viernes, 1 de enero de 2010

Page Lost



Ha pasado tanto tiempo ya, han pasado años… de aquel 2007, de aquella primera vez que te besé en mi vida. Y sin embargo recuerdo esa noche como si hubiera sido ayer.
Aún hoy sigo sosteniendo que el peor error de mi vida fue dejarte ir, fue perderte. Nunca había sufrido tanto por amor, nunca había estado seis meses llorando por un desamor. Nunca amé tanto como te amé a vos. Pero creo que nunca más me permitiré sufrir de esa manera.
Nuestra historia fue a destiempo, pero a nuestra manera nos amamos, nos amamos mucho, y también nos lastimamos. Nos lastimamos tanto que nunca más pudimos volver a intentarlo, porque cuando vos aún deseabas yo deseaba pero no podía dejar de buscar tu amor, porque yo buscaba amor cuando ya era demasiado tarde.
En unos días se va a cumplir un año de nuestro último beso, de la última vez que te vi en mi vida en aquella Terminal que al mismo tiempo marcó el lugar de nuestro comienzo.
Aún sigo preguntándome que hubiera pasado si yo hubiera decidido seguirlo intentando, aún sigo preguntándome que hubiera pasado si yo no me hubiera resignado, pero el dolor era tan intenso que preferí borrarte para ya no tener que llorarte.
Aún sigo preguntándome que hubiera pasado si me hubiese arriesgado a encontrarnos después de los mensajes que nos enviamos este frío invierno, aún sigo preguntándome qué hubiera pasado si me hubiera arriesgado a concretizar ese deseo que nunca pudimos matar, ese deseo tan intenso que nos consumía por dentro, ese deseo tan desaforado de volver a vernos para fundir nuestros cuerpos en uno.
Pero no pude, el temor al dolor me venció por completo y de tu vida volví a desaparecer sin dejar rastros, sin contestar los últimos mensajes, comenzando una nueva historia que creí con futuro y que pasó a formar parte de otro de mis intentos frustrados por encontrar un amor con la intensidad del tuyo.
Ha pasado tanto tiempo ya, han pasado años…de aquella primera vez en que nuestras miradas se llenaron de amor. Y sin embargo aún hoy, después de tanto tiempo…sigo desviando mis caminos para intentar espiar por la ventana de tu departamento con intenciones de al menos observarte…desde lejos, sin que lo notes.
Me gustaría decirte tantas cosas, explicarte tantas otras…pero ahora si que ya es tarde, jamás podría interrumpir en tu vida sabiendo que pudiste volver a comenzar con otra persona. Ojala seas feliz, pocas personas se lo merecen tanto como vos. Espero que seas feliz. Realmente espero que lo seas.
Ha pasado tanto tiempo ya. Han pasado casi dos años de aquella noche de enero del 2008 en la cuál volvimos a encontrarnos. Un champagne y un hermoso bar de Rosario consagraron un nuevo comienzo que con el tiempo también me encargué de destruir.
Las personas suelen decir que cuando pierdes algo lo encuentras cuando dejas de buscarlo, las personas suelen decir que lo encuentras cuando menos te lo esperas.
Después de esa noche, los meses siguientes al mudarme a Rosario…estuve dos años buscando ese bar, estuve meses y meses intentando encontrarlo, intentando encontrar el camino que habíamos transitado para llegar a ese hermoso lugar.
Es que esa noche de enero Rosario se parecía a Europa gracias a ese bar, gracias a esas personas de edad avanzada que se quedaron como nosotros hasta altas horas de la madrugada con una copa de alcohol en la mano. Es que ese bar fue el más lindo que conocí en mi vida…porque lo encontramos juntos, porque estaba perdido entre calles desniveladas y una bella arquitectura con aire europeo. Es que sentados afuera de ese bar en esas sillas de mimbre en la vereda de una callecita perdida plagada de pintorescos adoquines…juntos éramos la felicidad materializada, tomando champagne con cerezas, jugando a pasar las cerezas de tu boca hacia la mía, de mi boca hacia la tuya. Riéndonos creando historias inexistentes, como la de aquel Ford Ka que ambos decidimos que pertenecía a Jimi Hendrix. Y así lo bautizamos: el Ford Ka de Jimi. Tu sonrisa brillaba, la mía también. Éramos tan felices…
Yo sabía que algún día lo encontraría…pero nunca creí que el encuentro fuera tan sorpresivo. En realidad quizás hasta había perdido las esperanzas de encontrarlo. Quizás tampoco quería encontrarlo. Quizás decidí borrarlo de mi memoria porque no quería volver a caer en el dolor. Hace tiempo que decidí reprimir nuestros recuerdos, hace meses que no te lloro, hace meses que no miro nuestras fotografías, que no reviso las palabras que años atrás me escribías.
Quizás realmente no quería volver a encontrar ese bar. Porque sabía lo que pasaría si lo encontraría. Quizás había dejado de buscarlo…porque sabía que al encontrarlo…mi corazón comenzaría a latir con todas sus fuerzas, mis ojos quedarían abiertos como nunca y las palabras no me saldrían de los labios para intentar explicar a las personas de mi alrededor por qué de repente mi mundo se vino abajo y después de un silencio inmutable me quebré en mil pedazos rompiendo en un llanto cayendo débilmente sobre los brazos de mi hermana…
Yo no sé por qué justamente anteanoche tuve que encontrarlo. Ya no quiero buscar razones, ya no voy a sumergirme en una historia pasada, pese a que aún hoy…después de tantos meses…siga haciendo ecos en mi presente. Pero ya nada tiene sentido, ésta es solo una de las tantas páginas perdidas de una historia suicidada.

Pinky
(She lives in the past)


3 comentarios:

  1. no creo que sea perdida, mas como lo describís nada de todo eso se pierde nunca.. historia al fin nos leemos

    ResponderEliminar
  2. Lo perdido no es la historia sino éstas páginas de letras que no van hacia ningún lado. Lo que viví no me lo olvido, tan solo lo reprimo para que ya no duela más.

    ResponderEliminar
  3. pasa, eso de que no van a ningún lugar pero a veces hay que escribir mucho para que tengan un sentido , reprimir,,, mm yo no lo haria pero cada uno tiene su metodo, yo.. me quedo con lo mas linda pesar de todo

    ResponderEliminar

Speak to me...