martes, 22 de marzo de 2011

Acaricien los detalles III



Anoche salí a caminar y a correr por primera vez al Parque Independencia. La noche estaba tan bella que el tiempo pasaba sin que yo me diera cuenta. Después de una hora…miré hacia el cielo y vi que algo brillaba mucho más intensamente que el resto de las luces…y allí estaba, tapada parcialmente por gigantes árboles…la luna brillando en todo su esplendor, una luna llena y enorme, tan llena, enorme y bella como nunca antes la había visto en mi vida. Me emocioné tanto que salí en su búsqueda y terminé perdida en una plazoleta escuchando Fly Me To The Moon en la versión de los primeros Ending de Neon Genesis Evangelion mientras contemplaba tanta belleza. Luego me quedé una hora más caminando y corriendo de a momentos…y me volví sin ganas de volverme.
Esta mañana hacía demasiado calor…pero estaba tan antojada con ir nuevamente al mismo parque que preparé el termo para el mate, tomé entre mis manos Crónicas del Ángel Gris de Dolina y otra vez terminé perdida en un escondite de ese encantador lugar, al lado del lago, rodeada de patitos bebés y sus madres, de bella naturaleza…y de alguno que otro mosquito.
Después de unos cuántos mates y de un buen rato de disfrutar de mi lectura, comencé a notar que alguien se me acercaba…pero no presté atención y seguí sumergida en las historias del Barrio Flores. De repente escucho que alguien me llama…y que luego se acerca. En ese momento tuve miedo de que me roben la poca plata de la semana que me quedaba…pero Juan Carlos solo se llevó de mí un cigarrillo…y lo más lindo: una amena conversación.



Este obrero que estaba haciendo tiempo antes de comenzar su jornada laboral…me preguntó mi nombre y me dijo que le gustaba mi sonrisa, me contó sobre sus aventuras en la Infantería de la Marina y sobre los “bichos verdes”, como supuestamente se llamaban entre sí los de su grupo. La cicatriz enorme de su estómago quizás sea una prueba de su pasado y de aquellas historias que me ha contado. También me compartió chistes gallegos y religiosos. Me habló del mar y de las olas, de lo mucho que cuesta luchar contra ellas cuando estás mar adentro. Me nombró a sus hijas y a sus nietos, y tras cada “mala palabra” que emitía se disculpaba con cara de tímido. Me dijo que le diga el nombre de un “galán” y se sorprendió cuando le dije el nombre de una persona común y corriente y no el nombre de un famoso…y luego inventó una historia de yates a partir de los pequeños barquitos que estaban frente a nuestros ojos al costado del lago artificial del parque.
Al final terminamos discutiendo sobre religión y política. Yo le hablaba de Darwin y él me hablaba de Adán y Eva, yo le hablaba de evolución y él me decía con toda la seguridad del mundo que la mujer había nacido de la costilla del varón, y que todo el problema de la humanidad había partido de una manzana. Yo me reía y lo seguía escuchando…por suerte ya no me dedico a quitarles ilusiones a los creyentes.
Unos minutos antes de saludarlo me contó que una vez estaba jugando en el mar con sus amigos, los “bichos verdes”…y bromeando le quitaron el calzoncillo a uno…él quiso recuperarlo y se alejó demasiado de la orilla, pero comenzó a llevárselo la corriente…de repente según me dijo…divisó a la Virgen en el mar…y cuando le gritó a uno de sus compañeros que la mirara…la Virgen ya había desaparecido…pero en quince minutos Juan Carlos ya estaba nuevamente en la orilla. Lo primero que le dije fue: ¿un milagro? Y me contestó que sí. Yo sonreí y me quedé en silencio…prefiero formar parte de los Hombres Sensibles a ser una Refutadora de Leyendas, diría el creador del Ángel Gris.
Me volvía caminando hacia casa cuando de repente y después de muchísimos meses me llegó un mensaje de la persona que tres años atrás me recomendó por primera vez las lecturas de Dolina con el motivo de querer juntarse a conversar. ¡Qué bella coincidencia!


