sábado, 11 de julio de 2009

Viejos Textos


Estaba releyendo los textos que escribí cuando volví de Bariloche en Enero del 2008, y llegué a la conclusión de que siempre me avergüenzo de las cosas que escribí tiempo atrás, por lo cual queda claro que en unos dos años me estaré avergonzando de éstas palabras.

Pero lo que es más importante…es que si hoy puedo reírme de aquella etapa de transición entre mi vuelta de Bariloche –viaje que a la vez implicó el último adiós a la etapa de mi secundaria– y entre todo lo hermoso que vino después, etapa en la cual realmente me sentí mal y estuve unos cuántos días encerrada llorando entre cuatro paredes…(lo que no impidió que a la semana recupere la totalidad de mi felicidad y viva uno de los mejores veranos de mi vida)…significa que quizás dentro de unos años me estaré riendo de las estupideces por las cuáles en este presente me siento mal.
Al leer los dos textos que le prosiguen al balance no puedo entender como pude postear eso en un Fotolog, ¡que bizarro!, no sé por qué demonios no me di cuenta que lo mío era un Blog, porque terminé convirtiendo algo tan público como un Fotolog en una especie de Diario íntimo…
Pensándolo detenidamente, creo que de la única etapa en la vida de la cuál jamás voy a poder reírme por haber estado deprimida fue la que abarca el invierno, primavera (2008) y mitad de verano del año pasado (2009). Permitiré subestimar a todos mis otras etapas dolorosas, pero jamás permitiré darme el lujo de subestimar la tristeza de esos meses.
Ahora si, sigo riéndome de las estupideces que escribí cuando llegué de Bariloche…



[ 26/12/07 – 05/01/08 ]


Bariloche 2007.


Imposible plasmar en palabras todo lo vivido en estos 10 días, imposible dar a entender a través de simples letras la magia de el que fue hasta ahora el mejor viaje de mi vida, pero hoy que todo terminó me es inevitable no hacer un balance de esta experiencia única en mi vida.
Realmente estos días pasaron a formar parte de los mejores de mi vida, de los más felices, de los más disfrutados, realmente el viaje fue perfecto, por lo menos para mí no le faltó nada.

Bariloche es el paraíso, el lugar combina perfectamente todas sus características para que uno se sienta plenamente a gusto. Los paisajes, la ausencia de contaminación, las montañas, el clima, los días larguísimos, el agua cristalina, el aire puro e infinitos detalles más de la naturaleza combinados con las salidas nocturnas, los boliches, las excursiones, todo en compañía de las personas que formaron parte de casi toda mi vida…fue como estar soñando, fue un sueño, un sueño hecho realidad.

Un sueño del que lamentablemente hoy me tocó despertar. Daría lo que sea por estar nuevamente yendo ansiosa para la terminal y cantar Bariló Bariló, nos vamos a Bariló! Y luego subirme al colectivo con todas las ganas de disfrutar a full cada momento del viaje, con todas las pilas para no perderme de nada!

Quiero volver al 27 y estar haciendo el City Tour bailando todos juntos en ronda, como quisiera estar esperando para ir al Pub para hacer la previa a Grisú y perderme en sus cinco pisos, y luego volver y tocar la guitarra y cantar en el hall del hotel, quiero estar subiendo en aerosillas hasta el Cerro Catedral y jugar en la nieve, quiero ir de nuevo a By Pass y asombrarme con su juego de luces láser, quiero despertarme con la noticia de que tengo que hacer la excursión Circuito Chico, quiero volver a patinar sobre hielo, y a la noche tener nuevamente la fiesta de Pimatur en Cerebro, y largarme a llorar de la emoción tras ver la bandera gigante que yo misma estuve pintando desplazada por todo el boliche.

Que alguien me regale una máquina del tiempo para volver a tirarme de la tirolesa, quiero bañarme y acostarme en la cama del hotel fumando y comiendo chocolates, quiero que no haya humedad y que esté fresco como allá, quiero que alguien llame a la 201 con la excusa de juntarnos a fumar. Ojala mañana me despertaría con más moretones sin saber de donde salieron, y después deducir que este fue por la nieve, que este en el cole y que aquel en la caída libre en la habitación. $60 el cuadro, foto con el San Bernardo, foto en la aerosilla, foto, foto, foto!

Ojala mañana me despertarían a golpazos en la puerta y con una sonrisa en la cara arranque nuevamente un nuevo día en el paraíso. Quiero Genux, quiero Rocket, quiero hacer la carretilla y quedar dada vuelta, quiero volver a la noche de la Fiesta de disfraces para quedarme sorprendida tras una tímida confesión. Voy a extrañar las pocas horas de sueño, los días larguísimos de nunca acabar que arrancaban al mediodía y de tantas cosas que hacíamos parecían eternos.

