jueves, 23 de julio de 2009

I Remember, Damien Rice & Lisa Hannigan



Hay música que nos traspasa la piel, que se sumerge en lo más profundo de los recovecos del alma, que nos transporta, nos pierde, nos emociona…y nos desespera.

Soy una persona demasiado abierta musicalmente que constantemente está descubriendo nuevas bandas y géneros, pero hacía desde el recital de Radiohead del 24 de marzo en el Quilmes Rock que no sentía lo que sentí anoche al ver una banda en vivo, pese a que solo haya sido a través de este monitor.

Por primera vez no estoy hablando de Pink Floyd, estoy simplemente deleitándome con el éxtasis sonoro que genera en mis oídos un irlandés que poco a poco se está sumergiendo en lo recóndito de mi psiquis.

Por supuesto que no podría estar hablando de otra persona más que de Damien Rice, y al mencionarlo no puedo disociar de su imagen su increíble voz y la sublimidad de su talento.

Como muchos, yo también lo conocí en Closer gracias a The Blower’s Daughter…y desde ese momento no pude dejar de desgarrarme cada vez que escuchaba esa melodía. Estuve meses escuchándola…y vaya a saber por qué no decidí en aquel entonces descargarme alguno de sus álbumes de estudio.

No fue sino hasta comienzos de este 2009, cuando conocí 0…y toda la magia que me había recorrido el cuerpo en cada una de esas madrugadas en las cuáles me perdí literalmente derramando lágrimas de amor con The Blower’s Daughter, se trasladó completamente sobre Cannonball, convirtiendo las penas en alegrías, ilusiones…y esperanzas por el comienzo de un nuevo amor.

No podía dejar de escuchar ese álbum, hay algo en su voz que penetra en lo más profundo de mi ser convirtiéndose en una especie de adicción, las canciones pasaban una y otra vez y jamás me cansaba de escucharlas.

Pero fue en una noche en la cual ya estaba dormida…cuando había dejado el volumen de mis parlantes un poco elevado y me desperté escuchando unas líneas desgarradoras, con un tonada intensa que sobresaltaba entre la armonía de otras canciones…de las cuales luego de volverme a dormir y despertarme al día siguiente tan solo recordé una frase: I remember December.

Esa canción resonó en mi mente durante todo el día, y cuando no aguanté más la curiosidad decidí ver de qué canción se trataba, y fue allí cuando descubrí…perdida entre todas las joyas de ese álbum que no tiene ni siquiera un desperdicio...la canción número 9: I Remember. Y desde aquel momento pasó a convertirse en mi canción preferida del disco, mi asombro fue tan grande que incluso logró superar las dos anteriores.

Fue tras redescubrir esta canción…que comencé a notar que la mayoría de las canciones de Damien no son de amor, puede que más bien sean de desamor…pero es un desamor que en 0 está cargado de nostalgia, tristeza y melancolía…pero que definitivamente en su segundo álbum, 9, ese desamor poco a poco se va mutando en bronca, resentimiento, odio…y entre tanto pensar, deduje que I Remember podría ser una especie de puente de 0 a 9, un adelanto de lo que fueron sus melodías y letras.

¿Qué tiene ésta canción que no puedo dejar de escucharla? ¿Qué esconden esas palabras? No podía quedarme con esas dudas, la información en español que encontré en Internet no me bastó, estuve semanas intentando encontrar una traducción que me satisfaga…pero al no hallarla decidí acudir a un amigo para que me la traduzca. Yo sabía que había algo en la letra que iba más allá de la melodía, pese a que la melodía supera en creces la letra.

Soy una persona que ama profundamente las melodías…pero que siempre necesita ir a las letras, al mensaje…para poder desentramar los sentimientos, las causas, las posibles interpretaciones…es que quizás definitivamente yo sea una persona para las letras…más que para la música, pese a que amo a ambas por igual, en la práctica siempre se me dieron mejor las primeras.

