lunes, 22 de marzo de 2010

Deconstruyendo

La verdadera vergüenza consiste en que el poder del deseo sea un tabú, el verdadero pecado es convertir en ignominiosos los placeres que nos elevan, los verdaderos herejes son los detractores del cuerpo.
El secreto de la liberación no reside en la sumisión, el humano inteligente debe ser capaz de de-construir la moral impuesta, debe deshacer los elementos que constituyen las estructuras conceptuales carentes de sentido coherente, debe construir su moral en base a sus propios principios y sellarla con su propia sangre.
En palabras de Kafka: “a partir de cierto punto no hay retorno. Este es el punto que hay que alcanzar”. La verdadera perdición es no aprender a dejarse llevar, es no saber encontrar el punto de suspensión del juicio para aprender a caminar despojados de esas cadenas que pueden ser disueltas tras una reconsideración en el propio pensamiento.
Solo tras el crepitar de nuestras ideas seremos capaces de emprender esos viajes sine qua non nos remontaríamos a la regresión, caeríamos nuevamente en una involución.
Implícitamente se hayan presentes en cada mente un sin fin de deseos, en nuestra propia naturaleza se encuentra palpable la búsqueda del placer en sus diversas e infinitas formas, la inminencia de tal hecho es hartamente conocida como así también lo son las barreras y los obstáculos que construimos intentando negar lo inexorable.
En esa negación radica un absurdo error que puede ser tan poderoso como para lograr inhibir cualquier tentativa hacia lo concreto de una acción, en esa represión del impulso se convierten en cenizas potenciales experiencias, se desplazan al vacío posibles acontecimientos.
Solo tras la ruptura de aquellas estructuras que destilan su inherente inconsistencia aprenderemos a mirar a los ojos a la vida para aferrarnos intensamente a nuestra propia existencia.

41 comentarios:

  1. hola! estoy de acuerdo con el texto, no entiendo por qué nos empeñamos en convertir en tabú cosas que son completamente naturales y necesarias para nosotros. Los placeres no son malos en sí, lo malo es cuando no hay moderación. Todo en exceso es perjudicial.

    un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Oaaaa, a este blog le voy a poner la catedra (con latin incluído). La lucidez perenne en torno a un tema tan cotidiano como el que mostrás,no solo es una forma de que mi café sepa mejor; sino que en definitiva logra rozar el espacio "esencial" que rodea el cumulo de la vida social y su eterna banalidad hasta el tanto no aprendamos a vivir.
    Un abrazo mañanero

    P.D luego de leer de verdad me supo más rico el café, así que nada: Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Increible! Estoy muy de acuerdo, "la verdadera perdición es no aprender a dejarse llevar" amén a eso! xD

    un beso!!

    ResponderEliminar
  4. Creo que no habría podido haberlo expresarlo mejor: "Solo tras el crepitar de nuestras ideas seremos capaces de emprender esos viajes sine qua non nos remontaríamos a la regresión, caeríamos nuevamente en una involución." Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Alguna vez me dijeron que el único pecado es el egoísmo, y acá se ve claramente, lo terrible no es someterse al cuerpo, es hacerlo por las razones incorrectas. No es sensata la asociación del mal al placer, no puede ser. Un gran beso.

    ResponderEliminar
  6. inversión de todos los valores!!! la verdad ningún tema me parece tan complejo como este ¿hasta qué punto es licito reprimir al hombre? yo doy por sentado que la represión de algunos instintos en el hombre es necesaria, porque de otro modo ¿cómo sería posible la vida en sociedad? hay instintos muy bajos, que nos llevan a herir a otros, a sembrar la destrucción a nuestro alrededor, y creo que no es posible desterrarlos de la naturaleza humana, entonces ¿qué hacemos? una de las verdades más duras de nietzsche es esta: a cada elevación del tipo hombre, le corresponde una nueva clase de esclavitud, más terrible que las anteriores... o sea, para que exista un solo superhombre es necesario que sufran millares de seres. Soy una persona demasiado compasiva, por lo que eso a mí me choca muchísimo (nietzsche diría que estoy enfermo, y que el aire tan frío de sus alturas es insoportable para mí...)
    Estoy muy de acuerdo en cuanto que no se debe asociar al mal con el placer, y que en vez de considerar vergonzoso nuestro cuerpo y lo que viene de él, deberíamos verlo como lo más santo. En fin, ya expresé mis dudas.