33 comentarios:

  1. Hacía bastante que no me pasaba por aquí (sigue esto tan mágico como siempre)
    Las fotos geniales.

    Crêpes
    rellenos de
    sonrisas.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta. Que escribas en el blog, que la gente te hable, que leas Dolina. Tengo que pasarte el extracto que dice algo así como “tenía el berretín cósmico de querer vivir todas las vidas y estaba condenado a vivir una sola...”, que fue lo que charlamos en una de las reuniones... o mejor te desafío a que lo encuentres vos.
    Me pienso un poco parte de la noche de anoche ya que sé que pensaste en nosotras... y también me encanta.
    Te dejo de regalo un link que encontré buscando en google la frase de Dolina, no sé bien por qué pero creo que puede llegar a gustarte el escrito: http://elperrofilosofo.com.ar/wordpress/?p=322

    beso y abrazo enorme amiga!

    ResponderEliminar
  3. @While, muchas gracias!!!

    @Jules, me encanta que te encante :) el texto que me mencionás aparece justamente en el libro que estoy leyendo! (Crónicas del Ángel Gris) y la partecita esa que me pasaste...la tengo bien marcadita porque me identifica muchísimo! y sé que a vos también...
    Para serte exacta, está en el capítulo 13, llamado "Historias de Amor", y dentro del mismo, está en un fragmento titulado "Historia del que no podía olvidar", y la frase que marqué es: "el hombre quería vivir todas las vidas y estaba condenado a transitar solamente por una. Aprendan a soñar los que se contentan con sacar la lotería..."
    Pero bueno, hacemos lo que podemos dentro de las limitaciones por vivir todas esas vidas que queremos!!! y creo que vamos por buen camino, desde ya que encontrarnos fue comenzar a caminar ciertos senderos de la mano y eso es realmente hermoso. Como le escribía antes a Fede en el blog...parte de esta felicidad que siento también tiene que ver con ustedes y con lo bien que me hace que formen parte de mi vida, por eso anoche me acordé de vos, por eso también espero que sigamos compartiendo muchos momentos más juntas (y con el grupo también, obviamente!!), porque me llenan el alma, de verdad.

    ResponderEliminar
  4. @PD para Jules, también: ¡no sé por qué en mi libro no dice berretín cósmico! :(
    Acabo de leer el texto que me regalaste, me encantó, ¡me sentí muy identificada con el primer párrafo del músico frustrado!
    Me gustó mucho esto también: "En cuanto a las vidas no vividas… para eso está la literatura, que es la forma material de los sueños...", muchas veces me he sumergido en historias ajenas por falta de propias...pero por suerte, ahora vivo las mías :)

    ResponderEliminar
  5. Vale! Que contento me pone lo de la coincidencia :)
    Que groso que estés leyendo Doli!! Parece mentira que 3 años! hayan pasado de eso! Me acuerdo que yo lo escucha por la radio... No sé si sabías que hay dos versiones de Crónicas del Angel Gris, hubo una reedición hace un tiempo, por las dudas de que no esté en tu versión te dejo el link de algunos cuentos, pero especialmente lee: "El niño que fue a menos" GENIAL!!: http://www.literatura.org/Dolina/ninos_libros_lecturas.html

    Otra cosita más: Jacque Fresco. Cuando tengas tiempo interiorizate sobre éste Hombre, así, con mayúscula. Creo que te va a interesar su discurso. Hay infinidad de videos en Youtube en español y también mucho escrito por ahí.

    Te dejo un enorme abrazo y prontamente espero verte para charlar!

    ResponderEliminar
  6. * Me acuerdo que yo lo escuchaBA por la radio

    ResponderEliminar
  7. @Ale, ¡qué bueno que hayas llegado a leer esto! no pensé que justo pasarías pero de cierto modo lo subí al FB para ver si sucedía :)
    Fue una muy bella coincidencia lo de hoy!!! y cómo pasa el tiempo por favorr!
    Sabía lo de las versiones del libro porque la mía es la segunda, y ahora que lo pienso la diferencia con la frase que subió por ahí arriba mi amiga Jules debe ser porque en la primera edición la frase está cambiada.
    Muchas gracias por la recomendación! pero ya estoy a punto de llegar a esa parte del libro (por suerte tengo ese capítulo incluido) así que lo leeré directamente desde ahí y después te contaré!
    Ya mismo estoy googleando a Jacque y luego también te comentaré sobre él.
    Yo también te mando un abrazo enorme y espero que pronto podamos juntarnos, sería un placer!

    ResponderEliminar
  8. :)

    Para mí también sería un placer !

    ResponderEliminar
  9. No me acuerdo cómo llegué a tu Blog, pero tampoco pretendo explicarmelo, es lindo verse presionera de las coincidencias...Digo coincidencias ya que leí muchas entradas y me encanta como te expresas, como escribís y como ves las cosas. Llegó el Otoño al fin! Y con esta lluvia voy a seguir leyendo tus publicaciones..nada más lindo que leer mientras todo lluve.
    Ah, escuche un par de canciones de Sigur Rós, para ver si en verdad estaba tan buenO, y la verdad que sí.

