martes, 16 de febrero de 2010

Costumbres extrañas

Consuelo me envió una invitación para escribir cinco hábitos extraños así que para continuar con el juego decidí escribir los primeros que se me han ocurrido:

1) Hace aproximadamente dos años no sé lo que es el aburrimiento. Nunca me aburro porque siempre encuentro algo para hacer y la mayoría de los días quisiera haber hecho más cosas. Este verano solo recuerdo haberme aburrido dos veces y la causa fue el calor insoportable que no me dejaba ni dormir.

2) En verano vivo prácticamente de noche manteniéndome despierta a veces hasta el mediodía para que después cuando me levante falten poquitas horas para que sea de noche de nuevo. Soy esclava de la oscuridad y muchas veces también de la soledad y las disfruto como un placer maravilloso.

3) Soy bastante impulsiva. En el 2008 me robaron una mochila por los alrededores de la Ciudad Universitaria y en el momento de pánico no se me ocurrió otra cosa más que salir corriendo y pasar por debajo de un alambrado roto para perseguir al ladrón hasta una villa. Lo perdí de vista, me perdí, corrí gritando y llorando mientras nadie me daba pelota hasta que me encontré con el mismo alambrado pero desde otro ángulo por lo tanto tuve que gritarles a unos chicos que estaban jugando al fútbol en una de las canchas de la Siberia (Ciudad Universitaria) para que vayan a forzarlo y así poder salir.

4) No soporto que me priven de mi soledad cuando estoy tranquila y mucho menos que invadan mi privacidad. El mes pasado me pasó algo extremo. Cuando el tartamudo (a mi manera de verlo parece un psicópata) del 2do B del edificio en el cual yo vivía (me fui en parte por este accidente) se tiró a mi patio y se metió como si fuera su casa por la cocina de mi departamento lo saqué gritándole, le dije que se vaya por dónde había entrado y antes de llamar a mi papá para que contacte a alguien de la inmobiliaria para que vayan a sacarlo, cerré con llave la puerta de la cocina y me quedé tranquilita terminando de ver la película que estaba mirando dejándolo carcomiéndose bajo el sol en el patio.

5) Hace unos cuántos años desarrollé aún no sé cómo (quizás por ser muy detallista) la capacidad de poder predecir correctamente el futuro de mis relaciones con las personas que voy conociendo. Se de antemano fichar una persona interesante y que por ende seguirá formando parte de mi entorno y también sé desde el primer momento de quiénes me alejaré o quiénes se alejarán con el transcurrir de los días por decepción o por falta de compatibilidad. Por ahora mis predicciones jamás han fallado.

5 comentarios:

  1. me parece que no tengo ningún hábito extraño, más que revisar compulsivamente un diccionario enciclopédico de doce tomos del año 1968, en busca de algún dato o vida interesante, o dar varias vueltas a la manzana alredor de algún lugar al que tengo que entrar y todavía no me animo (es curioso, apenas empiezo la vuelta siento que cuando la termine me va a resultar facilísimo entrar, pero cuando estoy por terminarla me da una especie de pánico y tengo que dar otra...). Otra insignificancia es que cuanto pongo una fecha los meses los escribo en números romanos (17/II/10, por ejemplo). Me cuesta llamar a alguien por el nombre si no estoy en confianza, por lo que utilizo los pronombres personales; hay gente que nunca en mi vida llamé por el nombre, a pesar de una convivencia de años (en el secundario, sobre todo). Me molesta más que me elogien que me critiquen, porque siento que no voy a ser capaz de hacer de nuevo algo digno de elogio... y esa perspectiva me aterroriza. Bueno, creo que eso es todo.

    ResponderEliminar
  2. yo tampoco me aburro :)
    ya te lo dije en la entrada del face^^
    te quiero mucho vall..

    ResponderEliminar
  3. uy...como me gustaría tener el nro. 5.
    me evitaría varios dolores :(
    yo soy desastrosa para eso.

    ResponderEliminar
  4. Amo tus costumbres.. estrañas???
    "Por ahora mis predicciones jamás han fallado." me encanto esa ultima parte, yo tambien me considero predictiva, intuitiva pero con todas las personas que conosco seguramente no me pasa. Que suerte nena!! Esta bueno escribir eso de costumbres extrañas que cada uno posee, ja . como que te hace pensar que son as cosas que haces y cuales de ellas consideras extrañas... Muy bueno para una autoreflexion.

    ResponderEliminar

Speak to me...