martes, 19 de enero de 2010

I


La tristeza es belleza cuando es sublimada en arte y no existe alegría plasmada artísticamente que pueda ser más bella que aquellas obras hijas del dolor.

Valèrie

8 comentarios:

  1. Me gusta, debo decir que tu forma de decirlo es mucho mas hermosa y concreta. Un gran beso.

    ResponderEliminar
  2. Disiento fervientemente. La belleza es belleza, solo que la tristeza identifica más, e idealiza...

    ResponderEliminar
  3. “—Yo no me sé expresar —dijo la Maga secando la cucharita con un trapo nada limpio—. A lo mejor otras podrían explicarlo mejor pero yo siempre he sido igual, es mucho más fácil hablar de las cosas tristes que de las alegres.

    —Una ley —dijo Gregorovius—. Perfecto enunciado, verdad profunda. Llevado al plano de la astucia literaria se resuelve en aquello que de los buenos sentimientos nace la mala literatura, y otras cosas por el estilo. La felicidad no se explica, Lucía, probablemente porque es el momento más logrado del velo de Maya.

    La Maga lo miró, perpleja. Gregorovius suspiró.

    —El velo de Maya —repitió—. Pero no mezclemos las cosas. Usted ha visto muy bien que la desgracia es, digamos, más tangible, quizá porque de ella nace el desdoblamiento en objeto y sujeto. Por eso se fija tanto en el recuerdo, por eso se pueden contar tan bien las catástrofes.”

    Rayuela.


    Mi frase se refería más que nada a las obras artísticas. Me gustaría saber qué libro que transmita felicidad o alegría es más sublime que las tragedias de Shakespeare, más complejo que el pensamiento nietzscheano, más bello que la nostalgia de Benedetti, la melancolía borgeana o los desamores de Cortázar. Me gustaría saber que música feliz lograra estremecerme más que Pink Floyd, qué canciones alegres pudieran expresarme más que las escritas por Nick Drake, qué tipo de melodía amena lograra hacerme palpitar de la emoción hasta estallar en lágrimas como lo consigue Sigur Rós, los solos de piano de Yann Tiersen, los placeres oscuros de Jim Morrison, la insatisfacción y el vacío de Kurt Cobain, la voz nostálgica del Flaco, el deseo insaciable de Cerati, la oscuridad del Indio, la locura autodestructiva de Charly, las escaleras al cielo de Robert Plant, la guitarra nostálgica de While my guitar gently weeps, la mezcla lacrimógina de la combinación entre un piano y un violín marchando in crescendo. Me gustaría saber que pintura feliz pudiera hacerme sentir lo que siento al contemplar un Guernica, que tipo de alegría pudiera compararse con el vacío de El Grito de Munch...

    Pues a mi no me gustan las leyes universales, pero creo que esta vez la Maga y Gregorovius tienen razón.

    ResponderEliminar
  4. La banda es Harmonium, el disco es Si On Avait Besoin D'Une Cinquième Saison, el segundo tema "Dixie" tiene un solo de piano increíble, y feliz.
    Pero amén de eso, no se basa simplemente en una cuestión de alegría o tristeza, felicidad o lo que sea, digo, a fin de cuentas uno es feliz al escuchar una canción triste y toda lógica se va al demonio. El arte es arte, un mensaje sin sentido y el sentido de una vida. O no. Digo, a fin de cuentas yo disiento, no significa que estés equivocada o que yo esté en lo correcto...
    Un mensaje puede ser terriblemente triste, pero la tristeza sabe fundirse con la esperanza también.
    El bossa nova es alegre, los brasileros se morían de hambre, lo mismo pasa en Cuba, en Centroamérica. El porteño, el argentino tanguero es un nostálgico pero no todo el arte es así, no todo amor, no todo mensaje es triste... Aunque uno tiene preferencias y eso es lo que yo respeto, pero me diferencio.

    ResponderEliminar
  5. No se trata de que yo sienta felicidad o tristeza por lo que estoy escuchando/viendo/leyendo sino más bien por lo que la obra transmite en sí, es ahí donde opino que las obras que me parecen más bellas son las que cargan con cierto velo de tristeza.

    Intenta ser algo más bien propio del objeto (obra) que subjetivo propio de lo que yo sienta al percibirla.

    Pero como la pura objetividad es un mito bienvenida sea siempre la subjetividad propia de cada uno de nosotros y los diversos significados que le atribuyamos al arte. Quizás lo que para mí es triste para otro es alegre y viceversa. Al fin y al cabo "todo es relativo".

    ResponderEliminar
  6. Claro, bueno, como siempre al final es una cuestión de gustos...
    No sé si es divertido o mordaz terminar en esa conclusión...

    ResponderEliminar
  7. uuuuy yo tengo una foto re parecida que tomé de los faroles de la costanera en Santa fé!!!

    ResponderEliminar

Speak to me...