miércoles, 23 de diciembre de 2009

Alguien que anda por ahí


Hace unos días caminando por San Telmo encontré varios puestos de libros y entre ellos ante mis ojos vi una hermosa edición de Rayuela a la cual no pude esquivarle. Empecé a leer Rayuela creyendo que era mi primer encuentro con Cortázar...pero en estos últimos días recordé que hace más de tres años había leído "Alguien que anda por ahí". Me encontré con un par de fragmentos que estaban señalados y me gustó el siguiente:


"Era como si Mireille esperara de Javier algo que él esperaba de Mireille, una cuestión de iniciativas o de prelaciones, de gestos de hombre y acatamientos de mujer, la inmutabilidad de las secuencias decididas por otros, recibidas desde fuera; habíamos avanzado por un camino en el que ninguno había querido forzar la marcha, quebrar la armoniosa paridad; ni siquiera ahora, después de saber que habíamos errado ese camino, éramos capaces de un grito, de un manotón hacia la lámpara, del impulso por encima de las ceremonias inútiles, de las batas de baño y no es nada, no te preocupes por eso, otra vez será mejor. Hubiera sido preferible aceptarlo entonces, enseguida. Hubiera sido preferible repetir juntos: por delicadeza perdemos nuestra vida; el poeta nos hubiera perdonado que habláramos también por nosotros."


Las Caras de la Medalla
Alguien que Anda por Ahí
Julio Cortázar

1 comentario:

  1. me encanta ese libro de cuentos de cortazar. Muchos critican esa ultima etapa (deshoras, queremos tanto a glenda, etc) pero a me parece que hay varios rasgos donde se puede percibir al mismo cortazar de siempre, su inmersion en la politica (cuentos sobre guerrilleros, etc) no puede teñir esa genialidad.

    saludos

    ResponderEliminar

Speak to me...