sábado, 14 de noviembre de 2009

¿Cómo no sentirme así?


Doce años. Séptimo grado. Hora de ciencias sociales. Lo recuerdo como si fuera hoy. Mi compañero de banco pidiéndome que le dibujara una P, una R y una corona en la pierna como si fuera un tatuaje. No sabía bien qué era eso…solo sabía que se trataba de un grupo de rock. ¿Los Redondos? No podía quedarme con la intriga de querer saber más…

Fue la primera banda de rock que escuché. Lamentablemente yo no nací en cuna musical ni tengo recuerdos de Serú, Sui o Spinetta gracias a mi familia…todo lo tuve que aprender sola, siempre absorbiendo influencias de mis amigos. Primero fue el rock nacional…y después mi ambición se extendió a cualquier tipo de géneros que a mis oídos pudiera amoldarse.

Hoy, después de 8 años…con un poco más de experiencias y aprendizajes encima…la voz del Indio sigue haciéndome temblar como en aquel entonces. Como cuando los chicos formaron su primera banda de rock y me deleitaban con Caña Seca y un Membrillo.

Hoy ese ermitaño solitario, rebuscado y extremadamente inteligente, irónico, sarcástico, masoquista y antisocial, siempre refugiado en su soledad…humilde e incorruptible, sensual y seductor, escritor, artista, pintor, dibujante, compositor, lector insaciable, filósofo y revolucionador…terrible pensador…me trae a la Tierra una vez más.

Nunca podría abandonar mi primera raíz, nunca podría dejar de escucharlo, nunca podría dejar de sufrirlo y amarlo al mismo tiempo. Él, extraño sujeto sistemático y antisistemático a la vez…soñador un poco frustrado por la realidad.

Cuántas moriríamos por él. Ocho años con su voz sonando en mis oídos, ocho años intentando comprender los enredos de su lírica tan rebuscada…cuántas dejaríamos todo por una sola conversación con él. Tan inteligente, tan intelectual… inalcanzable deseo que no puedo dejar de desear.



2 comentarios:

  1. Soñaste angelitos muy profesionales
    Que iban al grano jugando a los gangsters.
    Dormís colgado en la rama
    Que soldaste con primor
    Y el carozo del asunto es tu temor,
    Es sólo tu temor que es tan puro
    Y tan elegante
    Sentado en tu dedo muy almibarado.

    Es un tema que nunca deja de sonar en mi cabeza cada vez que pienso en algo que quiero y se que no voy a tener pero voy a seguir queriendo.
    Mi comienzo con el rock fue un poco después, primer año y unas letras en la gorra de un amigo AC/DC… que significara? Después llego un casete TDK a mis manos gracias a mi prima y en el un par de temas de ellos y alguno de los redondos (aquella solitaria vaca cubana).
    Después vino Fito y bueno así podríamos seguir hasta quien sabe que grupo, pero los redondos son los redondos.
    Y claro marco mi vida y manera de pensar como a cualquiera, no se porque te cuento esto pero bueh

    Un beso que tengas una excelente madrugada, la mia, calculo que sera peli en la cama, que es lo mejor que tengo en este momento

    ResponderEliminar
  2. Negrita yace asustada,
    la hormiga se le durmió.
    -Dios ya no quiere que baile...-
    me dijo y me sofocó.
    ¡Vamos negrita, bailá hasta el fin!
    Vamos, negrita, hacelo por mí.
    La curva no se ha mojado,
    ni patinó mi animal.
    Morena, vi tu camisa mojada, secando y arrebaté!
    Fuera pechito dañino,
    milagro te hará cambiar,
    un dedalito de caña, soplada
    y este ritmo zumbador.
    Tum-tum te agita morena,
    tu cuerpo se impacientó.
    -¡Dios ya no me aguanta quieta!-
    me dijo ¡corre, corrida, apuró!.
    ¡Vamos negrita, bailá hasta el fin!
    Vamos, negrita, hacelo por míiii!!!

    (bailo en domingo y es de mañana!! oh sí!!!)

    ResponderEliminar

Speak to me...