    Saludos!!

    ResponderEliminar
  7. muy cierto, y qué lindo que escribís.
    besos!

    ResponderEliminar
  8. muy interesante, ojalá me falte poco o algún día llegue a ese punto que dice Kafka.
    Y volviendo al tema del otoño, es tal·cual, por fin termino este verano infumable, odibable, detestable y todos sinónimos de esa frecuencia. ahora cada vez falta menos para el invierno y ya se puede empezar a disfrutar el aire fresco de los días más grises -y a la vez tan coloridos- de la historia. (bue para tanto? jajaja)

    que estés bien valeria (:

    ResponderEliminar
  9. Lucho cada segundo en no crear barreras, en no encadenarme los pies y las manos. Quisiera fluir mas... fluir como un rio, cambiar, crecer. Lo intento. Me resulta y otras veces no.

    Que andes bien, que tengas una buena semana!
    y es buenisimo que el otoño se este presentando una vez mas. A mi, como a otras(os) mas me encanta esa estacion. Es mucho mas sensible...

    ResponderEliminar
  10. Me suena más a una crítica de la moral que a un consejo de "progreso" o "evolución". Quizá sea eso lo que quiciste lograr, sin embargo, no puedo quitarme de encima el pensamiento de que la moral no tiene por que ver con el progeso o este con la moral. Son cosas muy distintas a mi parecer, deberíamos saber difeenciarlas y creo que en ello está la clave para poder desarrollarse.
    Si la ética nos impide nuestro progreso, simplemente cambiemos de entorno, puesto que la moral esta compuesta por la sociedad en la que se vive y es siempre la contra de la ética.
    Si nos molesta nuestra evolución como personas, deberíamos tener en cuenta que la evolución consiste en la adaptación con nuestro ambiente, o sea, seguir la moral.
    Y en cuanto al progreso, como todo lo anterior, deberia ser discutido. Todo tiene que ver con los cánones de cada uno, con un poco de estudio del tema y conocimiento casi todo puede ser discutido.

    ResponderEliminar
  11. wow, que lindo
    ultimamente estoy intentanto cenurarme menos(no se si censura seria la palabra), tratando de vivir sin cadenas, ser mas libre, siguiendo mi moral, sin traicionarme a mi misma
    es dificil, pero de a poco se puede
    bonito escrito

    ResponderEliminar
  12. Hacia rato que no pasaba por acá y por todos lados… me entró un virus en la PC
    Esto me hizo acordar al peor de los pecados de Borges, sobre los tabúes que se yo, soy medio enchapado a la antigua casi siempre, esto no significa que sea un tipo de cabeza cerrada, coincido completamente con la mayoría de las cosas que dice todo el mundo por acá y sostengo lo que dijo Borges… el peor de los pecados es no haber sido feliz
    Un besote Val

    ResponderEliminar
  13. precioso *o*
    premio en mi blog!
    =)

    ResponderEliminar
  14. hola val: hace un tiempito q no andaba por acá... (ando con poco tiempo.
    Pero es hermoso saber q sigue siendo exelente lo que escribiste...
    Realmente es para reflexionar, la cuestion del deseo y lo q se pierde cuando se pierde (como en estos casos)
    besos

    ResponderEliminar
  15. Creo que hay que realizar una diferenciacion entre placer y vicio, entre impulso y fuerza impulsora. Si bien debatis sobre la hipocrecia moral de lo mediocre, esta es un ente cambiante, que se mueve a medida que los que tienen la voluntad suficiente, logran un progreso universal para el ser humano. Las ideas cambian como cambia el ser humano de ropa, es tan solo cuestion de tiempo, pero cual es el cambio en si que estas proponiendo?