Cuando por fin encontré la traducción, comencé a indagar en la posible historia narrada en la canción. Si hay algo que me atrevo a afirmar es que Damien Rice no deja de rozar una y otra vez la delgada línea entre el amor y el odio, hecho que noté desde la primera vez que leí la traducción de The Blower’s Daughter, cuando la tristeza por ese amor perdido que irradia toda la canción, cuando esas palabras que parecen demostrar que alguien daría la vida por volver con ese amor perdido, se contradicen en la última línea que nos deja perplejos al enunciar ese inquietante: “hasta que encuentre a alguien más”.

El amor que describe Damien quizás roza la obsesión, la posesión, el masoquismo, la traición, es quizás un amor que no puede despegarse del dolor, un amor inherente a la nostalgia, la melancolía, el desgarro, la frustración. Un amor que quizás tan solo se alimenta del sexo…porque si hay un tema que aparece presente en varias canciones es ese: el sexo. Y I Remember no es la excepción…



No solo la letra de I Remember es desgarradora, lo es aún mucho más su melodía en los minutos finales.

En los primeros minutos de la canción escuchamos a la dulzura y a la armonía personificadas en Lisa Hannigan, quien irradia ternura desde las primeras líneas…gracias a la increíble suavidad de su voz.

Si tendría que elegir una situación concreta de la vida para realizar una analogía con la canción, sin duda alguna podría reflejar cada parte de la melodía y de la letra en una relación sexual.

Los dos primeros minutos en los cuáles tan solo nos acompaña la voz de Lisa y unos sutiles acordes de guitarra de fondo…podrían asemejarse a los juegos sexuales previos al acto propiamente dicho, en donde la ternura y las caricias se hacen presentes, en donde todo aún emana calma y leves movimientos.


Recuerdo bien,
La primera vez que vi,
tu cabeza al otro lado de la puerta,
porque la mía dejó de funcionar.

Recuerdo bien,
la humedad en tu cabello.
Yo estaba de pie en las escaleras,
y el tiempo se detuvo.

Te quiero aquí esta noche.
Te quiero aquí.
Porque no puedo creer lo qué encontré.
Te quiero conmigo esta noche.
Te quiero aquí.
Nada me va a poner mal, mal, mal...

Lo recuerdo bien,
viajando en la tormenta,
para verte actuar,
y mis barcos zarpaban.

Lo recuerdo bien.
Estaba parado en tu camino.
Y tu boca, tu boca, tu mente...

Te quiero aquí esta noche.
Te quiero aquí.
Porque no puedo creer lo qué encontré.

Te quiero conmigo esta noche.
Te quiero aquí.
Nada me va a poner mal, mal, mal...

Excepto vos, mi amor. Excepto vos, mi amor...


En cuanto a la letra, se nos hacen presentes los primeros momentos de lo que pudo haber sido una historia de amor, se nos narra el comienzo, en donde quizás todo era enamoramiento y estabilidad, tal como lo anuncia la melodía.

En esos instantes solo están presentes los recuerdos, los primeros momentos juntos, el momento clave en el cuál se conocieron, en donde el tiempo se detuvo y el resto del mundo también, en dónde cualquier frontera por más lejana que sea era acotada instantáneamente por la fuerza de ese amor…¿u obsesión?

La voz de Lisa cambia parcialmente de matiz cuando comienza a hacerse presente el deseo en cada uno de los “te quiero aquí esta noche”, deseo que persiste inmutable durante toda la canción.

Es muy interesante la alusión que hace acerca de la mente tras pronunciar dos veces el recuerdo de sus labios. Quizás se trata de un amor en dónde no solo la atracción se debía al plano físico…quizás también era un amor en el cual se hacía presente una atracción intelectual, dos mentes inquietas y deseantes, que quizás se manipulaban entre sí. Queda abierta la pregunta sobre la naturaleza de ese deseo. ¿Cuál poder de atracción es más fuerte? ¿El de la mente o el del cuerpo?

