jueves, 14 de julio de 2011

Multiformidad Yoica


¿Quién soy? –pregunta filosófica existencial por excelencia.
¿Cuántos yo habitan en esto que soy?
¿Qué parte en esto que soy ocupa mi cuerpo?
¿Qué parte en esto que soy ocupa mi mente?
¿Qué parte en esto que soy ocupan mis sentimientos?
¿Cuánto hay, de los otros, en mí?
¿Qué soy, sin los otros?
Mente, cuerpo, alma.
Yo y mis otros yo.
Los yo que no se ven.
Y lo que no forma parte del yo,
Y lo que exteriorizo en diferentes facetas.
Multifacetas, todos las tenemos.
Pessoa lo sabía,
y Hesse también.
¿Cuándo soy, verdaderamente yo?
¿Existe ese instante, o no es más que una evanescencia?
Ella, yo, ella y yo. Y todas ellas también.
Son infinitas.
Y no todas se ven.
Lo que se ve, y lo que no se ve.
Lo que dejamos ver, lo que ocultamos.
¿Por qué oculto lo que oculto?
¿Por qué muestro lo que muestro?
Sinuoso laberinto, el término personalidad.
¿Qué deseo?
¿A qué responden, mis deseos?
¿Qué hay más allá de ellos?
Este cuerpo que habla por mí,
Esta mente que no cesa de pensar,
Estos sentimientos con los que convivo,
¿Hacia dónde me llevarán?
¿Quién soy, con tantos yo habitándome?
¿Existe alguna esencia o no existe más que el cambio?
La esencia está en el fluir.
¿Qué es exactamente aquello que denominamos alma?
¿Qué determina el mundo de las lágrimas?
¿Por qué se ama a quién se ama,
sin poder elegir a nivel conciente a quien amar?
¿Cuál es la x que no puedo despejar?
Soy una pregunta.
Soy una pregunta retórica,
Que se bifurca en infinitas interrogaciones más.
La existencia posee el estatuto de un enigma.
Pero, ¿quién soy?
¿Y vos?
¿Vos, quién sos?



Valérie.-

Catarsis espontánea,
(Inspirada en los monólogos de Neon Genesis Evangelion)