viernes, 22 de enero de 2010

Mi inconsciente…

parece haber sido estimulado por el arte. Creo que tanto cine, música y literatura en este último tiempo está sacando frutos estimulando mi imaginación onírica. Son las cuatro menos veinte de la mañana.
Hace unas horas me acosté escuchando Music From The Film More. No recuerdo exactamente todo lo que soñé pero recuerdo un par de escenas en particular: en primer lugar me encontraba yo acostada en mi cama escribiendo un mensaje de texto a determinada persona (aún recuerdo a quién) contándole que estaba a punto de empezar a leer los hermanos Karamazov (libro que factiblemente había empezado a leer antes de dormirme).
Luego esa escena muta en otra: un Winston y una Julia (1984) recreados físicamente por mi imaginación se encontraban en un sillón. Julia estaba preparando una inyección que contenía algún tipo de droga alucinógena, la inyección era igual que la de Tina Turner protagonizando la escena de Acid Queen en la película de Tommy (The Who). Cuando la inyección estaba lista a punto de ser utilizada, en la habitación se enciende una pantalla del Partido (el gran hermano que todo lo vigila) en dónde se figura la escena de Julia con la inyección y Winston a su lado, la pantalla reproducía el acto en sí mismo dejándolos al descubierto por la subversión que estaban realizando.
Pero la pantalla no solo reproducía dicha escena, sino que dejaba notar que en un dormitorio que se hallaba en el piso de abajo, se encontraban Thea y Meneer Chrome (El beso de la serpiente) besándose desaforadamente perdidos en la lujuria sobre una cama, produciéndose así un doble acto delictivo ante el gran ojo del Partido.
Lamentablemente para mis sueños culturales éstos vieron su fin cuando mis oídos comenzaron a escuchar Smeel Like Teen Spirit (mi hermanita estaba en la computadora y el volumen estaba demasiado alto).
Nirvana me gusta…pero odié que me interrumpiera mi sueño, la saqué de mi habitación y dejé que mi imaginación fluyera dándole play a Speak To Me para que el Dark Side vuelva a sonar una vez más en la oscuridad de mis noches extravagantes…