domingo, 7 de marzo de 2010

Into the fire


Existe algo capaz de romper las estructuras mentales más firmes, consistentes y elaboradas. Existe algo capaz de quebrar los cimientos de una moral construida durante una vida entera. Existe algo tan fuerte e intenso capaz de alterar hasta el creyente más devoto, al hombre más fiel y a la mujer más promiscua. Existe algo que se hace presente en el pensamiento de aquellos que inhiben su acción y en los sueños de aquel que incluso logra reprimirlo de sus pensamientos. Existe algo que a veces es más fuerte que el amor y que cuando se ausenta incluso puede llegar a destruirlo. Existe algo inevitable, tan inminente como indestructible, tan físico como mental, tan imaginario como real. Algo que se alimenta con el pensamiento y se satisface aunque siempre quede un resto. Para el religioso es un pecado, para el conservador es un tormento, para el fiel es una perturbación, para los amantes posesivos es un miedo…y para los que buscan el placer…simplemente es el deseo.

45 comentarios:

  1. bien! pero el deseo no es lo que molesta, perturba, irrumpe, son los nuevos deseos que sorpresivamente aparecen y no teníamos en cuenta.

    ResponderEliminar
  2. "Vivimos una mentira, bajo la luna menguante,
    ,con su rostro pálido se ríe la perdición, se deleita."

    ResponderEliminar
  3. Mi sueño plasmado en esa imagen, en ese vestido verde, en esa biblioteca, en ese mar de pasiones. Amor y pasion desenfrenada en un mismo momento. Promiscuidad en una epoca inconciliable, imaginacion de algo todavia más, más intenso, es un mas allá del placer, engorrosidades en un papel, cartas inconcientes, sin pensarlo, sin enredos. Pero a pesar de todo lo hermoso es la fijacion de una idea a pesar de los años, la firmesa de un deseo y todo lo que puede provocar sutiles palabras. Me encanto esa pelicula, para quedarse perplejo un buen rato...

    ResponderEliminar
  4. me olvidé! feliz día de la mujer

    ResponderEliminar
  5. El deseo es una puerta doble, a veces se traspasa y del otro lado está la libertad mas absoluta, otras, las más, se entra a la esclavitud permanente. No se de que depende, aunque tengo algunas ideas. Un gran beso. Muy feliz día.

    ResponderEliminar
  6. El deseo es un sentimiento sin objeto, no nace del objeto que deseamos sino que nace de nosotros de nuestra necesidad de vivir. Puede ser sexual, o de otra clase, pero como sea el deseo siempre esclaviza Ignacio, nunca libera.
    Feliz día de la mujer a las damas!!!
    Carolina de www.solootraaficionada.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. feliz dia de la mujer

    ResponderEliminar
  8. PD: Sin embargo nada es mas fuerte que el amor de verdad.
    Saludos ;)
    Carolina B

    ResponderEliminar
  9. Superb.
    Tan cierto.
    Tan perfectamente descripto y narrado.

    Feliz día Val!

    ResponderEliminar
  10. MAV: Mayoritariamente los deseos que más tienden a perturbar son esos “nuevos” que vos decís…pero eso se aplica al caso de que estemos en pareja y empecemos a desear a otra persona. A veces no hacen falta que sean “nuevos” los deseos para que perturben a la mente, ciertos seguidores del Opus Dei por ejemplo, se autoflagelan por el simple hecho de desear en sí. Eso me parece un absurdo que va en contra de nuestra propia condición…
    ¡Ah! Y muchas gracias por el saludo :)

    Alex: tantas firmas…y no puedo acceder a tu perfil.

    Sele: Yo tuve la misma fantasía cuando vi esa película. Siempre bellas tus palabras.

