.
Comenzamos a oír una tierna voz que en ese momento –al no poder ver a los integrantes de la banda- pensamos que se trataba de Thom…pero luego nos enteramos de que en realidad había sido Ed…
Las siguientes palabras me erizaron la piel…y nos hicieron derramar una lágrima…no podíamos creer lo que estábamos escuchando. Las palabras sonaron tan sinceras, tan provenientes de lo más profundo del corazón…
“(…) Hace mucho tiempo que esperábamos venir. Y esta noche es un sueño hecho realidad. Sabemos que hoy es un día importante en Argentina. Es el aniversario 33 del golpe militar. Queremos dedicar la siguiente canción a todas las víctimas que sufrieron, a los que perdieron a sus seres queridos, a los que fueron encarcelados, torturados y a los que desaparecieron. Gracias. Esto es How To Dessapiar…”
No existía mejor canción que How To Dessapiar Completely para ese momento. La energía que sentí no se compara con nada. Mi corazón comenzó a latir fuertemente mientras la mayoría de los presentes comenzaron a cantar al unísono “¡Ay, Ay, Ay, Ay!… ¡El que no salta… es militar!”
Un receso fue proseguido por la tan ansiada Videotape…
Seguimos disfrutando intensamente del recital con la adrenalina que se produjo gracias a Paranoid Android, mientras las luces del escenario se transformaban en una especie de arco iris psicodélico…y nos cantamos mirándonos a los ojos aquella frase de House Of Cards que yo le hubiera dedicado sin pensarlo en aquel septiembre del 2007 cuando lo conocí… “I don’t wanna be your friend…I just wanna be your lover”.
La adrenalina seguía aumentando con Reckoner y Planet Telex…y no nos importó haber estado sin descansar, haber estado sin comer…con las piernas destrozadas y nuestro cuerpo agotado…porque todo eso desapareció cuando nos perdimos en la magia de ese día que sin dudarlo un segundo pasará a ser uno de los más importantes de nuestra vida…y seguramente de muchas vidas más…
Ya habían pasado dos horas de show…estábamos todos conformes pero sin dudas con ganas de más…la voz de Thom permanecía impecable…Radiohead sonaba en vivo perfectamente como en cada uno de sus álbumes de estudio…
Comenzaron a sonar los primeros acordes de la serena Go Slowly...la única canción que tocaron de los lados B de In Rainbows.
Luego nos sumergimos en las atrapantes líneas de 2+2=5 cantando “Payin’ Attention, Payin’ Attention…” queriendo que ese momento durara para siempre…
Una explosiva versión de Everything In It’s Right Place parecía ser la cereza del postre pero como sorpresa final tuvimos nuestra merecida versión del primer éxito de Pablo Honey…
Radiohead se despidió volviendo a sus comienzos, a sus raíces… y así fue como entre besos y abrazos nos cantamos al oído Creep...también quizás recordando aquel 2007 cuando recién nos conocíamos…con la diferencia de que en este 2009 ya no tendré que soñar con amores imposibles…porque él está a mi lado, porque mis sueños se han hecho realidad…


Gracias Radiohead.
Gracias a VOS.

3 comentarios:

  1. La Portuaria es una banda nacional con trayectoria! Y Kraftwerk... ya lo leiste; en su momento fueron muy importantes. Ojo, a mi tampoco me gustan, pero me saco el sombrero ante ellos porque hicieron un poquito de historia.

    Qué linda historia!
    Yo también odio que la gente haga pogo, NO LO ENTIENDO; y no se cómo voy a hacer para sobrevivir al recital de Avril Lavigne (si alguna vez vuelve ¬¬).
    Me alegra que hayas podido superar eso y disfrutar del recital. :)

    ResponderEliminar
  2. =O bien porque lo pudiste disfrutar pero lo mejor de recital es el pogo mas en uno de metal yo estoy a punto de salir para ir a ver a maiden y espero ansioso el POGO!!!! es mas de las bandas que estan me gustan 3 asi que voy a tener varias horas saltando!!!! =DD

    ResponderEliminar
  3. D E F T O N E S

    Así le doy fin a mi noche "pesada"... :P en más de un sentido :P jaja! :P

    E X C E L E N T E B A N D A

    ((No me acuerdo si te la había nombrado MI VIDAAA ^^))

    Excelente la voz de su cantante, Chino Moreno, ES HIPER MELÓDICA... (L) ME ENCANTAAA (L)

    Y ES COMPLETAMENTE IMPOSIBLE QUE TE PUEDA EXPLICAR LO MUCHO QUE TODA MI VIDA AMÉ ESTE INCREÍBLE TEMAZO:

    Be Quiet And Drive (Far Away) (8)

    http://www.youtube.com/watch?v=ttmHqWwLvVQ

    Now drive me far
    Away...
    Away...
    Away...
    Far away
    I don't care where, just far
    Away...
    I don't care where, just far
    Away...
    I DON'T CARE WHERE, JUST FAR
    AWAY...
    I DON'T CARE!

    Te gusto HERMOSAAA??? ^^ (L) ^^
    Espera a escuchar el cover que hizo RADIOHEAD entoncesss!!!!! :D :D :D :D :D

    ES UNA P E R L A. Y no era para menos ;) ;) ;)

    TE VA A ENCANTARRR!!!!! :D (L) :D (L) :D

    ^^ For you Penny: ^^

    http://hypem.com/track/632605/Radiohead-Be+quiet+and+drive

    (L) :) (L) (: (L)

    S O S
    T A A A N N N
    P E R F E C T A
    Y
    D E L I C A D A
    P R I N C E S I T A

    (L) :) (L) (: (L)

    ResponderEliminar

Speak to me...