Todo comienza a teñirse de oscuridad cuando la letra nos anuncia que ese deseo es malicioso, que quizás solo pueda satisfacerse momentáneamente mediante el acto sexual…pero que una vez satisfecho nos hará daño, ya que lo único que puede ponernos realmente mal es ese amor, pero no podemos dejarlo ir, pero no queremos renunciar a él.

Tal es el poder del deseo, que busca cumplirse pese a cualquier “después”, que no ve otra salida más que su concretización en el momento presente, siendo tan fuerte que preferimos satisfacerlo sufriendo todas las consecuencias que vendrán luego.

Entonces, ¿es realmente amor? Puede que quizás solo lo sea desde una de las partes, las líneas que prosiguen nos demuestran claramente como logran fundirse los polos opuestos del amor y el odio…yuxtaponiéndose constantemente.

Luego de unos breves segundos ausentes de palabras, comienza Damien a enunciarnos cómo prosigue la historia. Su voz tan solo en los primeros instantes irradia calma…pero no puede evitar desgarrarse luego de afirmar que ese amor no es más que papel maché.


Vengan los perdidos,
hundidos en los musgos.
Espero que mi sanidad pague el costo,
de borrar la mancha de mi amor,
papel maché.

¿Es amor? Definitivamente no. No es amor. No es nada más que porno. Es solo sexo. Es sexo que quizás alguna vez fue amor, pero ese amor no es más que un recuerdo del pasado, porque hoy nos destruye, nos lleva a la perdición.


Vengan los renacidos,
hagan sonar mi trompeta.
Estoy manejando mal.
Esto no es amor, esto es porno.
Dios me va a perdonar.
Pero yo, yo me castigo con desprecio, desprecio.

Volviendo a la analogía previamente mencionada, la voz de Damien da un giro completo cuando emite la primer línea: “Vengan los renacidos”, en dónde mi imaginación tiende a pensar que quizás este es el primer momento de unión entre los dos cuerpos, este es el momento en el cual uno se abalanza sobre el otro, en el mismo instante en el cual se hace presente la batería quitándole parte del protagonismo a la guitarra. Ya no se miran con ternura, sino con bronca, con pasión desenfrenada envuelta en odio, en odio hacia el otro, en odio hacia uno mismo. “Estoy manejando mal” podría hacer referencia al error que estamos cometiendo, pero no podemos detenernos, sabemos que lo vamos a hacer de cualquier manera. Dios podrá perdonarnos pero nosotros no, nosotros nos castigamos con desprecio, dejando caer nuestras prendas una vez más sin importarnos lo que vendrá.


Quiero escuchar qué tenés para decir de mí,
Escuchar si vas a vivir sin mí,
Quiero escuchar lo que querés.
Recuerdo Diciembre.


Lo están haciendo, se sienten culpables pero no se detienen…porque están desesperados. La voz de Damien vuelve a elevarse sonando más fuerte, pero aún no se eleva a lo más sublime. Se desgarra por completo en el mismísimo instante en el cuál está dentro suyo, en donde el cello comienza a oírse para acompañar a la percusión que cada vez suena con más intensidad, mientras los cuerpos se pierden en la lujuria y nuevamente vuelven a entregarse a esa mentira de la cual no pueden enajenarse.

Los reproches comienzan a hacerse presentes, no pueden escaparse del deseo pero mucho menos del resentimiento. Saben que no pueden vivir el uno sin el otro, saben que sus almas pueden asfixiarse mutuamente pero sus cuerpos se necesitan y se atraen como dos gotas de agua. La bronca se materializa en cuestionamientos sin respuestas cuando los recuerdos siguen haciéndose presentes, pero la respuesta sigue ausente, porque en realidad no saben qué es lo que quieren. La única certeza es la inmutabilidad de ese deseo del cual se alimentan pero que al mismo tiempo los destruye.


Y quiero escuchar qué tenés para decir de mí,
Escuchar si vas a vivir sin mí,
Quiero escuchar lo que querés.
¿Qué demonios querés?

