sábado, 25 de julio de 2009

Rocío







Quisiera comenzar de otra manera pero creo que la primera palabra que debo escribir es la siguiente:

PERDÓN.

Perdón por ser la persona más colgada que existe por el planeta Tierra. Perdón por ser tan desconsiderada y no haberte dicho estas palabras antes. Perdón por aún no haber concretado nuestro encuentro. Perdón por devolverte tan poco de todo el cariño que vos me brindaste.

En segundo lugar y atribuyéndole la misma importancia que al perdón, debo decirte:

GRACIAS.

Gracias por hacerme uno de los regalos más lindos que recibí en mi vida. Gracias por ser tan detallista y considerada. Te juro que estuve dos semanas enteras con ese regalo adentro de mi ropero y estaba esperando terminar de rendir los primeros parciales para abrirlo en un momento en el cual me encuentre tranquila, para poder disfrutarlo como era debido, ya que sabía desde antes de abrirlo que se trataba de algo muy especial.

Así fue como un mediodía en Rosario, tras llegar de la facultad decidí que ESE era el momento, porque te cuento que incluso lo trasladé hasta Rosario, así intacto como estaba, sin siquiera abrirlo. Pero ahora que ya lo abrí se encuentra nuevamente en mi habitación.

Fui poco a poco destapando el hermoso raso fucsia, y luego fui quitando el tul rosado pastel para terminar boquiabierta de la emoción y la alegría al ver todo lo que vi y leí.

Descubrí que de mi vida sabés más de lo que yo creía, y que incluso te tomaste el trabajo de revisar hasta la más vieja de mis páginas Web.

Supiste captar cada detalle de una manera increíble, como me lo demostraste con los hermosos cuadritos haciendo alusión a mi pasado, a mi infancia. Para agregarle más dulzura de la que ya irradiaba el regalo en sí, me hiciste disfrutar de unos riquísimos bombones adentro de ese corazón tan lindo que seguramente pasará a formar parte de otro de mis tantos acumuladores de recuerdos. Y te aviso que el portarretratos con nuestra foto ya se encuentra arriba de una repisa en mi habitación, al igual que los otros.

Estaba todo tan prolijamente ordenado, cada detalle minuciosamente preparado, que incluso me daba lástima comerme los bombones, o extraer cada partecita del regalo de la hermosa caja decorada con moñitos de cinta al tono.

Y hasta tuviste la idea del DVD con los capítulos de Sailor Moon, y además te hiciste problema por no poder conseguirlos… ¡cómo si con todas las otras cosas ya no bastara y sobrara! Es más…ni siquiera hacía falta un regalo de agradecimiento, para mí fue hermoso irte a visitar para tu cumpleaños…y aún sigo sorprendida por la manera en la cuál nos conocimos, y por todo lo que pensás sobre mí…

Lamentablemente ahora te tocó conocer el peor de mis defectos, y entendería que estés decepcionada por el tiempo que tardé en decirte todas estas palabras. No sé por qué tengo este problema…pero siempre me gusta encontrar el momento en el cual pueda estar tranquila para expresar todo lo que quiero expresar, y como en este último tiempo estuve ocupada con la facultad, motivo que siempre termina siendo un obstáculo grave en mis relaciones sociales, recién ahora puedo sentarme a escribirte estas palabras. No me gusta dejar las cosas a medias, ni agradecer a medias, ni poder expresarme sin demostrar realmente todo lo que quiero demostrar. Pero me termino dando cuenta de que muchas veces ya es demasiado tarde, como ahora. Porque en todo este tiempo seguramente pensaste que no me importabas. Debería haberte seguido llamando ese día cuando vi el regalo, para al menos expresarte lo mucho que me había gustado. Debería haber leído tu mail antes, y ya deberíamos habernos encontrado aunque sea una vez. Me gustaría dejar de escribir tantos “debería”, pero me siento culpable cada vez que me pasan éste tipo de cosas y sé que tengo que reinvertirlas cuanto antes. Sé que tengo que aprender que a veces con un simple mensaje estas cosas pueden evitarse, pero no sé por qué sigo con la manía absurda de retrazar las cosas hasta no poder hacerlas como yo quiero. Tengo que aprender que a veces el que yo considero el momento justo…no es el momento justo para la otra persona.

Espero que aún no sea demasiado tarde. Espero que todavía quieras que nos juntemos a hablar, y por favor hablemos más de vos que de mí, porque ambas sabemos que vos sabés más de mí que yo de vos, y ahora quisiera conocerte más a vos.

Obviamente me encantaría también contarte aquellas cosas que te comenté en el encuentro casual en el colectivo, y también voy a contestar todas esas preguntas que anotaste para preguntarme.

Pero quiero que sepas que a mi también me intriga mucho conocerte, me intriga porque aún no entiendo como alguien pudo llegar a admirarme tanto sin siquiera conocerme. Quizás con el tiempo te des cuenta de que soy una persona con muchos defectos, y como ya te dije antes…este creo que es uno de los peores: el de perderme demasiado en mi mundo y dejar para después cosas que no debería postergar ni siquiera un segundo.

Por suerte se reconocer que es un gran defecto, y por eso acá estoy pidiéndote perdón, y rogando que aún no sea demasiado tarde. Quisiera poder hacerte sentir aunque sea un poquito de toda la felicidad que me hiciste sentir vos con cada una de las sorpresas que generaste en mi vida.

Y como quiero aprender de mi error, quiero que hagamos todas esas cosas que dijimos, me encantaría poder ir a visitarte así cumplo de una buena vez mi promesa. Si aún querés...

Y para ir finalizando, espero que sepas que ¡ninguna de las palabras que escribiste en el mail me disgustó! Nunca me parecería tonto nada de lo que me decís, y realmente fue un placer para mí haberte conocido.

Bueno Ro, vuelvo a pedirte perdón, y vuelvo a agradecerte por todo lo que hiciste para mí…espero que no sea demasiado tarde. Y espero no volver a colgarme de esta manera. Ojala dentro de unos años, si es que te vas a estudiar a Rosario, podamos vernos más seguido y sigamos manteniendo ésta relación.

Un abrazo enorme, mil perdones.

Cuidate mucho. Y nuevamente…¡¡muchísimas gracias, por todo!! realmente no me merecia tanto...











1 comentario:

  1. por supuesto que voy a querer hacer todavía todas esas cosas ^^
    esoty muyyyyy contenta de alguna forma estar en tu blog, y que te refieras a mi con tan hermosas palabras :)
    un beso gigante! y espero verte prontoo.

    ResponderEliminar

Speak to me...