    :)

    ResponderEliminar
  10. Si paso por allá algún día, espero toparme con ese parque. Se ve que algo de magia despierta en las personas que lo visitan.
    Lindo relato, me encantó.
    Hare Krishna, Val.

    ResponderEliminar
  11. Dónde esta la magia sino en la sensibilidad, los mitos, las creencias, los misterios y las leyendas no?

    ResponderEliminar
  12. Mi triste vida, aquí se nublo la noche... ja

    Pero me alegro que la hayaspodido apreciar =)

    ResponderEliminar
  13. Por el anterior texto, de acuerdo.
    Ahora, falta un poco de Bolaño, Melville y Dylan Thomas. Poquito nomás. Estilo, gracia y oscuridad, son las premisas, querida.
    Salú!

    ResponderEliminar
  14. que bella persona que sos... que suerte que tuvo Juan Carlos de hacerte cruzado en su camino.

    ResponderEliminar
  15. hola Val.... me había olvidado del Blogg donde comentaste jaja... me hiciste recordar mi estadía en La Rioja... me hiciste hacer pucherito, porque estaba bueno ese lugar. Ahora estoy en Chaco!!

    ResponderEliminar
  16. Y, si verdaderamente te interesa, entonces debería decir: de Bolaño, Los Detectives Salvajes; de Melville, Moby Dick - por supuesto - o Bartleby; y de Dylan Thomas, poesía, y, casi por sobre todo, las Cartas. Y mucho Bob Dylan y Chet Baker.
    p.d: y por ese lado, qué tiene para decir? y qué onda Rosario ?

    ResponderEliminar
  17. @zocaloca, muchas gracias por tus palabras! sos bienvenida cuando gustes :)

    @Tom/Shine, el Parque Independencia es un lugar enorme y muy bello para salir a recorrerlo, ojalá algún día puedas conocerlo!

    @Dié, por eso mismo nosotros somos parte de los Hombres Sensibles, y pese a nuestra partecita de Refutadores...siempre tenemos un lugar para los sueños.

    @Piantada, ¡ya volverá otra bella luna llena para contemplar!

    @lesenfants-terribles, gracias por las recomendaciones, voy a tenerlas en cuenta entre mis tantos y tantos pendientes.

    @sam, quizás algún día la vida nos encuentre, sería muy agradable mantener una bella conversación contigo ^^

    ResponderEliminar
  18. @Val, si ese momento pasa y la vida cruza nuestros caminos... sería un buen comienzo para el encuentro de la "armonía" que necesito. Te diste cuenta que me estas analizando gratis?... gracias por tus palabras y por el tiempo que ocupas en ayudarme. Sos grande Val...

    ResponderEliminar
  19. me encanto tu manera de narrar, seguire leyendote, seguire interesandome.

    ResponderEliminar
  20. Mierda! Que buen blog, vieja. Realmente bueno, sobre todo por el simple hecho de que te guste Pink Floyd, Dostoievski, Orwell, etc y escribas sobre ello. Te invito, si te interesa a pasar por mi blog.
    Arriba! Tincho