El in crescendo sonoro llega a su punto de clímax cuando la voz de Damien se eleva sobre sí misma, el aumento gradual de la intensidad progresiva no solo se manifiesta en la voz sino también en la percusión, que junto al cello consiguen entramar y manifestar sonoramente el desgarramiento propiamente dicho.

Desgarramiento que no es más que la fusión concretizada de los dos cuerpos en uno, desgarramiento que no es más que el propio éxtasis de la relación sexual, desgarramiento que se transforma en un orgasmo que logró satisfacer el deseo…pero no por completo, porque siempre queda un resto que les permitirá seguirse deseando, pese al odio y al resentimiento.

Las preguntas aún quedan sin responder, porque ninguno aún está dispuesto a vivir sin el otro. Los demonios son invocados ligeramente pero luego la ausencia comienza a manifestarse también sonoramente, cuando las voces poco a poco se van esfumando dando lugar a una percusión que comienza a danzar en el mar de las dudas, y que se eleva cuando la voz de Damien parece quejarse.

Pero las quejas no harán más que alimentar el deseo, porque una línea de bajo intrigante y repetitiva que poco a poco disminuye su intensidad hasta el final de la canción… les recordará que la historia volverá a repetirse, que no podrán desprenderse de su círculo vicioso…porque su deseo aún permanece inalterable…porque su deseo es indestructible e inmutable.


Hasta aquí, mi interpretación de la "versión de estudio".


Y...




Si mi analogía aún no lograba convencerme…anoche no hice más que ratificar mis pensamientos. El video en vivo que descubrí de I Remember me dejó perpleja, atónita…el acto sexual parecía más concreto allí…en dónde la versión original de cinco minutos y medio se transformó en nueve minutos y treinta y cinco segundos de gloria, en dónde no solo tuve la oportunidad de disfrutar la voz desgarradora de Damien, sino que también lo vi desgarrarse físicamente tocando la guitarra como jamás antes lo había visto, finalizando la canción con sudor en su rostro…y esa mirada perdida…que aún no parece saber bien qué es lo que quiere…



23 comentarios:

  1. Puede que sea coincidencia pero justamente escucho Damien Rice en este instante, se me paran los pelos cuando escucho su música.. es como viajar a los lugares que siempre quise estar y con las personas que hubiese deseado su compañía.. sabes?, no te conozco pero me siento triste en este momento, una nostalgia tan amarga que me lleva a la desesperación mas oscura. Y puedo dejar fluir todos mis miedos, mis lágrimas, mi desesperanza en una canción, en unos segundos de melodias tan leales como el mejor amigo.. Me gusto tu post..

    ResponderEliminar
  2. Las canciones de él me encantan. Es increible como escribis,

    ResponderEliminar
  3. Admiro muchísimo cómo podés analizar o darle tanto significado a una canción!!

    ResponderEliminar
  4. q lastima su separacion, ha sido algo muy duro para mi, es musica espectacular, musica en su maxima exprecion.. es una lastima..

    ResponderEliminar
  5. Muy buena tu entrada, hace un tiempo que descubrí a Demien Rice, también comodices con closer y lo he escuchado constantemente, precisamente buscaba unatraducción que me llenara de i remember, porque sentía que era una canción que bueno,desués de tu entrada aún gusta más. Gracias por el deleite.

    ResponderEliminar
  6. al igual que tu, lo primero que se me quedo al escuchar "remember" es "I remember December" (yo también me sigo acordando de diciembre. Siempre). No voy a negar que llore con esa canción reviviendo, inevitablemente, a CGT. Es inevitable no contagiarse de la rabia y melancolía.