    Ignacio: Tenés esa capacidad para dar con las palabras exactas. ¿De qué depende un deseo? Creo que de infinitos factores inconmensurables… factores que pueden ser de lo más diversos dependiendo de nuestra propia subjetividad…

    Carolina: Difiero. ¿Pensar que el deseo siempre esclaviza? Eso se lo dejo a los católicos más fervientes…si bien puede ser un arma de doble filo que nos esclavice y al mismo tiempo nos libere…prefiero asociarlo a la libertad de dejarlo ser, reprimirlo no tiene sentido. Tengo una postura bastante psicoanalítica al respecto (aunque no soy una devota freudiana, se que la teoría también tiene sus baches), pero no creo que exista un deseo sin objeto, la pulsión no existe sin un objeto. El deseo nace dentro de nosotros, pero siempre es empujado por alguien más, a no ser que sólo nos deseemos a nosotros mismos.
    Y con respecto a que nada es más fuerte que el amor de verdad…yo también pensaba así…hasta que me di cuenta de que el deseo se caracteriza porque no lo podemos dominar más que en el plano de la acción. Ahora bien, si alguien logra dominarlo en el plano de sus pensamientos…o más a fondo: si alguien logra dominar a su inconsciente…mi teoría se desvanecería. Pero no conozco a nadie capaz de hacerlo.

    ResponderEliminar
  11. Para unos es una especie de némesis, para otra, bueno... una sonrisa de complicidad.
    Saludos

    P.D Siempre es bueno descubrir cosas buenas, en especial si son tan buenas como tu blog.

    ResponderEliminar
  12. Se me olvidaba algo: la lista musical es simplemente IMPECABLE :P

    ResponderEliminar
  13. aii, me encanto!
    jajaj
    lo puedo poner en mi blog, con fuente y autor?

    ResponderEliminar
  14. Hola Valerie,
    Gracias por tu respuesta, y porque siempre es enriquecedor diferir ;)
    Quisiera aclarar que cuando hablo del amor no me refiero solo al amor de pareja, o a aquello que muchos confunden con la pasión o el enamoramiento y la divinización de la persona que se tiene al lado. Partiendo de aquí, afirmo que nada es más fuerte que el amor.
    Pasando al otro punto, me gustaría saber en serio porque dicen que el deseo libera, para terminar de seguir tu pensamiento.
    Veo que también sos seguidora de I. Yalom, a este respecto ¿Leíste “Un año con Schopenhauer”? excelente libro, además que creo que habla bastante sobre la esclavitud del deseo.
    Otro punto: ¿Dominar el inconsciente? O ¿Domar el inconsciente?
    Un saludo
    Caro

    ResponderEliminar
  15. Caro, la verdad es que tenés razon, siempre es enriquecedor diferir así que gracias a vos por tus comentarios. El debate siempre es un placer y nos ayuda a crecer.
    Veo que ambas estamos de acuerdo en un punto: el amor real no tiene nada que ver con el enamoramiento o la idealización de la persona que se tiene al lado, supongo que el amor real será lo que viene después, cuando podemos amar a esa persona con defectos y virtudes. En mis planteos me refería más al amor y al deseo en cuánto a una pareja, por eso no termino de entender la relación entre mi planteo y tu postulado de afirmar que nada hay más fuerte que el amor. Cuando escribí que hay deseos que pueden ser más fuertes que el amor, me refiero a que muchas veces en el plano del pensamiento nos es imposible dominar un deseo, y por más de que en el plano de la acción no lo llevemos a lo concreto...en nuestras mentes me parece imposible poder dominarlos.
    ¿Por qué pienso que el deseo libera? Porque creo que muchas veces pasamos gran parte de nuestra vida aferrados a ciertas estructuras mentales, relacionadas quizás con una moral que nos fue heredada, que nos convencen de que darles rienda a nuestros deseos es algo malo o vergonzoso, esas mismas estructuras son las que muchas veces nos inhiben y no nos permiten hacer las cosas que deseamos. Hablo del deseo como algo que nos libere en ese punto, en el punto de romper esas estructuras y darnos cuenta de que desear y concretar nuestros deseos no tiene nada de malo mientras no estemos lastimando a nadie.
    Para serte sincera, el trasfondo de este texto es la ruptura actual de mi vida de muchos prejuicios que fui acumulando a lo largo de muchísimos años, y que hoy considero que han sido en vano.
    Dominar o domar el inconsciente, siguiendo los planteos freudianos...me parece una tarea imposible.
    Muchas gracias por la recomendación de la lectura, es un libro que sentí nombrar y más de una vez me recomendaron leer acerca de la filosofía de Schopenhahuer, así que sin dudas lo voy a tener en cuenta.
    Saludos!

    Vale

    ResponderEliminar
  16. Somos simplemente animales deseosos, como cualquier otro de otra especie, pero con más imaginación. El resto es puro bla, bla, bla (Cultura, cultura, cultura construida...)

