sábado, 26 de diciembre de 2009

Not real

Cuando pienso en lo cursi que alguna vez fui, alguna vez incluso pensarlo me dio arcadas (literalmente, lo juro). Estoy en contra del concepto de amor empalagoso de hoy en día. ¡Y pensar que tiempos atrás soñaba con esas películas que hoy ya no tolero! Me desagrada esa cursilería de palabras empalagosas y redundantes. El amor es más bien una acción que un discurso de palabras cursis. Nicks empalagosos, películas empalagosas, regalos empalagosos, canciones empalagosas, cosas empalagosas. ¡Puaj! Redundancia carente de realidad, redundancia que finge un amor real que luego es efímero como el más sublime instante de dicha. Me quedo con la inversión del concepto de amor que me formulé tiempos atrás. Me gusta la ternura, no me agrada la frialdad pero mucho menos la cursilería. Me gustan las palabras originales, no los discursos repetitivos. Prefiero la sinceridad, prefiero la demostración justa y necesaria, porque es esa la que me demuestra confianza. Prefiero una acción que hable por sí sola. El romanticismo de hoy en día me da asco.

Marla

4 comentarios:

  1. para tanto? no creo que este mal ser cursi, no por que lo sea o no lo sea si no por que ha veces el estar enamorado o estar muy bien con alguien hace que estemos muchos mas bobos y a veces me parece sale solo el cursilerismo ser sincero siemre...nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. Coincido con Joker, depende de la persona que sea cursi. Hay gente que como dice Marla, disfraza algo que no es, y hay otra que es cursi porque está terriblemente entregado a la otra persona. Como todo en la vida, no hay que pensar en extremos.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Es cierto, cuando estamos muy enamorados el amor nos atonta, nos vuelve un poco bobos...pero sigo sosteniendo cada una de las palabras que escribí, porque una cosa es la ternura y otra cosa es la cursilería. Porque sostengo que los medios (novelas, ciertos libros, muchas películas de amor) nos muestran un falso concepto del amor, y porque por experiencia, las personas que más me amaron no necesitaron ser cursis para demostrármelo. A la inversa, siempre me dieron desconfianza las extremas demostraciones, los "para siempre", las promesas ad infinitum, la redundancia de palabras...que se pierden con el tiempo, cuando una acción que provino del corazón, resulta ser eterna, pese a que los sentimientos hayan cambiado.

    ResponderEliminar
  4. siempre lo que proviene del cuore es eterno!, y coincido mucho pero mucho con algo que pones es tu comentario muchas pelis y novelas etc nos muestran un falso concepto ahí tenes toda la razón yo de chico pensaba que el amor era así de fácil y crecí creyéndolo hasta que la vida me demostró lo contrario estaria bueno que en vez de leernos cuentos de hadas nos cuenten cosas mas reales ja te leo!! beso

    ResponderEliminar

Speak to me...