    ResponderEliminar
  16. Fernanda: yo también ando carente de tiempo, solo me voy a poder conectar los fines de semana hasta que tenga Internet en Rosario. La cuestión del deseo y lo que se pierde cuando se pierde… ¡es un tema para redactar otra entrada! Interesante, interesante. Creo que no hay tema que me apasione más que los enigmas del desear. Y es cierto que a veces el deseo se pierde, pero como nunca se satisface por completo, siempre queda un “resto” que nos permite seguir deseando (aunque no siempre a la misma persona). Lo insaciable es el deseo, no el deseo aplicado a tal o cual sujeto. Complicado, ¿no?

    Nicir: ¡Muchas gracias por el premio en tu blog!

    Mig: Borges la tenía re clara :P

    Gre: Creo que precisamente en tus palabras radica el secreto: liberar nuestras cadenas sin traicionarnos a nosotros mismos.

    Mati: Lo que escribí está basado en mi vida y en mis experiencias, forma parte de un cambio que tuvo lugar a lo largo de los últimos meses, no estoy hablando de una crítica moral que deba ser aplicada a todas las personas, no es un consejo, es simplemente mi manera de analizar la forma de pensar al deseo. Quizás fui demasiado osada al emplear el término “evolución” ya que implicaría caer en cuestiones más complejas, el trasfondo de todas mis palabras y el núcleo de mi planteo con respecto a la relación entre la moral y el deseo no tienen nada que ver con el progreso o la ética, mi finalidad es evolucionar como persona, no plantear una evolución en términos generales. Todo lo que escribo está relacionado conmigo, no pretendo establecer verdades absolutas. Mis palabras están quizás bastante influenciadas por el pensamiento nietzscheano, lo que planteo es muy sencillo y se puede resumir en lo siguiente: por poseer nuestra sociedad grandes influencias del cristianismo es que los cimientos de nuestra moral poseen una visión que yo considero errada sobre el deseo, ya que nos insta más a reprimirlo que dejarlo ser, nos aleja de nuestro cuerpo y de nuestra tierra para aferrarnos a un Dios y a un mundo trascendental que supuestamente es el que nos brinda las ideas sobre nuestra moral y por ende de lo que está bien y de lo que está mal. Cuando digo que debemos ser capaces de construir nuestra propia moral sostengo que debemos ser capaces por nosotros mismos de establecer nuestros propios principios y sostenerlos sin corrompernos, cuando digo que quiero reformular ciertos aspectos de mi moral lo único que estoy planteando es dejar ser esos deseos que alguna vez creí “malos” por estar atada a una escala de valores que hoy me es ajena.

    Freckles: A veces resulta y a veces no, lo bueno es intentarlo y siempre permanecer en esa lucha. Dejar fluir, como alguna vez dijo Heráclito…en aguas que nunca serán las mismas.

    Theeraser: Me gustó eso de los días grises y a la vez coloridos, ¿por qué la mayoría de las personas tienden a asociar un día gris con la tristeza? Hoy amaneció nublado en Rosario y yo me desperté más que feliz…

    MAV: Es cierto, si fuéramos seres absolutamente instintuales no sería posible la convivencia en sociedad. Nietzsche también diría que estoy enferma, pero también soy lo suficientemente compasiva como para sostener que los instintos que nos lleven a la destrucción no deberían tener lugar. Lo que planteaba acá es justamente eso que vos escribiste al final, son esos valores los que intento invertir, ya que invertirlos a todos lo veo imposible.

    Ignacio: No entendí dónde es que se ve el egoísmo. Gracias por pasar siempre y comentar. Otro beso para vos!