Año Nuevo en Grisú, daikiry, toc toc, New Age y mis delirios. Bailar cumbia, electrónica, cantar rock... sin importarme nada, saltar, gritar, reír y llorar de la emoción. El rafting y remar hasta no dar mas, salir a pasear sola, egresados por todas partes, joda joda y más joda. Los regalos, las remeras, las guerras de empresas, los cantitos, speed y cafiaspirinas! la previa al boliche, el boliche y el post boliche en el hotel. Y luego del post boliche encerrarme en el baño para no despertar a las chicas y escribir en el diario todo lo que había hecho en el día. Como olvidar la joda de los cordobeses, las locuras del pelado, los chistes malos y los juegos tontos que nos hacían hacer! las bromas por teléfono, los golpes, los ebrios, la resaca, y estar pasada de vuelta.

Correr por los pasillos buscando fatos para reírnos con las chicas, ¡fue mucho mas divertido pescar a alguien in fraganti que mandarme alguna yo! Por suerte me volví totalmente conforme con mi comportamiento, quien me conoce sabe que no me van las calenturas y el sexo libre por unas noches, así que con respecto al sexo de mi parte no quise nada de eso y la pasé genial igual. Si hubiese pasado a mayores con alguien realmente hoy estaría arrepentida. Si hablamos de alcohol creo que lo único en que me pasé fue en dos noches con eso. Pero tampoco tanto y al fin y al cabo me divertí mas en el resto de las noches en las que no tomé casi nada.

Si es hora de hacer un balance de mi viaje tampoco puedo negar que conocí a una persona que me atrajo desde el primer día con su especial personalidad…como voy a extrañar los paseos por el lago con él, y las largas charlas, o las excusas para juntarnos a fumar. Nunca pensé que detrás de esa persona se escondía alguien con esos valores y esa manera tan especial de ver la vida que muy pocas personas poseen…sin dudas fue hermoso haber conocido a alguien así, con quien comparto muchos pensamientos y estoy segura que la vida nos va a seguir juntando en mas oportunidades.

Mañana a la mañana quiero volver al trineo, la cabalgata y el barro en el que jamás me metí. Cierro los ojos y me parece estar disfrutando del instante más emotivo y fuerte del viaje con el famoso Indio que nos hizo llorar a casi todos, los abrazos más fuertes de mi vida junto a las personas que voy a extrañar y querer hasta el último de mis días. El mejor monólogo que escuché en mi vida, la cena a las velas y las últimas horas del viaje, y los ojos en compota a la noche en Rocket! Al otro día Villa La Angostura, los muelles, el paisaje que quisiera estar viendo en este momento, la última noche en Genux, el alcohol y las ganas de quedarme, las infinitas ganas de quedarme!

Quiero volver, quiero volver! No quería que se termine todo esto, quiero estar nuevamente en Bariloche y que sean las once de la noche y que sea de día! Si mne preguntan si extrañé realmente mi respuesta es negativa, porque cuando lloré, lloré solamente porque no me quería volver, todo fue perfecto y ahora reencontrarme con la realidad me abruma, se terminó todo y yo se que comienza una nueva etapa, pero yo quería permanecer en la anterior, tengo mucho miedo al futuro y mi apego al pasado es tan grande que me va a costar mucho continuar.

Estoy aturdida, mareada, desorbitada. No entiendo nada, no tengo ganas de estar en Armstrong ni tengo ganas de salir ni de moverme de mi casa, tengo que comenzar con mi vida de nuevo, con la rutina y dejar atrás todo lo que viví, y no puedo, me cuesta, me duele.

Daría lo que sea por empezar todo de nuevo, pero es imposible, daría lo que sea por volver diez días atrás y estar llegando a Bariloche. Que gran viaje, que feliz me sentí todos estos días, los recuerdos siempre van a estar intactos en mi corazón, el viaje fue perfecto, ya extraño todo, quisiera estar allá, quiero Barilocheeeeeeeeeee! Todo, todo lo que viví me lo guardo en el corazón.


[ 06/01/08 ]


