martes, 6 de octubre de 2009

6 de Octubre



Cambiar el dos por el uno no tiene por qué afectarme. El dos implicará simplemente otro año más de experiencias y aprendizajes, mientras tanto…la adolescencia sigue intacta, con todas sus revoluciones primaverales hormonales tan presentes como en el comienzo. Sinceramente el 6 de octubre no me dice nada, hay fechas que me dicen más y no tienen relación con ningún aniversario, pero aquí estoy reflexionando sobre el ayer, el hoy, y tratando de no preocuparme tanto por el mañana. El año pasado mi 6 de octubre fue una mierda, con todas las letras de dicha palabrita incluidas en cada una de mis lágrimas. Este año la situación es la inversa, y eso es lo que rescato de este día, el hecho de poder recordar lo mal que estuve tiempo atrás, lo mucho que aprendí de ese dolor, y lo bien que me siento en este presente. Siempre aprendiendo, siempre aprendiendo, esa es la mejor manera de afrontar los cambios, obstáculos y problemas. Hoy vivo mí día a día, ya no vivo de mi pasado ni me doy vuelta la cabeza preocupándome por mi futuro. Aprendí a romper estructuras, a dejar de aferrarme a esa imagen que asociaba mi esencia con el dolor, a dejar de creer que la tristeza siempre iba a formar parte de mí. Hoy me acompaña la alegría, el brillo de la vida me envuelve la mirada, la sonrisa. Las ganas de vivir, de disfrutar, de reír…están tan presentes como cuando era niña. Ya no me preocupo desmesuradamente por problemas con solución, ni me encierro todo el día en mi habitación anhelando el ayer. Vivo intensamente sin dejar de lado las responsabilidades, pero no viviendo por ellas. Mis pensamientos, deseos, sentimientos y acciones forman un conjunto armónico que me mantiene en pie y me da fuerzas para seguir adelante. La armonía es siempre mi meta y en ella hoy me encuentro, como en aquel hermoso verano del 2008. Si hoy debería elegir una palabra para definirme, ya no lo haría con nostalgia o melancolía, sino con armonía. Armonía que no es sinónimo de estabilidad o quietud. Mi armonía es absolutamente dinámica y activa, se basa en una representación agradable de mi entorno social, afectivo e interno. Ese conjunto armónico entre mi entorno y mi estado interior es lo que me mantiene completamente feliz. Así espero continuar…y cuando no sea así, simplemente seguiré adelante, siempre aprendiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Speak to me...