    ResponderEliminar
  7. Me parece muy acertada tu análisis de la canción.
    Hoy necesito mas que nunca esta canción (desamor) y he caído en tu blog buscando la letra y aquí me quedé.
    Gracias por tu aportación.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo:
    Me sacaste una sonrisa con tu comentario. Justamente anoche escuchando a Damien me acordé de este posteo que hice hace ya un buen tiempo (¡que gran coincidencia! justamente anoche me puse a pensar en particularmente este posteo), pensaba en que quizás algún día alguien a quién la canción le llegue como a mí lo encontaría y quizás le serviría.
    Ahora veo tu comentario, y me encantaría que me dejes un e-mail o algo para ponernos en contacto.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Como muchos, tambien conoci a Damien por Closer, y al igual que tu me pasaba escuchando The blower`s daughter(hace como tres años atras y De hecho todavia lo hago). Y hace poco, mas o menos como tres dias atras descubri I remember y me dejo alucinando, tanto que siento la desesperacion, el dolor, las ganas de poco menos que sacar mi piel y todo lo que tengo.

    Buenisima analogia!
    Ayer mientras la escuchaba atentamente tambien llegue a algo parecido...

    *Me agrado tu blog!

    ResponderEliminar
  10. Concuerdo con tu analogia de la canción y en este momento, me identifico en su mayoría con esta canción divagando con el video di aquí y es muy grato a ver llegado a un sitio con tales palabras y formas de ver la vida...

    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  11. Hola, acabo de caer por tu blog mientras husmeaba fotos de damien rice... estoy de acuerdo con la escencia de su música & Rootless Tree siempre me ha quitado el aliento!


    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Creo que escribes de tan agradable forma que colmas de acierto tus palabras. Comparto tanto lo que escribes, y su musica es una excelencia gigante.
    Es de admirar lo que tú has deducido y lo que Damian escribe. QUÉ GUSTO.

    ResponderEliminar
  13. no paro de leer tu comentario, es que es realmente hermoso la forma en como describes esta cancion...y gracias a ti descubri q esta cancion formara parte de mi coleccion de cacniones favoritas.... realmente la amo...es tal caula mi situacion y verla interpretada en melodias y mas aun con el video en vivo es desgarrador....

    la otra cacnion que me encanta de damien rice es 9 crime tambien me deja una extraña sensancion cada vez q la escucho!

    ResponderEliminar
  14. alucinante tu análisis de la canción. he llegado a tu blog al buscar la traducción de la misma y me he quedado perpleja al ver tu don de la palabra para describir una canción tan sentida. grata sorpresa al dar con tu espacio virtual. merci! :)

    ResponderEliminar
  15. Al buscar una traduccion decente de esta cancion, me encontre con tu blog, me agrado tu analisis, tal vez encontraste las palabras q no pude yo.

    ResponderEliminar
  16. te pasasteee!!!... busque demasiado un significado para esta cancion, me encantan las canciones de el
    gracias por el gran comentario que hiciste

    ResponderEliminar
  17. Soy amante del arte de Damien, y realmente disfrute cada una de tus palabras... parece que a muchos nos transmite lo mismo este inquietante tema..

    ResponderEliminar
  18. Muy bueno el análisis (y el blog, que descubro a través de este post). Es un tema que me impresiona, en todo sentido. Ese in crescendo que llega hasta el grito desgarrador es único y espectacular.

    ResponderEliminar
  19. Me encanta que lo hayas escrito, a mi parecer muchas de sus canciones tienen ese doble sentido... te agradezco por compartir lo que piensas.

    ResponderEliminar
  20. ¡Qué lindo que tanta gente siga llegando al blog gracias a esta entrada! :)

    ResponderEliminar
  21. Y los que hemos llegado, en lo personal no me canso de leer una y otra vez esta entrada en ciertos momentos que vuelven a pasar.

    ResponderEliminar
  22. no se hace cuanto escribiste esto pero seguimos siendo muchos los que llegamos aqui buscando algo que pueda explicar las lagrimas y la desesperacion al escuchar esta cancion,
    gracias!

    ResponderEliminar
  23. Eres una mente enferma, me caes bien. :)

    ResponderEliminar

Speak to me...