martes, 30 de junio de 2009

Love buzz!



Espontaneidad

Espontánea y Natural.


Quiero verte la cara
brillando como una esclava negra
sonriendo con ganas, nena.

Lejos, lejos de casa
no tengo nadie que me acompañe a ver la mañana.
Y que me de la inyección a tiempo,
antes que se me pudra el corazón.
Ni calienten estos huesos fríos, nena.


Quiero verte desnuda
el día que desfilen los cuervos
que han sido salvados, nena.

Sobre alguna autopista,
que tenga infinitos carteles
que no digan nada.


Y realmente quiero que te rías
y que digas que es un juego no más.
O me mates este mediodía, nena.

Entrando al cuarto, volando bajo
la alondra ya está cerca de tu cama, nena.
Quiero quedarme, no digas nada
espera que las sombras se hayan ido nena.



No veas mi capa azul
mi pelo hasta los hombros.
La luz fatal
La espada vengadora.
¿No ves que blanco soy, no ves?
¿No ves que blanco soy, no ves?

Quiero quemar de a poco
las velas de los barcos anclados
en mares helados, nena.

Este invierno fue malo
y creo que olvidé mi sombra en un subterráneo.
Y tus piernas cada vez más largas
saben que no puedo volver atrás
La ciudad se nos mea de risa, nena.


Eiti Leda
Serú Giran

Fotografías: 08/02/09

viernes, 26 de junio de 2009

About a girl


Ni el mejor de los boliches, ni la mayor de las fiestas...podrían jamás compararse con nuestras noches de sábado envueltas en velocidad, placeres gustativos...y por sobre todas las cosas: la voz de Kurt Cobain como la mejor de las compañías.


Te amo hermosa.

"Uno hace lo que se es"


11-05-09, 10:32 p.m.


Esta tarde, haciendo cinta en el gimnasio…me detuve unos minutos a observar una película que estaban pasando en el televisor frente a mis ojos. No sé qué película era…pero un diálogo en particular entre Morgan Freeman y una mujer me hizo pensar nuevamente en un tema que en la mañana ya había rondado por mis pensamientos: la relación de la escritura con mi vida cotidiana.

En el diálogo, Morgan comentaba que en realidad "uno no hace para llegar a ser”, -cómo le contra argumentó su interlocutora- sino que "uno hace lo que se es”. Él realizó una diferenciación entre dones naturales y adquiridos, diciendo que algunas personas nacen con un don, y otras van descubriendo que les gusta hacer con el transcurrir del tiempo y las experiencias. Yo no voy a entrar en la eterna discusión naturaleza/cultura, pero si voy a tomar las últimas palabras del diálogo como relevantes y totalmente aplicables a los objetivos de mi vida…

Cuando ella le preguntó qué sucedía si uno le daba la espalda a su don…Morgan simplemente contestó que de esa manera, uno se estaría dando la espalda a sí mismo. Y fue aquí cuando me detuve unos minutos a reflexionar…y nuevamente me prometí a mí misma jamás dejar de escribir, jamás dejar de hacer todas aquellas cosas que tanto me gustan, todas aquellas cosas que hacen que yo sea lo que soy…


¿Escritura o Psicología?


Si debería dar la respuesta teniendo en cuenta mis deseos, respondería sin dudarlo Escritura. Pero la realidad me demuestra que desde que comencé mi carrera universitaria, el mayor tiempo de dedicación se lo lleva la Psicología, pese a que ninguna otra actividad intelectual me hace sentir tan realizada como la Escritura.

A pesar de todo, tengo bien en claro que en un futuro me arriesgaré por mis sueños e intentaré llegar a ser escritora a mayores niveles, pero ante el fracaso…se que contaré con una profesión que sustente aquel futuro si mis sueños de escritora son frustrados. De cualquier manera, nadie ni nada jamás lograrán hacer que deje de escribir, aunque solo lo haga para mí misma.

Ahora bien, volviendo a la pregunta, ¿no se podría tachar ese “o” e intercambiarlo por un “y”? La pregunta sería: ¿Escritura y Psicología? De esa pregunta se desprendería la siguiente: ¿Es posible una fusión?

Y la respuesta afirmativa es más que clara. ¿A caso sería posible desprender la Escritura de alguna actividad académica? La Escritura es inherente a cualquier estudio, profesión, trabajo y actividad intelectual. Es inherente a la vida misma, todo lo podemos traducir en letras, todo lo podemos escribir. El hecho de que ciertas cosas como los sentimientos, nos resulten inabarcables con palabras, no impide que no podamos escribir sobre ellos.

Por primera vez pude trasladar mi principal pasión a mis estudios universitarios, por primera vez pude adaptar la escritura a una materia de la Facultad: Trabajo de Campo.