    ResponderEliminar
  21. y esta es aun mejor que la anterior!!!!
    Te felicito, PERFECTA entrada.
    Tenes un mundo interno MUY rico y esta buenisimo que sigas compartiendolo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Vuelvo cansado, si eso es posible cuando uno viaja a lugares mágicos. Abro la puerta de mi departamento, tiro la mochila, desde que arribe a Buenos Aires pesa más y más. Camino hasta el baño, abro la ducha y pongo Begin to Hope, de la hermosa Regina Spektor para que me acompañe. Recién cuando suenan las primeras notas de Better logro hilvanar un pensamiento lógico, siento nostalgia por estar de vuelta en casa. Me pregunto por qué uno tiene que volver a eso que otros denominan hogar y no puede vagar por esa casa más amplia sin fronteras, absorbiendo impresiones, sensaciones y formas.
    Suena Samson y salgo de la ducha, me seco, me cambio con la poca ropa que no me lleve de viaje y que no está para lavar. Los acordes de piano y las palmas del comienzo de On the radio me llevan a la computadora. Reviso mails, tacho meticulosamente de mi lista de Excel 2666 de Roberto Bolaño. Sí, tengo una lista con los libros por leer y tome la costumbre de tacharlos cada vez que los termino.
    Pianos suenan a mis espaldas, creo que se debe tratar de Apres Moi y es en éste momento donde entro por inercia en tu blog, dictado por lo lúgubre del tema, por el dinamismo de tus entradas, decido cerrar los ojos. Freno la lectura, me levanto y encaro la cocina en busca de un café cargado. Examinar este desborde literario va a llevar tiempo y sin una buena compañía a esta altura de la noche es imposible.
    Al terminar de leer solo recuerdo que paso el disco de Regina y está terminando el hermoso dvd de David Gilmour “Live at The Royal Albert Hall”.
    Hay una enormidad de cosas que me gustaría discutir, refutarte, afirmarte que estas en lo cierto, etc. Solo me quedo con una breve cuestión. La construcción de uno mismo depende de la interacción con el otro, se trata de encontrar en el de al lado algo fascinante, distinto, trascendente. Como cuando se abren las primeras páginas de un libro largamente ansiado. Lo que podamos llegar a encontrar se corresponde precisamente con los géneros literarios, pueden coexistir desde el realismo mágico hasta el policial negro. En cualquier caso las historias nunca dejan de ser fascinantes y enriquecedoras.
    A modo de cierre, Valerie nunca dejes de leer. De adentrarte en otras pieles, de experimentar nuevas sensaciones, de ver diferentes geografías o de sentir nuevas intrigas. Si tu lectura continua de manera tan profusa como hasta ahora, entonces el único medio de escape posible para tanta cantidad de palabras no será otro que la puesta por escrito de tanto desborde, de esta manera todos los que te leemos tenemos asegurados bellas palabras por ser escritas.

    ResponderEliminar
  23. Que bueno descubrir, a ciencia cierta, que aún hay de esas personas que andan construyendo rincones en la ciudad. Refugios en conversaciones con desconocidos que se vuelven parte de nosotros.
    Me gusta saber que quizás, entre caminatas en silencio, mates y rincones propios, nos crucemos sin saberlo.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  24. @Rodka, pocas veces he leído un comentario tan hermoso y constructivo, me pregunto si habrás vuelto a pasearte por aquí...

    ResponderEliminar
  25. Seguir adentrándome en este blog es una aventura que ejecuto solo cuando logro generarme un tiempo para leerlo.
    Soy de las personas que piensan que la lectura no es algo liviano, efímero, pasajero. Creo en los “momentos”, las sensaciones y en la posibilidad de saborear cada letra.
    A mi humilde entender la lectura es un todo que estructura al sujeto. No es el simple acto de sentarse y leer, es la conjunción exacta de factores internos y externos. Un lugar acogedor, un buen café, un espacio acorde, la fría intemperie, todas son experiencias variables que determinan el acto.
    Hay libros sencillos para el tren, libros llevaderos para acompañar el vaivén del colectivo, libros que pueden ser leídos aun cuando el bullicio de las personas que discuten en un café es ensordecedor. Pero existen otros, que requieren de una mayor atención, esos son los imprescindibles. Los que frenan el tiempo, generando un instante eterno a cada palabra. Aquellos para los que el ámbito de lo privado se vuelve opresivo, que lo público se vuelve multitudinario.
    Me recuerdo en una pequeña plaza, un frio día de invierno. Las nubes bajas color plomo, el frio intenso, un banco de cemento helado. Las manos tibias por el pasar de las páginas, la vista clavada en un párrafo:
    “Maga, el molde hueco era yo, vos temblabas, pura y libre, como una llama, como un río de mercurio, como el primer canto de un pájaro cuando rompe el alba, y es dulce decírtelo con las palabras que te fascinaban porque no creías que existieran fuera de los poemas, y que tuviéramos derecho a emplearlas. Dónde estarás, dónde estaremos desde hoy, dos puntos en un universo inexplicable, cerca o lejos, dos puntos que crean una línea, dos puntos que se alejan y se acercan arbitrariamente”.
    Son estos momentos pequeños, aquellos que aparentan ser intrascendentes los más gloriosos instantes que pueden regalarnos la lectura.
    Leerte sigue siendo para mí una aventura mágica. Un momento exquisito, lleno de sensibilidad plena y una claridad conceptual abrumadora. Es solo cuestión de encontrar el momento adecuado para poder hacerlo y unir con una línea cortazareana Rosario y Buenos Aires.

