viernes, 23 de octubre de 2009

Miedo

La tormenta crece detrás de mi ventana y estoy aterrada. Estoy aterrada y el motivo no es la tormenta. Tengo miedo, le temo al amor. Estoy aterrada y es el pasado el que pesa sobre mis hombros recordándome dolores añejos. Dolores añejos que guardan secuelas, dolores pisoteados por las huellas del presente, cuyas cicatrices aun persisten y se hacen presentes en plena luz del día. Yo no quiero volver a morir, tengo miedo de que una segunda muerte pueda ser plenamente mortal. Tengo miedo de morir sin renacer. Tengo miedo de que muera lo que hoy recién está naciendo. Tengo miedo de matar al amor, o de que el amor me mate a mí. Tengo miedo de que nos asesinemos mutuamente. Tengo miedo de que mueran los sentimientos. Le temo al abandono, le temo al amor, le temo al dolor. Estoy aterrada, le temo a la soledad, le temo a las ausencias. No quiero repetir dos veces la misma historia, no sé si podría recuperarme una vez más. No sé si podría volver a levantarme tras una caída tan profunda. Tengo miedo de los muros, tengo miedo del amor. No le temo a la muerte física sino más bien a la muerte anímica. Le temo a la muerte del alma, le temo a la angustia en el corazón, le temo al amor. Tengo miedo de que mis miedos hacia el futuro destruyan el presente. Tengo miedo de que mi miedo mate al amor.

9 comentarios:

  1. deja que el amor te entre en lo mas profundo del alma, esta es la unica manera de salvarte de ese miedo que te paraliza.
    es cierto... corres un riesgo inmenso, pero es este riesgo el que salva, y que al final cura las heridas y si perdes no importa, ganas igual y si te caes, ya vendra el tiempo de levantarsee
    el amor ya nos salvo antes y solo el amor nos salvara despues y al final cuando no quede nada solo quedara el amor.
    una vez en una charla de catesismo escuche la definicion perfecta del amor la que le dio ese nombre en la antiguedad a este sentimiento...
    te cuento el secreto? no se lo digas a nadie eh! solo a personas que creas lo van a saber valorar
    A; significa negacion.
    MOR; segun una lengua antigua, no recuerdo cual, significa muerte.
    esta claro no? el amor es lo que nos permite vivir por siempre lo que hace que la vida, NO VOS NI YO, LA VIDA sea eterna.
    por eso algunos decimos que dios es amor.
    ahora bien deja que este revolotear de tu interior se convierta en algo lindo y si no sale, ya vendra ese amor, solo hay que saber mirar...
    espero mis palabras sirban para algo

    te dejo un beso y un abrazo val

    ResponderEliminar
  2. "Temer al amor es temer a la vida, y los que le temen a la vida ya están medio muertos."
    (no lo digo yo, lo dijo un tipo hace mucho tiempo, y como lo dijo hace mucho tiempo tiene una autoridad que va más allá de cualquier pavada que pueda escribir yo)
    Delirio idealista al margen... el tema queda en agenda.

    ResponderEliminar
  3. MALDITOS SOMOS LOS QUE DEJAMOS IR EL AMOR
    No hagas lo mismo que yo Vaal
    Te quiero!

    ResponderEliminar
  4. Ultimamente me he vuelto un tipo muy racional, y ese estado me lleva a proponerte algo: así como trágico puede ser tu estado actual de incertidumbre, así de fácil puedeser la respuesta. lo que noté es que en tu texto planteas el problema pero no la salución, cosa que me llamo la atención. Y ya que aparentemente necesitas ayuda para buscar una posible salida a la cuestión; para eso estamos los "ciber-amigos". Vos tendrias que analizar qué miedo es mayor. Si el miedo al amor o el miedo a la soledad. Porque es evidente que si por el miedo al amor te quedás sola, vas a tener que lidiar con tus dos miedos y no creo que esa sea la salución al tema. estoy seguro que no querés eso para tu presente.
    No tenés ninguna posibilidad de repertir lo pasado (salvo que sea con la misma persona, cosa que si es así... mi comentario dejaria de tener sentido jaja).
    Asi como dijo Khalil Jibran en su libro "El Profeta: "Cuando el amor os llame, seguidlo.
    Y cuando su camino sea duro y difícil.
    Y cuando sus alas os envuelvan, entregaos. Aunque la espada entre ellas escondida os hiriera.
    Y cuando os hable, creed en él. Aunque su voz destroce nuestros sueños, tal cómo el viento norte devasta los jardines.
    Porque, así como el amor os corona, así os crucifica.
    Así como os acrece, así os poda.
    Así como asciende a lo más alto y acaricia vuestras más tiernas ramas, que se estremecen bajo el sol, así descenderá hasta vuestras raíces y las sacudirá en un abrazo con la tierra.
    Como trigo en gavillas él os une a vosotros mismos.
    Os desgarra para desnudaros.
    Os cierne, para libraros de vuestras coberturas.
    Os pulveriza hasta volveros blancos.
    Os amasa, hasta que estéis flexibles y dóciles.
    Y os asigna luego a su fuego sagrado, para que podáis convertiros en sagrado pan para la fiesta sagrada de Dios.
    Todo esto hará el amor en vosotros para que podáis conocer los secretos de vuestro corazón y convertiros, por ese conocimiento, en un fragmento del corazón de la Vida.
    Pero si, en vuestro miedo, buscareis solamente la paz y el placer del amor, entonces, es mejor que cubráis vuestra desnudez y os alejéis de sus umbrales.
    Hacia un mundo sin primaveras donde reiréis, pero no con toda vuestra risa, y lloraréis, pero no con todas vuestras lágrimas.
    El amor no da nada más a sí mismo y no toma nada más que de sí mismo.
    El amor no posee ni es poseído.
    Porque el amor es suficiente para el amor.
    Y pensad que no podéis dirigir el curso del amor porque él si os encuentra dignos, dirigirá vuestro curso.
    El amor no tiene otro deseo que el de realizarse.
    Pero, si amáis y debe la necesidad tener deseos, que vuestros deseos sean éstos:
    Fundirse y ser como un arroyo que canta su melodía a la noche.
    Saber del dolor de la demasiada ternura.
    Ser herido por nuestro propio conocimiento del amor. Y sangrar voluntaria y alegremente.
    Despertarse al amanecer con un alado corazón y dar gracias por otro día de amor.
    Descansar al mediodía y meditar el éxtasis de amar. Volver al hogar con gratitud en el atardecer.
    Y dormir con una plegaria por el amado en el corazón y una canción de alabanza en los labios."

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. temerle al amor es cerrarse a la vida.
    Mucho dicen que sí algo que hace que vivir valga la pena, es el amor.
    por todas las sensaciones que éste produce.
    Sin embargo es lógico que tengas miedo, quizás por esas cicatrices que todavía persiste
    Pero el dolor y el miedo son sentimientos que conforman el amor, es algo natural.
    Que jamás podríamos evitar.
    Como todas las cosas el amor tiene un lado bueno y un lado malo.

    ResponderEliminar

Speak to me...