miércoles, 3 de febrero de 2010

Just dreaming


Pintamos un día otoñal con acuarelas y esperamos a que llovizne para que la pintura se disuelva y de pronto sea invierno. En barcos de papel navegamos sobre charquitos de agua esparcidos en adoquines hasta Venecia. Y luego un alguacil nos llevó volando hasta Islandia. Allí esperamos que anochezca para desde las colinas observar la infinitud del cielo y luego nos dormimos abrazados hasta la primera luz del día.
De pronto encontré un diente de león y no pude evitar soplarlo. Así fue cómo a través del viento llegamos volando hasta Finlandia. Caminamos durante largas horas por sus extensos bosques de coníferas y luego sin entender cómo nos despertaremos en Suiza desayunando chocolates.
Desde nuestro paseo por Venecia mis ojos no podían evitarte. Pero sabía que si te besaría sería en algún café de Montmartre, para que siempre nos quede París.
Acabo de despertar. No comprendo qué es lo que sucedió pero del otro lado de mi cama solo hay un espacio vacío. ¡Otra vez te adueñaste de mis sueños!

12 comentarios:

  1. Qué lindo soñar así. Me sacaste una sonrisa durante (casi) toda la lectura.

    ResponderEliminar
  2. Que París y Venecia se conviertan en realidades y él la protagonice :)!

    ResponderEliminar
  3. jaja, yo no sé que tengo en la cabeza, pero siempre sueño con ricardo fort o que vuelvo al secundario y me da una terrible angustia

    ResponderEliminar
  4. Y en el peor de los casos, en Islandia te hubiese embestido un caballo salvaje o algún otro animal más hostil y más deforme o invisible para nuestros ojos bien arraigados. Si, desde la primera línea fue un sueño. Nadie viaja a Islandia sin que lo embista uno de esos.

    ResponderEliminar
  5. me fulminó!

    es tan parecido a mis sueños!!!

    ResponderEliminar
  6. y en ese café de París te tomo el pedido Amélie?

    ResponderEliminar
  7. Yo también te extraño =)
    Te mande un mail del cual espero respuesta pronto.
    Sigo fascinada con la manera en que plasmas las cosas, y senti ese sueño.

    Joss

    ResponderEliminar
  8. me encanto :)
    capaz que pase a ser de mis preferidos, junto com otro que escribiste algo de diario viajero, donde describís todo lo que harías si iriás a París, o algo asI
    Las ganas que tengo de darte un abrazo^^

    ResponderEliminar
  9. Muy lindo texto, muy cortazariano!
    Me hizo acordar al capitulo 7 de "Rayuela", una de las mejores cosas que lei en mi vida y que siempre releeo, ese que empieza, "toco tu boca... voy dibujandola como si saliera de mi mano..."

    Veo que estas harta del calor. Yo tambien, aca en Buenos Aires es terrible, aunque estuvo lloviendo y la lluvia me encanta y me di el gusto (no me quedo otra) de chapotear en el agua como un niño cuando volvia del recital de Pedro Aznar a mi casa.
    En cuanto a los Redondos nunca me tome ni siquiera el trabajo de escucharlos. Soy un poco conservador en mis gustos musicales, si bien me bajo discos y trato de conoocer bandas nuevas, suelo escuchar siempre lo mismo. Tengo mis idolos que me iluminan (Charly, Spinetta, Lennon, Syd...) y es lo q mas disfruto y me lleva tiempo digerir cosas nuevas. Igual lo voy a intentar, es medio de aborigen de mi parte no conocer casi nada de los Redondos.
    Lo del Planetario tambien es una cuenta pendiente para mi ya que no nos dejaron entrar los malditos asi que espero poder ir pronto y si me copo tal vez haga algun curso.
    Sobre Pink Floyd, nunca fui fana, aunque fui a ver Roger Waters y me parecio alucinante, pero hace poquito nomas conoci a Syd y me volo la cabeza, tiene esa locura, esas letras delirantes y esa voz extraña que lo vuelven increible. No tengo nada en contra de Roger y compañía pero me quedo con ese primer disco y la obra solista de Syd.

    Bueno, me excedi..

    Te mando un beso Val,
    ten paciencia, ya se va el calor, viene el otoño...

    Manu

    ResponderEliminar
  10. pues muchos kisieramos que nos poseyeran ...aunke fuera en sueños....

    que vuelvas a tener preciosos sueños de acuerela....
    pero que este vez...sean tuyos....

    un abrazo

    ResponderEliminar

Speak to me...