lunes, 13 de julio de 2009

Paris, je t'aime

PARIS, JE T'AIME

(Dirigida por Joel y Ethan Coen, Isabel Coixet, Gus Van Sant, Gérard Depardieu, Alfonso Cuarón, Viscenzo Natali, Olivier Assayas y Frédéric Auburtin)



“Y entonces algo pasó, algo difícil de describir. Sentada ahí, estando sola en un país extranjero, lejos de mí trabajo...y de toda la gente que conozco, un sentimiento vino a mí. Era como si yo recordara algo, que yo nunca conocí y que había esperado siempre. Pero no sabía qué. Quizá era algo que había olvidado. O algo que me ha faltado toda la vida. Solo puedo decirles...que sentí al mismo tiempo... alegría y tristeza. Pero no demasiado tristeza. Porque me sentía viva. Sí, viva. Ese fue el momento en que comencé a amar a Paris... y el momento en que sentí que París me amaba también.”


"Paris es conocida como la Ciudad de las Luces... Una ciudad de cultura... PARIS ES UNA CIUDAD PARA AMANTES…AMANTES DEL ARTE…AMANTES DEL… AMOR. La Circunscripción es lugar de muchas de las más notorias atracciones turísticas: la Plaza Vendome, los jardines de las Tullerías, y por supuesto el Museo del Louvre, hogar de la enigmática sonrisa de la "Mona Lisa" y muchas otras obras maestras."


-Laca. Quiere decir: te amo.
-Te amo.
-¿Me amaría más si tuviese el pelo así no?
-No. Creo que te amaría más así. Mira.
[Le roza con sus manos la profundidad de su cabello negro, la mira fijamente a los ojos y le susurra sin vacilaciones]
-Te amo así.

El miró a su mujer que atravesaba la calle. Ella usaba el saco rojo que había prometido no usar más...y que terminaba sin embargo por sacar del fondo de su armario, año tras año. Ella actuaba de esa manera para todo... y era justamente esa particularidad la que lo había atraído cuando la conoció. La misma ropa usada una y otra vez. Cantidades de lápiz de labios que jamás había usado. Esa canción... "El torbellino de la vida", que ella entonaba cuando cocinaba, era desde entonces parte de una vida que le parecía de otro... y que él proyectaba abandonar entre el plato principal y el postre.
-Buenos días, señora.
-Buenos días.

El se dió cuenta del lugar a la vez extraño y lógico... que había elegido para dejarla. Fue aquí mismo que él se había dado cuenta por primera vez que ya no la amaba más. Cuando ella sonrió, él estuvo a punto de gritar: "¡te estoy dejando!" "Entonces deja de sonreír." Pero en su lugar le ofreció un poco de vino. Lo molestaba que ella nunca pidiera ni entrada ni postre... porque ella se comía siempre los suyos casi por completo. Lo peor de todo es que terminó pidiendo siempre lo que a ella le gustaba. "No estoy seguro que me gusten esos profiteroles" pensó solemnemente. Cuando se puso a llorar como nunca la había visto llorar antes, la primer cosa que él pensó es que ella sabía que la iba a dejar por María Cristina, una apasionada azafata, a quien había amado desde hace un año y medio. "Ya está" pensó él. "Ella lo sabe". Ella lo sabía desde hace un tiempo. Debí esperarlo. Sin dejar de llorar, sacó unos papeles de su bolso de mano y se los dio a él. En una terminología médica aséptica Los papeles describían un caso de leucemia en su fase Terminal. Como un relámpago, el propósito de la comida se borró de su espíritu. Y una extraña voz metálica comenzó a decirle: -¡Debe estar a la altura de las circunstancias! Y eso hizo. Para comenzar pidió 3 porciones de profiteroles para llevar. Y envió un mensaje de celular a su amante: Olvídame.

Rodeó a su mujer de todas las atenciones que siempre reclamó. Colgó cuadros. Movió cosas de un lugar a otro. La acompañó en las matinés para ver sus películas preferidas. Fue con ella a las liquidaciones, aún cuando odiaba ir de Shopping. Leyó "Sputnik My Love" de Murakami en voz alta. Y todo, aún las cosas más insignificantes, tenían otro sabor, sabiendo que las hacía por ella por última vez. A fuerza de comportarse como un hombre enamorado, una vez más se volvió un hombre enamorado. Y cuando ella murió en sus brazos, el cayó en un coma emocional del que no salió jamás. Todavía hoy, dos años después…su corazón todavía se hunde cuando ve a una mujer en un saco rojo.



-¿Puedo masajearte los pies?
-¿Y porqué voy a dejarme masajear los pies?
-Porque te duelen los pies.
-¿Ah sí?
-Has pasado toda la noche corriendo en mis sueños.
-Te lo ruego. Toma un café conmigo.


"Francine. Escucha. Hay veces, que la vida exige un cambio. Una transición. Como las estaciones. Nuestra primavera fue maravillosa, pero el verano se ha terminado... y nos perdimos el otoño. Y ahora, de repente, hace frío, tanto frío que todo se está congelando. Nuestro amor se ha dormido, y la nieve...lo tomó por sorpresa. Y si te duermes en la nieve, no sientes venir a la muerte. Cuídate..."

"Desengáñate. Si la dejas ir, morirás. Y la muerte del corazón. Es la más horrible de todas."


1 comentario:

  1. Me encanta Paris Jet'aime, es una película dulce, de esas que sin darnos cuenta la hemos visto mil veces y siempre nos enamora... :')

    ResponderEliminar

Speak to me...