domingo, 3 de mayo de 2009

"ἓν οἶδα ὅτι οὐδὲν οἶδα"


Sabía que al comenzar mis lecturas universitarias me pasaría exactamente lo mismo que el año pasado. Porque es lo que me ocurre periódicamente desde hace aproximadamente cuatro años.

Si hablo del aprendizaje, soy ambiciosa e inconformista, soy insaciable e insoportable. Cargo día a día con una mochila que con el tiempo aumenta considerablemente su peso, cargo día a día con la mochila de las dudas, las preguntas y la ignorancia.

Lo sé, todos somos ignorantes, solo que no todos ignoramos las mismas cosas. Pero mi meta a lo largo de mi vida siempre será aprender todo lo que esté a mi alcance, no soporto un día en el cuál nada haya aprendido, sean aprendizajes vulgares de la vida cotidiana, sean aprendizajes que me sirvan para cultivar mi espíritu interior, sean aprendizajes empíricos o teóricos, científicos o amorosos.

Lo quiero todo, quiero saberlo todo… y termino cayendo en la cuenta de que en realidad siempre sabré poco y nada. Pero al menos quiero intentarlo…aunque me hunda mil veces en la incertidumbre, aunque enloquezca (incluso a veces literalmente) intentando aprender más, más y más.

No tolero la ignorancia, no soporto cuando alguien me habla de un tema y yo no sé nada al respecto. Necesito preguntar, preguntar y preguntar hasta por lo menos tener ideas generales sobre el tema en cuestión. Necesito argumentar, realizar críticas y si fuera por mí…escribiría o llevaría el control de todo lo que aprendo diariamente, de absolutamente todo…pero por lo menos soy consciente de que eso es imposible.

Mi espíritu escéptico me impide conformarme con llanuras, cuando me sumerjo en los conocimientos sobre un tema específico…no puedo quedarme allí. Siempre necesito más, siempre necesito ir más allá…porque un tema me lleva al otro, porque puedo saber de aquello pero no de aquello otro, porque enloquezco con el solo hecho de pensar cuántas cosas son las que desconozco completamente.

Me deprimo, me frustro…cuando noto que me faltan las bases necesarias para comprender ampliamente un tema, y más profundo me hundo en los mares de la perdición cuando compruebo que no me alcanza el tiempo, que por más que me pase todo el día leyendo siempre quedarán espacios vacíos por explorar.

Intento ser racional y comprender que la vida es demasiado corta para mis grandes ambiciones intelectuales…pero luego caigo en la cuenta de que si muchas personas lograron adquirir una enorme cantidad de conocimientos quiero pensar que yo también voy a poder hacerlo. Pero luego deviene nuevamente la frustración…y termino por convencerme a mí misma de que quizás no soy lo suficientemente inteligente para procesar tanta información, de que mi memoria quizás me juega en contra, de qué nunca podré lograr aunque sea un mínimo porcentaje de todas mis metas.

Quizás mi principal problema es que no puedo volcarme solo en una cosa, quizás mi problema sea que intento emprender cientos de objetivos y nunca termino concluyendo ninguno por completo.

Pero es que lo quiero todo. Es que si fuera por mí incluso me encantaría saber sobre matemáticas, que fueron las ciencias que toda mi vida estuve esquivando. Lo quiero todo, pero tampoco quiero que mi vida pase por ese lado, también quiero vivir mi vida, y vivir todas las cosas maravillosas que tienen lugar en ella.

Y siempre es el tiempo…el tiempo que corre. Y me reprocho a mí misma no haber poseído estos pensamientos desde mis primeros años, y me reprocho a mí misma no haber aprendido cosas que a estas alturas considero que ya tendría que saber.

No puedo ver los espacios que llené, lo único que mis ojos ven son los infinitos espacios vacíos, las infinitas cosas que no sé y que quisiera saber. Es que lo quiero todo…lo quiero todo. Quiero saber sobre todo. Porque todo me interesa, porque ¡absolutamente todo me interesa! No discrimino ningún tipo de conocimientos aunque admito que mis preferencias sí poseen discriminaciones…pero al momento de aprender, quisiera conocerlo todo: desde las primeras preguntas planteadas por los filósofos de la Antigüedad, hasta la última canción del último CD de mi banda preferida. Quiero aprender incluso aquellas cosas que a cualquiera le parecerían inútiles e intrascendentales.

Mi mente es tan abierta que jamás podría rechazar nada, no hay nada que no me gustaría aprender, ningún punto de vista ante el cual me daría a torcer. Incluso sería capaz de mantener una conversación con un sacerdote ortodoxo a pesar de diferir en absolutamente todos sus pensamientos…tan solo para alimentar mi espíritu crítico.

Sé que el primer paso ya lo hice hace tiempo: admitir mi ignorancia. El hecho de ser una persona curiosa, el hecho de estar sintiendo todas estas cosas que ahora estoy sintiendo…se que por un lado es una gran ventaja.

Pero mis ambiciones intelectuales resultan ser utópicas, son de tal calibre…que siempre voy a estar perdida entre estas palabras. Queriendo saberlo todo, todo, todo…y llegando a la conclusión de que en verdad no sé casi nada.

Sé que es imposible aprenderlo todo, pero al menos tengo el resto de mi vida para intentar llegar hasta dónde pueda.


sábado, 2 de mayo de 2009

Naif II









































































Pictures for YOU.
6 de Febrero del 2009.

Sisters







The Square.
6 de Febrero del 2009.

viernes, 1 de mayo de 2009

Naif














06-02-09

Campo acuarelado




Campos al acuarela...
06-02-09

=)

Él es una perfecta excepción para la estúpida frase dicha por mujeres ignorantes que reza "los hombres son todos iguales". Él es mi hermanito del alma, y con eso lo digo todo.




Ellos son de esas personas que tenés ganas de conocer durante toda tu vida porque notás que "algo" tienen, que se resaltan entre las masas... y que al tener la suerte de conocerlas te das cuenta de las razones por las cuáles querías que formen parte de tu entorno. Son de esas personas interesantes, demasiado interesantes...que no podés dejar de admirar. Inteligentes, cultos y por sobre todas las cosas: excelentes personas que nunca podría haber dejado pasar.






Con ella no me hacen falta palabras: nos miramos, sonreímos, y nos decimos absolutamente todo. Es simpática, divertida y resalta entre las demás. Conoce Radiohead y escucha mucho rock internacional. Tiene un padre copado que la lleva al colegio escuchando rock...y disfruta de los pequeños placeres de la vida como Amélie y como yo...