    Krokus: No pretendo cambiar más nada que mi propio interior para dirigirlo hacia la forma de vida que tengo en mi mente, en dónde lo que ayer consideré malo hoy ya no lo sea porque simplemente no tiene sentido que así lo sea. Se muy bien la distinción entre placer y vicio y no los confundo, mi cambio es a nivel personal, no puedo cambiar más que mi propia moral y sujetarla a mis pensamientos.

    ResponderEliminar
  17. Stella: Coincido, ¿por qué menospreciar algo tan natural?

    Alejo: Muchísimas gracias! y me alegra que el café haya sabido mejor.

    ResponderEliminar
  18. Ahy pedaso de mujer como escribis!!! esto es extraordinariamente genial. "La verdadera vergüenza consiste en que el poder del deseo sea un tabú, el verdadero pecado es convertir en ignominiosos los placeres que nos elevan, los verdaderos herejes son los detractores del cuerpo." Me encanto realemnte es una de los textos más lindo que he leido de tí :) un comienzo impactate mujer, a cuantas personas les haria un poco de falta leerte, buscar, ya sea encontrar cosas un poco más, cuanto gente hoy vive encerrada en estructuras de pensamientos que quiza si lleguen a leer esto se encontrarian perplejos ante la lectura, cuantas personas aún hoy sostienen un pensamiento tan circular, tan chato. Es tan bueno reflexionar sobre algo tan simple como quizá sea el deseo, pero tengo en cuenta que no todos lo logran. Vos ya lo lograste.
    Seguramente esta era una de las cosas que me necesitaba leer que necesitaba que me llegue de esta manera. Muy buena ya sea reflexion, punto de vista, sentimiento o pensamiento.
    Puedo robartelo y ponerlo en facebook???, obviamente pongo que es tuyo. Porfis!! Igualmente hasta que no tenga tu Ok no lo pongo.
    Un beso reina y te quiero seguir leyendo. Yo hace muchioo que no escribo quiza ese sea el motivo por el cual me encuentre tan perdida. Te quieroo

    ResponderEliminar
  19. Sera, tal vez estoy pensando demasiado en gran escala ultimamente, si es el cambio personal, que decir? Go for it.

    ResponderEliminar
  20. Qué lindo blog. Hermoso, tiene una estética muy especial... Es transparente y habla de vos. Me gustó mucho, lo estuve mirando y me sentí identificada en varias cosas... la fotografía, Lisandro Aristimuño y Amelie, tres cosas por decir. Un beso grande...

    ResponderEliminar
  21. "La verdadera perdición es no aprender a dejarse llevar, es no saber encontrar el punto de suspensión del juicio para aprender a caminar despojados de esas cadenas que pueden ser disueltas tras una reconsideración en el propio pensamiento."

    Qué sano! cuánta gente necesita leer y entender algo tan simple.

    ResponderEliminar
  22. @krokus: si, creo que las mentes enfermas pensamos similar(?)

    ResponderEliminar
  23. Igual, más allá de eso, creo que el entregarse a los instintos naturales es negar la humanidad, puesto que el verdadero poder del hombre reside en su capacidad de imponerse ante la naturaleza, tampoco incito a menospreciar. Solo digo que quizá el retroceso solo produciría el avistar el error, lo cual no es malo tampoco.

    P.D.: Incluso me atrevo a decir que mientras menos sentido y menos gala de practicidad posea, más humano sera el artículo o acto que se realice.

    ResponderEliminar
  24. gran descubrimiento, este tu blog =)

    Salu2 desde La Locura nos Salvará

    ResponderEliminar
  25. me gusta como escribes :)

    Te sigo! Pasate por aquí si quieres!

    ResponderEliminar
  26. WOW. He descubierto tu blog y me ha dejado...impresionada.
    Enhorabuena, tus textos son geniales...

    B.

