viernes, 12 de febrero de 2010

Si on avait besoin d'une cinquième saison


Anteanoche gracias a Human Spark tuve el agradable placer de conocer a una banda canadiense de rock progresivo de mis queridos ’70: Harmonium.
Creo que los conocí de la mejor manera que podría haberlos conocido, mediante su hermoso segundo álbum: Si on avait besoin d'une cinquième saison lanzado en 1975.
¿Qué tal sonaría una quinta estación? Precisamente es eso lo que Harmonium intenta mostrarnos en este disco: una canción que representaría una quinta estación, canción que tiene lugar luego de otras cuatro canciones que simbolizan cada una de las estaciones.
Canciones que nos llevan desde la alegría a la nostalgia y a la tristeza…para volver a trasladarnos al final del disco nuevamente a la alegría. Claramente podemos diferenciar qué canción le pertenece a cada estación…y sinceramente no me sorprendió el hecho de que mi canción preferida sea la que representa el otoño.
Depuis L'Automne es la tercera canción de este hermoso álbum considerado para muchos como uno de los más bellos que jamás se han compuesto. Depuis L’Automne es tan melancólica como lo suelo ser yo en una noche de domingo otoñal, es una canción que representa claramente lo que muchas veces sostuve: la perfección de la tristeza cuando es plasmada en arte de una manera bellamente original, mediante tonos de voz que nos sucumben los oídos por su increíble nostalgia, mediante pasajes de piano que se nos plasman en el alma, flautas surrealistas y guitarras que de a momentos parecen ir acariciando las hojas otoñales mientras danzan en el viento…

3 comentarios:

  1. En el posteo acerca de la tristeza como adjetivo sublimante de belleza escribí esto:

    Guido G. Andrés dijo...
    La banda es Harmonium, el disco es Si On Avait Besoin D'Une Cinquième Saison, el segundo tema "Dixie" tiene un solo de piano increíble, y feliz.
    Pero amén de eso, no se basa simplemente en una cuestión de alegría o tristeza, felicidad o lo que sea, digo, a fin de cuentas uno es feliz al escuchar una canción triste y toda lógica se va al demonio. El arte es arte, un mensaje sin sentido y el sentido de una vida. O no. Digo, a fin de cuentas yo disiento, no significa que estés equivocada o que yo esté en lo correcto...
    Un mensaje puede ser terriblemente triste, pero la tristeza sabe fundirse con la esperanza también.
    El bossa nova es alegre, los brasileros se morían de hambre, lo mismo pasa en Cuba, en Centroamérica. El porteño, el argentino tanguero es un nostálgico pero no todo el arte es así, no todo amor, no todo mensaje es triste... Aunque uno tiene preferencias y eso es lo que yo respeto, pero me diferencio.

    19 DE ENERO DE 2010 08:21

    Evidentemente no me habías prestado atención en lo que dije... Insisto, el mundo es su propia visión y depende de nuestro querer mirar... Besos.

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga, la forma de apasionarte, de compartir tus pasiones, de amar a los que amas, como decís en tu entrada anterior, los que aportan sin estar, más de lo que aportan los que están, hacen que uno quiera conocer. Esa es una virtud maravillosa, la de compartir las pasiones. Un gran beso.

    ResponderEliminar

Speak to me...