miércoles, 17 de febrero de 2010

Buzón del Tiempo



Recuerdo perfectamente la mañana en que compré y comencé a leer Buzón del Tiempo de Benedetti. Recuerdo esa mañana porque había sido hermosa. Sin dormir demasiado alguien se había despertado conmigo. Le hice un café y esperé a que se vaya a trabajar y después salí a caminar.
Esa persona ya casi no forma parte de mi vida, está guardada en mi buzón del tiempo y de vez en cuando renacen en mi mente mientras sonrío algunos de nuestros recuerdos.
Recuerdo aquella mañana de Agosto porque fue hermosa, porque caminé hasta la librería y después me fui a leer a uno de mis bares preferidos. Recuerdo que Rosario se parecía a Europa y que Mario se llevaba bien con aquel barcito por la Laprida.
Hoy esa mañana también forma parte de mi buzón del tiempo, en dónde están bien guardados todos mis recuerdos, en dónde también están guardados todos esos cuentos, junto a la ternura conmovedora de Benedetti y todas las emociones que en sus páginas pude ir descubriendo. Páginas que hablan de todo tipo de nostalgia, de amores perdidos y cartas sin destinatarios, de ayeres y partidas, de idas y venidas…




Cuando estás en el filo de lo oscuro
y le rindes honor desde tus huesos
cuando el alma purísima del ocio
pide socorro al universo inútil
cuando subes y bajas del dolor
mostrando cicatrices de hace tiempo
cuando en tu ventanal está el otoño
aún no te despidas/ todo es nada/
son señales de humo/ apenas eso




tu mirada de viaje o de desiertos
se vuelve un manantial indescifrable
y el silencio/ tu miedo más valiente/
se va con los delfines de la noche
o con los pajaritos de la aurora/
de todo quedan huellas/ pistas/ trazas
muescas/ indicios/ signos/ apariencias
pero no te preocupes/ todo es nada
son señales de humo/ apenas eso




no obstante en esas claves se condensa
una vieja dulzura atormentada
el vuelo de las hojas que pasaron
la nube que es de ámbar o algodón
el amor que carece de palabras
los barros del recuerdo/ la lujuria/
o sea que los signos en el aire
son señales de humo/ pero el humo
lleva consigo un corazón de fuego


(Señales de Humo, Buzón del Tiempo, Mario Benedetti)

9 comentarios:

  1. nunca me gustó cómo escribe este señor, pero tu post me lo hizo parecer un poco más simpático.

    ResponderEliminar
  2. me encannnnnnnnnnnnnntan los palitos de la ropa, tengo una amiga que es fanática :)

    ResponderEliminar
  3. Me encanta Mario Benedetti. Hacía mucho que no leía algo de él, pero siempre me gustó.

    ResponderEliminar
  4. Le comunico señorita que por mas que no parezca, que por mas que el sol queme y el viento elija venir desde el norte con un aire pesado y nos obligue a muchos a encerrarnos, que por mas que la siesta parezca no solo sagrada en esta tarde de febrero sino también obligatoria a mediados de este 2010 llegara el invierno y con el todas esas bellas tardes y mañanas y noches
    Seguramente alguna de esas tardes nos vera tomando un café junto a Mario o Julio en esa Hermosa ciudad y charlando de dios sabe que delirio cotidiano
    (Esto es mas o menos una promesa)

    ResponderEliminar
  5. que coincidencia no??
    "No te quedes inmóvil
    al borde del camino
    no congeles el júbilo
    no quieras con desganas
    no te salves ahora
    no te salves
    no te llenes de calma..."
    queria compartir ese pedacito de Mario también que me encanta... gracias!!!!! hermoso lo que escribiste...

    ResponderEliminar
  6. hoy hablabamos con las chicas,
    mientras mirábamos unas fotos de broches,
    y una de ellas advirtió que todos en algún momento de nuestras vidas fotografiamos broches de la ropa...ajjajaja

    ResponderEliminar
  7. Hay mañanas que ayyy! Mario un grande, pero creo que yo en tu lugar hubiera leido otra cosa. :)

    ResponderEliminar

Speak to me...