    Buen post.

    Ah, y me alegra que te haya gustado mi primer párrafo de aquel mail :)

    ResponderEliminar
  17. Me encanta! Siempre que escribo a un autor de blog, el comentario es muy enriquecedor y profundo, como que termina de completar el texto en si.
    Tenés razón en tu planteo, es imposible domar el inconsciente, por experiencia propia diría mas bien que hay que conocerlo y hacerse amigo.
    Es muy costoso vivir haciendo realidad todos los deseos, creo que la cultura, los prejuicios y sobre todo la moral no son el único impedimento para llevarlos a cabo. Como dijiste también el lastimar a los otros es una razón para no concretarlos. No sé si leíste el libro de A Huxley “Un mundo Feliz”, en la que describe una sociedad utópica donde “todos son de todos” sexualmente hablando y nadie es propiedad exclusiva de nadie. En ella el deseo que siempre es concretado. Hace poco escribí una entrada al respecto de la felicidad y la ciencia ficción preguntándome si hacia allá estamos yendo.
    Un abrazo, te sigo leyendo!
    Caro

    ResponderEliminar
  18. Caro, parece que seguimos caminos parecidos. Leí el libro de Huxley y me pareció una maravilla. Comenté algo sobre ese libro hace tiempo atrás. En ese libro lo que se plantea es la anulación de la espera, lo cual anula practicamente al deseo porque todo se ve reducido más bien a una cuestión de instintos en la cuál lo que aún no alcanza a desearse ya es satisfecho. Desde mi punto de vista considero que la espera es lo que fortalece al deseo, lo que lo hace más fuerte, lo que lo alimenta. Si se anula demasiado el tiempo de espera, se anula el deseo mismo. Eso es lo que me parece quiso plantear Huxley en su sociedad utópica en la cuál era imposible plantear algo como el amor.
    Espero que no se me haya malinterpretado. No soy de andar por la vida satisfaciendo todos mis deseos....simplemente voy por la vida intentando romper ciertas estructuras cuando éstas no tienen sentido. Y mientras mis deseos no lastimen a nadie, los voy a dejar ser.

    Nos seguimos leyendo :)

    ResponderEliminar
  19. mi perfil no existe

    ResponderEliminar
  20. En la primera firma que me dejaste aparece un perfil al cuál no pude acceder.

    ResponderEliminar
  21. mi perfil es invisible, existe pero no se ve, no existe

    ResponderEliminar
  22. I will surprise you

    http://es.akinator.com/

    ResponderEliminar
  23. Entré pensando que era una tontería...¡y esa maldita página adivinó los tres personajes que pensé!

    ResponderEliminar
  24. Ufff cuanto que escribe la gente! Se me cansa la vista, es por el calor…
    Feliz día para vos Val mujer!
    Después lo del deseo… apenas termine de leer lo que escribiste se me vino a la cabeza aquel episodio en que te hice escuchar una canción que te hizo llorar sobre el deseo. No creo que seamos esclavos de el. El deseo también nos libera de una parte nuestra a la que le tenemos pánico, desear nos hace crecer, nos hace enfrentarnos con nosotros mismos, nos hace ver otras realidades. Da miedo a veces confundirlo con amor, o ser victima del deseo de otra persona y que después como dice la canción, se haga ceniza y no quede nada… no se, son muchas cosas
    Nadie puede con exactitud creo… explicar lo que es el deseo, de donde nace, que lo despierta, solo existe… y todos lo conocemos
    A veces es el mas secreto de nuestros secretos, yo no se si esto esta bien o mal… solo se que es asi

    Un besote Val

    ResponderEliminar
  25. Migue, que lindas palabras. Coincido, no podemos explicar exactamente de dónde nace, qué es exactamente lo que lo despierta...solo sabemos que existe y que en muchas oportunidades nos saca más de una sonrisa, aunque a veces también alguna que otra lágrima...¡qué tema más complejo!

    ResponderEliminar
  26. volví.
    que buena imagen, ahora que vuelvo a ver.

    me dan ganas.

    estem...de tener una biblioteca asiiii de grande ajajajajjja

    ResponderEliminar
  27. estamos pseudo chateando por el blog val...ajajja conectate!!

