domingo, 17 de enero de 2010

Manic Depression

Durkheim alguna vez dijo que desde el momento en el cual nacemos estamos coaccionados socialmente. No elegimos en dónde nacer, bajo que condiciones, contexto histórico, no elegimos nuestras primeras relaciones. Obviamente: somos bebés, no elegimos nada. La sociedad antecede al individuo y lo coacciona desde sus primeros respiros.
Okey, ya es tarde para quejarme por no haber nacido en otra década, ya es tarde por lamentarme de mi contexto histórico. Pero existiendo tantos lugares hermosos en el mundo, existiendo tantas ciudades inundadas de música, cultura y arte… ¿por qué demonios yo tuve que nacer cerca de este pueblo de mierda? ¿Por qué demonios yo tuve que pasar la mayor parte de mis 20 años en este lugar que aborrezco? En dónde mi despertar se ve truncado por unos vecinos inadaptados sociales que desde hace cuatro horas están taladrando mis oídos con un bombo nauseabundo y esa cumbia a todo volumen haciéndome saltar de los nervios de la cama, por qué demonios tengo que estar sola encerrada en esta habitación escuchando Jimi Hendrix a todo volumen en mis auriculares y de todas maneras siguiendo sintiendo ese bombo insoportable que parece penetrarse en toda mi habitación por más que esté todo herméticamente cerrado, por qué demonios no nací en otro lado, rodeada de otra gente, respirando otro aire, sintiéndome más feliz y principalmente…menos sola y anormal como me siento ahora.