domingo, 9 de mayo de 2010

El grito (mudo)


Como a un condenado no solo se le pide que se declare actor de sus delitos sino que se le pide una confesión, un examen de conciencia y una aclaración de lo que es…así se maneja el superyó a sus anchas…condenándonos o apremiándonos, siempre expectante de lo que podamos llegar a hacer, decir, pensar…siempre esa instancia inquisidora, preguntándonos acerca de nuestra conciencia moral, siempre ese ideal del yo inalcanzable, como un horizonte que se esfuma cuando corremos tras el sol…

Entonces ocurre que en determinado punto abrimos tan grandes los ojos que ya no los podemos volver a cerrar, caemos petrificados ante la realidad que se nos presenta caótica, cada una de las representaciones mentales se vuelve indescifrable. Hemos visto al sol de frente y éste nos ha quemado, nos ha atravesado cada partícula de la piel dejándonos en llamas que luego serán cenizas. Hemos visto más allá y no pudimos tolerarlo, abrimos nuestros labios con intensiones de gritar pero la realidad nos ha callado y solo la boca fue expresión de nuestro grito de desesperación, grito mudo dirigido hacia nuestro interior, expresado externamente e internalizado metamorfoseado en dolor.

Elegimos el peso y la carga fue demasiado pesada. Las compañías que caminaban a nuestro lado detienen la marcha y se difuman y entremezclan con la realidad amorfa. Nos quedamos solos, nos quedamos solo con nuestra multiformidad yoica contradictoria y amenazante. En ese punto en el cual ya no hay compañía que acompañe…intentamos aferrarnos al amor pero incluso este se convierte en otra nada sumada a las tantas nadas que nos dejan vacíos y desorbitados. ¿Será esto locura o exceso de lucidez? ¿Qué determinará que nuestra mente se aprisione en pensamientos suicidas? ¿Cuál es la razón de las lágrimas constantes? ¿Por qué nuestra sensibilidad extrema nos ha dejado repentinamente moribundos sumidos en una realidad que nos supera?

Entonces lo intentamos, juntamos fuerzas para emitir ese grito como último signo de esperanza, como última señal de socorro. Pero ocurre que no es más que un grito mudo, un grito internalizado, un grito que se esparce por cada átomo del organismo, por cada recoveco del psiquismo, alcanzando los mismísimos misterios del inconsciente, produciendo efectos en la conciencia sin dejar de ser un grito silencioso, un grito del sujeto hacia el sujeto, preguntándose a sí mismo quién es, preguntándose a sí mismo hacia dónde va, cuál es el sentido de su vida. El grito transformándose en la regresión infinita al origen más arcaico de la especie humana, el grito ante la incomprensión y el caos de la propia y desbordante existencia.

12 comentarios:

  1. Que problema nuestra psiquis. Yo todavía no entiendo porque nos complicamos tanto la vida. Para mí, es porque de alguna forma u otra nos gusta. Y si vamos al caso, que sentido tendría una vida sin complicaciones? Sin metas que alcanzar o superar? Sería muy aburrida, no?

    Así que vamos a dar vuelta estas cosillas y ponernos a pensar que no todo en la vida tiene que ser trágico, es más, de las cosas más trágicas, del más ínfimo caos, podemos obtener belleza, y eso es un virtud de la cual no todos disfrutan.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta como escribes!!! A la, ya esta, lo he dicho ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Decir que este es uno de lo mejores blogs que existe, le queda corto. Posta!

    ResponderEliminar
  4. se hacen esperar tus entradas pero están muy buenas!!!
    Y sobre mi viaje ya iré publicando de a poco mas entradas.
    gracias por pasar siempre, saludos
    Carolina

    ResponderEliminar
  5. "Buscarse a uno mismo, es como buscar la casa en donde uno está parado. ¿Cómo es posible encontrarla? Está en todos lados, es todo lo que conocés...."

    Y nunca se olvide que lo escencial escapa a los ojos. Lo que es, no es lo que parece..

    "Fluir sin un fin, más que fluir sin un fin, más que fluir...."

    Un beso, nena.

    ResponderEliminar
  6. PD:

    Sos de esas figuritas dificiles de encontrar. De esas con las que se puede quedarse tirados en una cama escuchando Come On Die Young de Mogwai sin mover un musculo... salvo para coger.

    Si, una figurita dificil.

    ResponderEliminar
  7. Vale,
    mientras leia tu texto pensaba en una palabra que pudiera definir tu manera de escribir, no se porque, ¿de donde viene esa costumbre de ponerle nombre a todas las cosas? Bueno, despues te las digo porque no se me ocurren muchas ahora y no quiero decir boludeces... Por cierto, me gusto mucho el texto, comparto en sensaciones.
    ¡Buenas noticias!! Esta en proceso de grabacion (casera) la cancion otoñal. Si la tecnica (y Dios) me ayuda pronto la podras escuchar...

    beso

    manu

    ResponderEliminar
  8. Yo pienso que deberiamos tener ciertos principios que tienen que ser inquebrantales y otros que deberiamos ir cambiando (hablo de cambiarlos porque un momento nunca es el mismo, lo que hoy puede ser justo mañana puede ser injusto y sumamente cruel); y no buscar dibujar un ser ideal y aferrarnos a ese sueño de un ser perfecto porque nunca lo lograriamos.

    ResponderEliminar
  9. ¡valerie! muchas gracias, en serio.

    tu blog es ideal para leerlo tomando un café. es muy personal, me gusta.

    te mando un beso. nos leemos.

    ResponderEliminar
  10. Hermoso!En muy escuetas palabras HERMOSO..
    Seguis con ese maravilloso don de leerme a distancia de representarme en cada palabra que sale de vos..
    Sigo esperando el mail.

    Te extraña, joss

    ResponderEliminar
  11. Penny Lanne me ah encantado tu blog, su decoración y buen gusto; en cuanto a este contenido subyace en tu disquisición la disyuntiva de optar por el peso o la levedad que MIlan Kundera esgrimió en La insoportable levedad del ser inspirado en una idea de Nieztche.
    Help! I need somebody!
    Esos gritos a veces surgen inexorablemente, son parte de nuestr ahumanidad.

    ResponderEliminar
  12. tengo un televisor prendido al lado, zumbandome que no me deja concentrar
    cuando este apagado, te leo
    beso Vale!

    ResponderEliminar

Speak to me...