viernes, 27 de agosto de 2010

Ceder o no ceder


"Nos vemos castigados por nuestras negaciones. Cada impulso que intentamos aniquilar germina en la mente y nos envenena. El cuerpo peca primero y se satisface con su pecado, porque la acción es un modo de purificación. No nos queda nunca más que el recuerdo de un placer o la voluptuosidad de una pena. El único medio de desembarazarse de una tentación es ceder a ella. Si la resistimos, nuestras almas crecerán enfermizas, deseando las cosas que se han prohibido a sí mismas, y además, sentirán deseo por lo que unas leyes monstruosas han hecho monstruoso e ilegal. Se ha dicho que los grandes acontecimientos tienen lugar en el cerebro y solamente en él donde tienen lugar asimismo los grandes pecados del mundo."

¡Tan cierto Wilde!

2 comentarios:

  1. Cómo me gusta Wilde.
    Tengo que dejar de autoanalizarme cuando leo estas cosas jajajaja
    Debo dejar de resistir la tentación¿? ¿?
    Besote :)

    ResponderEliminar
  2. blake lo dijo cien años antes y mejor: antes asesina a un niño en su cuna que alimentes deseos que no ejecutes.

    ResponderEliminar

Speak to me...