    ResponderEliminar
  28. me encantó la película (de la foto) no recuerdo como se llama. es muy cierto, el deseo nos lleva a lugares hasta inimaginables. un beso y como siempre te leo linda.

    ResponderEliminar
  29. me dejaste sin palabras!!! simplemente execelente...
    ayyy el deseo... el deseo...
    como siempre un placer leer tu blog
    besos

    ResponderEliminar
  30. Me parece una bella forma de plantearlo.

    ResponderEliminar
  31. Me dejaste mudo con tu inspiración en este escrito, querida Val. Realmente, este espacio siempre es digno de ser visitado y releer una y otra vez las palabras que derramas.
    Me quedé en uno de los posts de febrero, en los cuales hablabas de que tu alma estaba dolida y más aún siendo domingo.
    Muchas veces suelo plantearme ¿Por qué solemos escribir cuando hay algo que nos azota el alma?, ¿Por qué la mayoría de los poetas realizan sus grandes versos en medio de un dolor?
    Tal vez sea posible debido a que uno se reencuentra con aquello que le hace mal y dialoga con su tristeza. Más allá de eso, para muchos como yo, la escritura resulta ser una forma de desahogo.
    Por otra parte, sucede que los domingos son esos días en que la gente se necesita. Algunos lo sobrellevan mejor si estan con su pareja o durante toda la jornada con sus amigos. Yo soy un aficionado a querer estar compartiendo con otro ser esas tardes.
    Cuando estoy solo, en este día, me invade un poco de vacío mezclado con tristeza. O también está el trabajador que ve que se aproxima la noche dominguera y se amarga porque al otro día será explotado por un cerdo capitalista.
    En fin, comenté acá porque en el otro post no sabía dónde meterme para firmar.

    Finalmente, un feliz día de la mujer atrasado. Espero que lo hayas pasado bien, así como también te encuentres de la mejor manera posible.
    Un fuerte abrazo de luz, Val

    Matías

    ResponderEliminar
  32. tal cual el deseo es algo que de verdad puede contra todo 100% de a cuerdo

    ResponderEliminar
  33. Sí, totalmente cierto. Coincido con vos.
    Eso es lo mejor que a pesar de la racionalidad pueda haber algo que nos haga cambiar de parecer.

    ResponderEliminar
  34. http://www.filmaffinity.com/es/film837617.html

    ResponderEliminar
  35. Que inspiracion! texto perfecto =)* sin dudarlo, muy bueno. Cuidate! te sigo, espero tambien pases pro el mio ;*

    ResponderEliminar
  36. ¡Epa! 42 gigs in the sky... y acá viene el nº43 ;)

    Cómo me 'libera' leer tus textos VaL...!! No sé, siento que me transportan a otra parte... y está buenísimo eso. Me encantó esta entrada, dulce y maldito deseo, según la ocasión... Tuve todos los pensamientos posibles acerca de él, tanto positivos como negativos (bueno, no TODOS, pero sí muchos). Maldito deseo... dulce deseo...

    Y ahora te contesto lo que dejaste en mi blog. ¡SÍ, VÁMONOS A EUROPA! Muero por conocer Madrid principalmente... después me iría de gira por España... Ja, pero está muy lejano eso... Espero poder ir algún día, aunque sea unas breves dos semanas.

    Un beso grandee♥

    Almendra*

    ResponderEliminar
  37. jaja...justo el vacío del que hablo,coincide con tu posteo sobre el deseo....si 1+1=2,no andamos muy errados...
    es interesante lo que dice Freud con respecto a los escritores,había un par de párrafos en algún lugar,dsp voy a volver a revisar mis lecturas a ver si lo encuentro...
    pero yo creo que lo que nos diferencia de los demás es que usamos ese "vacío",esa tristeza para inspirarnos.Una forma de sublimar pulsiones,no distinta a las otras.es tan...catártico,supongo,que es mágico.
    creo que fue Esquilo quien dijo: "Las palabras son una medicina para el alma que sufre."creo que eso se aplica en mas de un sentido...
    en fin valèrie nos estamos viendo en la facu...vos pasas a tercero,no?

    ResponderEliminar
  38. ohhhh esa escena de la biblioteca en Expiación! es muuuuy intensa, ahí sí que se ve bien lo que es el deseo. Me ha gustado cómo lo has descrito :)

    un saludo!

    ResponderEliminar

Speak to me...