    ResponderEliminar
  27. Valerie, siempre buenísimo tu blog. Me pareció leer algo parecido a F Nietzche, que habrás leído, verdad. Asegura que la "moralidad" en verdad va en contra de los instintos de supervivencia humanos. Pero... estoy demasiaod impregnada de esa falsa e impuesta moralidad, como para actuar en contra y poder soportarlo. No podría, es un yugo con el que debo y quiero vivir, debo reconocer que me hace débil, si me hace "mejor persona" no lo sé... por ahora seguiremos buscando por algún camino.
    Hasta el prox. fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  28. ''Solo tras la ruptura de aquellas estructuras que destilan su inherente inconsistencia aprenderemos a mirar a los ojos a la vida para aferrarnos intensamente a nuestra propia existencia.'' GENIALl :)

    Gracias! :D

    ResponderEliminar
  29. hacía unos días que no pasaba a leerte con atención, y me alegra (también me sigue sorprendiendo)
    cuanta correspondencia hay entre tus escritos y mi alma agitadita. sep.

    te dije que está confimada la fecha de yann?
    24/5

    aún no hay precio de entradas, pero algo es algo!


    (cariños)

    ResponderEliminar
  30. Nos gusta que te guste Valèrie =)

    La Locura y la música nos salvarán jeje

    un saludo, gracias por pasarte

    PD: me gusta tmb este blog tuyo ;)

    ResponderEliminar
  31. http://cordurainsana.blogspot.com/


    Las idioteces que a uno se le puede llegar a ocurrir cuando esta al pedo a las 3 de la madrugada

    ResponderEliminar
  32. Extraño tus textos. ¿Cuándo podré volver a leerte? Un beso.

    ResponderEliminar
  33. ya estoy extrañando sus reflexiones en mi blog eh!
    ufa
    ¬¬

    ResponderEliminar
  34. Hola querida Val!
    Creo que las dos estamos bastante desaparecidas del mundo blog (yo más que vos, es cierto)... será que estamos a mil con la facultad.
    Sabés qué? Este año estoy cursando Psicología General (claro que es algo muy muy introductorio... pero me encanta!) Puedo entender un poquito eso que escribís de los deseos reprimidos, que creo que es lo que hago yo constantemente (inconsciente claro), y por eso soy tan vergonzosa. Bueno, tal vez me equivoque, no soy Psicóloga, pero de vez en cuando trato de analizarme y creo que me pongo muchas barreras...

    En fin, un placer volver a leerte, y espero que retomes pronto el blog :)

    Un besote!

    Almendra

    ResponderEliminar
  35. En honor a la verdad, varias de las pocas maravillas de la música que nos quedan en la actualidad están ahí al costado, en la lista. Múm, Mogwai, Explosions, Travis, etc... God (esa es una expresión mía), creí conocer a toda la gente interesante de Rosario.

    Así es, Filosofía, pero más que nada estaba en Ciencia Política, ahí al lado de Psico. Es probable que nos hayamos cruzado alguna vez. Yo le compraba los Aguilar al revistero de la esquina, la Ñ, el Le Monde, y alguno de esos libritos baratos cada tanto.

    ¿Sabés que deseo intensamente en estos momentos? Un buen chaw fan con pollo y un par de arrolladitos. Y no me voy a inhibir ahora. Nunca nunca se reprima.

    ResponderEliminar
  36. Wow.


    era eso,nomas.


    dentro de unos dias te aviso xq voy a hacer un posteo "psi-psa" sobre la actualidad.

    ResponderEliminar
  37. Declaro hoy, a raiz de tu post, los frutos que el cristianismo considera insolubres.
    Si hay una doctrina que enseñe a no vivir la vida, esa es precisamente, la predicada por este gran personaje creado por la biblia: Jesus.
    El cuerpo penando por sus sentimientos, prohibiéndose el placer para procurarse una parcela de terreno en un más alla que nadie corroboró.
    La vida es aquí y ahora, el placer es esfímero, como nuestros procesos biológicos.
    Muerte a toda religión que no propague el sentido de la tierra, el SUPERHOMBRE.

    ResponderEliminar

Speak to me...