Cuando me tocó realizar la fundamentación de nuestra investigación sobre el Síndrome del Burnout, la escribí sin detenerme demasiado en detalles y correcciones, pero siendo consciente de que era una buena oportunidad para poner a prueba mis capacidades como escritora.

Por primera vez pude sentirme realizada gracias a la escritura en el ámbito universitario. Al leer tímidamente mi fundamentación…pensando que el profesor -teniendo en cuenta sus grados de exigencia- me corregiría absolutamente todo…me encontré con una cara conforme que permaneció neutral por unos segundos y que luego me formuló la siguiente pregunta: ¿Qué estudiaste antes?.

Fue tan solo esa pregunta el motivo para que me sienta más que feliz todo el día. Con un poco de vergüenza le contesté que no había estudiado nada, que simplemente me encantaba escribir. Y me dijo que se notaba, porque la fundamentación estaba bien redactada. Todavía no puedo creer que el señor perfección no me corrigió nada…aunque posteriormente nos encontramos debatiendo sobre otros aspectos de la investigación y no pudimos llegar a un acuerdo, el hecho de que haya pensado que estudié algo antes de Psicología, fue motivo suficiente para que me sienta motivada a continuar escribiendo…

¿Tiene algún sentido escribir estos párrafos tan solo porque una pregunta me hizo sentir bien? Quizás no, porque en definitiva…fue una estupidez, pero creo que nada seria de mi sin esas “estupideces”, porque vivo y me alimento de detalles.


Penny Lane

jueves, 18 de junio de 2009

Cosas de niños…

























Anoche vi a una niña en el cuerpo de una joven de diecinueve años, jugando con un niño en el cuerpo de un joven de veintiún años. Estaban arrodillados en la vereda de una casa de campo jugando con fuego, convirtiendo en cenizas las pruebas materiales de alguna divertida travesura, intentando que el viento no apague las llamas.

Los ojos de un niño nunca ven como los ojos de un grande, los ojos de un niño ven grandezas en la simpleza, ven encantos en lo cotidiano, ven maravillas en la sencillez.

Los ojos de la niña parecían desorbitados…cuando en realidad estaban totalmente concentrados contemplando una escena, contemplando la magia del cielo que se asomaba frente a ellos.

Nunca una noche había sido tan estrellada. Una estrella fugaz cayó desde lo alto, a la velocidad de tan solo 2 Km. por hora…Desde el campo se podía vislumbrar incluso la materia negra del firmamento, todas las estrellas parecían haberse puesto de acuerdo para mostrarse, para que la niña pueda maravillarse tan solo observándolas. Las oscuras sombras de los árboles estaban perfectamente delimitadas, formando un espectáculo visual en el medio de la nada. Era imposible intentar describir con palabras tanta belleza.

Una asociación libre de palabras la dejó totalmente atónita, ella no podía controlar el hilo narrativo…sin embargo no hacía otra cosa más que reír, reír, reír y reír. Su inconsciente posaba sobre la mesa. ¡Él había tomado el control!

Dentro del cesto de la basura había un hipopótamo con hambre, emitiendo crujidos desde su estómago. Y las gotas de agua de la canilla que había quedado accidentalmente abierta…parecían caer con toda la fuerza del mundo emitiendo un sonido penetrante. El agua que se desprendía de la canilla provenía del molino pero estaba caliente, quizás en realidad estaba fría, pero las manos de la niña sabían que estaba tibia.

Al frotar sus manos con la gaseosa esparcida sobre la mesa…las sensaciones de suavidad y aspereza variaban constantemente inducidas por sugestión. Pero el caballo del patio jamás apareció…aunque algunos creyeron haberlo oído, el decidió no mostrarse.

Por primera vez en la vida parecía la niña estar probando el chocolate. Nunca lo dulce había sido tan dulce, ni lo salado había sido tan salado. El tiempo no existe. Uno puede comer una masita salada en un siglo si es que así lo desea.

Madurar no es crecer. Seamos pues, eternos niños inteligentes y al mismo tiempo inocentes. Las células eucariotas son amigas del cantante de Blur, la trasmigración de las almas se aplica a las cajitas de leche.

Efervescencia en la garganta. Para ser felices hay que volver a jugar. Los niños sueñan con volar. Los niños inteligentes saben cómo jugar. Los niños inteligentes son inocentes y siempre van más allá.

Los sentidos deben ser explotados. Susana Giménez y Penélope Cruz fueron aviones en vidas pasadas. Shhhh. ¡Ellas aún no lo saben!

Los niños inteligentes prenden fuego sus travesuras. Los niños son inocentes, pero saben cómo volar.


22-05-09



Fotografía 1 por cortesía de mi querida mamá.

Fotografía 2 por cortesía de mi amigo personal Andrés Politi.