martes, 26 de enero de 2010

All In


Al fin y al cabo aún me queda la felicidad en su forma más pura: la que devino tras constatar que una de las personas que más aprecio ha conseguido teñir al mundo de infinitos colores. Hoy soy feliz porque él lo es. Yo sabía que su momento llegaría.