    ResponderEliminar
  26. Personalmente considero que es excelente detenerse a admirar lo cotidiano, lo que en la inmensidad del afán se pierde,

    aquellos hermosos detalles...

    que estés muy bien, bendiciones

    Au revoiiir.

    ResponderEliminar
  27. Rodka,
    Hace un tiempo comencé a escribir algo que no pude terminar, pero tus palabras, especialmente tu encomillado de la palabra “momentos”, me llevó a pensar en esas palabras, que se aplican a casi todo en mi vida:
    “No creo en ningún tipo de destino determinado a priori (creo en la construcción de nuestro propio destino, teniendo en cuenta que en ella siempre intervienen múltiples factores, entre ellos también el azar), pero sí me gusta seguir ciertas señales.
    Suelo esperar el momento para leer determinado autor, determinado libro, para escuchar determinada banda, para acudir a determinado lugar, e incluso para conocer a determinada persona. Puede que el momento no sea único, pero sí debe ser el indicado, es decir: el acorde a mi estado anímico. A veces el momento llega debido a múltiples referencias, a veces llega por decisión propia…pero siempre llega, tarde o temprano. Cuando intento forzar este momento, el resultado es deplorable. El único problema será el día en el cuál los años no me alcancen, pero ese es otro asunto, y es mucho más complejo…”
    Yo también suelo tener rituales específicos para encarar la lectura, aunque a veces no me queda otra que soportar un colectivo bastante lento y tener que leer una belleza como El Hobbit en un ámbito que no es del más acorde a tal lectura, pero cuando puedo, me busco esos momentos y armo esos rituales que son verdaderamente un placer. En el patio de mi casa, con un té entre mis manos, y mucho verde alrededor; en el medio del campo; en el balcón, en la cama con un buen café y un chocolate; música clásica de fondo… ¡las posibilidades son infinitas!, pero sí…el estado anímico es LA clave, la pieza fundamental en el asunto, un libro tiene que compatibilizar si o sí con determinado estado anímico, por eso acudo tanto a esos “momentos” y trato de no forzarlos.
    Y Rayuela, Rayuela es un libro para leer durante toda la vida. Es un libro que agarro cada dos por tres para ver en qué página caigo y con qué belleza me encuentro. Ese fragmento que me pasaste…lo tengo marcado, porque es bellísimo, porque es para retorcerse la cabeza pensando, ese libro, ese libro es para pensar, quien no piense mientras atraviesa sus páginas se está perdiendo de lo más importante que tiene la obra para dejarnos. Rayuela es y será siempre una especie de Biblia en mi vida, como Así habló Zaratustra…son esos libros a los cuáles uno vuelve siempre.
    Me gustó muchísimo eso de “unir con una línea cortazareana Rosario y Buenos Aires…”, y me gustaría doblemente si pudiera leer algo que provenga de tu alma.
    Un abrazo a la distancia!

    ResponderEliminar
  28. Rodka, no malinterpretes eso de "leer algo que provenga de tu alma" como si estaría excluyendo que las bellísimas palabras que me dejás por aquí no provengan de ese lugar, me refería a algún escrito, algún texto, boceto, lo que sea :)

    ResponderEliminar
  29. Acá te dejo la dirección del blog que comencé hace muy poco tiempo. No soy de las personas más constantes para escribir y menos en época de cursadas, pero realmente me dieron muchas ganas de ir garabateando algunos textos. Espero una devolución, cualquiera sea el veredicto final.
    Ansió que sean de tu agrado.

    http://habitantedelastempestades.blogspot.com/

    Rodka.

    ResponderEliminar
  30. ooohh me gustaron las menciones a dolina y sus historias.
    Hoy es tarde ya.. sera mañana entonces que me tome un rato para ver que mas hay en tu blog..
    Te hare saber luego si me siguio gustando o no jaja
    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Qué linda experiencia. Extraño poder volver a contarlas.

    ResponderEliminar
  32. Cuando era un poco más chica, y empecé a leer a Dolina, me obsesioné con esa polaridad entre hombres sensibles y refutadores de leyendas. Lo que me costó el amor de Laura, empeoró las cosas. Hoy en día,(con varias horas de análisis de por medio), la hiancia que dejó ya no es tan marcada. Aunque ciertos días, como éste, cuando alguna casualidad me toca en mi talón de aquiles, la pregunta vuelve, no ya tan incómoda, la recibo gustosa. Gracias!

    ResponderEliminar

Speak to me...