Realmente no entiendo absolutamente nada ni sé de donde estoy sacando las ganas o la inspiración para escribir este texto. Hace más de cinco años que no me enfermo, que no me pasa absolutamente más nada que un simple resfrío o disfonía. Y ahora me encuentro sentada frente a la computadora con pastillas, jarabes y casi 40 grados de fiebre. Me siento débil, casi no puedo hablar, me duele la garganta y no tengo ganas de ir a un médico ni pienso ir. Sinceramente no entiendo nada, ayer llegué de Bariloche y me sentía totalmente bien físicamente pero hoy me desperté destruida, no tengo fuerzas para nada. Y es tan raro porque allá me descuidé todos los días, agarré frió, tomé de más, hice desarreglos y no me pasó nada ningún día, todos los días me despertaba con todas las pilas para arrancar a full y no perderme de nada. Creo que en gran parte todo esto se debe a mi estado de ánimo. Yo sabia que iba a llegar de Bariloche y me iba a caer totalmente anímicamente, porque lamentablemente no sé vivir, no sé asumir que lo que pasó ya forma parte del recuerdo y me apego tanto al ayer que no logro vivir el hoy. Hace ya años que tengo este problema y parece que yo misma me encargo de continuar con la situación. Yo ya tenia asumido a principio de año escolar que al volver de Bariloche se me terminaba todo, no hay palabras que me ayuden para poder sacarme esta idea de la cabeza, yo siento que hasta acá llegué, que no quiero afrontar con el cambio que se acerca en mi vida ni quiero pasar a la nueva etapa que esta a punto de comenzar. No quiero comenzar con una carrera universitaria ni irme a vivir a 100 km de mi familia, no quiero continuar con mi vida ni planificar mi futuro, solo quiero volver al ayer, y es imposible pero es lo único que anhelo en este momento. Quiero que sea marzo e ir al colegio para ver las mismas caras que vi toda mi vida, quiero encontrarme con todos mis compañeros y comenzar nuevamente en la misma escuela. O quiero irme a dormir en unas horas y despertarme nuevamente en Bariloche. Todas las personas con las que hablo me dicen que la vida sigue, que comienza algo nuevo, que no me apegue a los recuerdos, que junte recuerdos pero que no me entierre en ellos, que la nueva etapa que se acerca también tendrá sus cosas lindas y que tengo que seguir adelante, que viva el presente. Y yo estoy totalmente de acuerdo con eso, es lo que yo también pienso, pero no puedo, no puedo no torturarme una y otra vez recordando y apegándome a lo que nunca más volverá. Pensar que hasta hace unos días estaba totalmente feliz, y ahora veo marcharse esa felicidad cada vez más lejos. Quisiera desaparecer, dormirme y despertarme bien lejos…578 km bastarían.


[ 07/01/08 ]


Ahora si que no me importa nada, no me importa cuales serán las palabras que surgirán en este relato ni me importa destapar verdades ocultas ni ser explicita en cada expresión que se me ocurra escribir, no pienso romperme la cabeza encriptando sentimientos como lo hice hasta el día de hoy en la mayoría de mis tontas y muchas veces absurdas escrituras. En este momento solo tengo la necesidad de descargarme escribiendo lo que me venga a la mente, porque hoy realmente siento que no me importa mas nada. Y mañana seguramente me arrepentiré y quizás hasta borre este posteo pero es que me siento tan rara que no le encuentro otra salida a esta situación mas que escribir.
Nunca pensé que toda la felicidad que amontoné hasta el día de hoy ahora me jugaría tan en contra, nunca creí que llegaría a tocar fondo de esta manera y ojala estaría exagerando. Siempre me gustó mi personalidad pero hoy ya se me fue todo de las manos y no sé para que lado agarrar y como continuar. Tengo muchísimas personas alrededor que me hacen sentir bien y a las cuales quiero muchísimo y por las cuales se que puedo seguir adelante pero no, no quiero, no quiero avanzar. Hace dos días que estoy estancada en el mismo sitio sin poder movilizarme, quizás la fiebre me esté haciendo delirar y decir cosas sin sentido pero tengo la necesidad de decirlas. No se ni como describir este estado de animo, ¿Depresión? ¿Qué es esto?, una mezcla de sentimientos, sensaciones y situaciones que me estancaron y me encerraron entre cuatro paredes. ¿Por qué no puedo continuar como lo están haciendo todos los demás? ¿Por qué no puedo ser como la mayoría de las personas que pasaron por lo mismo que yo? ¿Por qué vivo, siento, pienso y actúo tan diferente? ¿Por qué todo me toca tan de cerca y por qué siento las cosas tan profundamente? ¿De que me sirve ser tan sentimental si ahora me desmorono por nada y me siento una tonta infeliz? La vida sigue, no tengo más responsabilidades que disfrutar del presente y del resto de mis vacaciones junto a las personas que quiero, la vida sigue y yo me estanco en el pasado y en el miedo al futuro. Me siento una completa idiota, delirando de la fiebre, con ganas de tirar mi vida por la ventana, me están carcomiendo los nervios y lo único que hago es llorar como una tonta, y estoy comiendo por todo lo que me privé de comer en todo el año de la ansiedad y la locura que tengo. Tengo ganas de cortarme o drogarme, de perderme o de matarme. Me odio por ser tan idiota, me odio por lo que me está pasando, me odio por ser tan anormal, me odio por estar sintiendo todo lo que siento y por estar extrañando tanto a una persona que no sé cuando voy a volver a ver, me odio porque creo que hasta me gusta sufrir…No entiendo nada, estoy tan mareada, confundida, desorbitada. Miles de imágenes se me pasan por la mente como un flash, miles de recuerdos me están carcomiendo, desarmándome, desgarrándome, impidiéndome continuar.

1 comentario:

  1. Quiero que sea marzo e ir al colegio para ver las mismas caras que vi toda mi vida, quiero encontrarme con todos mis compañeros y comenzar nuevamente en la misma escuela.


    Que lindo sería que la vida nos regale sólo un día para volver a vivir algunos de esos momentos. Que lindo leerte y acordarme de personas que hace años no veo, con las que tantos pedazos de mi vida he comparto.
    Que lindo darse cuenta que todo eso siempre queda guardado en algún lugar

    ResponderEliminar

Speak to me...