martes, 22 de diciembre de 2009

Autosuficiencia

Qué maravilla, qué satisfacción, qué increíble autorrealización, ¡que felicidad la autosuficiencia!, la independencia, qué alivio, qué armonía, que perfecto estado de bienestar, estoy enamorada del presente, del arte y de la amistad, que sublimidad, después de dos años volver a hallarme con esta libertad, con la ausencia de dolor, con la no dependencia del amor, con la no necesidad de tener un hombre a quien amar, con la vuelta de la libido hacia el yo. Estoy enamorada del amor, del amor como un sentimiento, estoy enamorada de no estar enamorada de nadie, amo no amar, amo volver a encontrarme conmigo misma y sonreír y reír…por todas las cadenas que rompí.