lunes, 6 de agosto de 2012

Insaciable Curiosidad II

La cuestión es así. Resulta que hace desde principios de año académico que Gramsci me resuena y hace ruido en la mente -fenómeno que me suele suceder con más de un pensador-. En aquel momento lo dejé pasar porque sabía que lo abordaríamos en el segundo cuatrimestre de Problemática Histórica. Pero desde la semana pasada no me pude aguantar la curiosidad y empecé a leer el artículo sobre él que hay en Wikipedia… 
Lo interesante del asunto fue que anoche alrededor de las tres de la mañana me dormí retorciéndome la cabeza pensando en la relación que plantea Marx sobre estructura y superestructura en el Prefacio de la Contribución a la Crítica de la Economía Política. Creo que hasta me dormí con los conceptos dándome vueltas en la cabeza y repitiéndome a mí misma: ¡no puede ser una relación determinante tan taxativamente! No puede ser que se plantee un determinismo absoluto con respecto a la base material sobre las superestructuras. Concluí antes de dormirme que yo no podía pensarlo más que dialécticamente, que no debía interpretarlo tan tajantemente, que el texto mismo podía pensarse más críticamente, que la estructura y la superestructura tienen que entrar en una relación más compleja en la que ambas se relacionen mutuamente… 
Resulta ser que yo no sabía de los planteos en los Grundrisse del joven Marx hasta hoy…cuando en el teórico de Histórica introducimos brevemente a Gramsci y retomamos los primeros escritos de Marx…para pensarlo más críticamente y no caer en reduccionismos. Resulta ser que la postura de la profesora coincidió con mis meditaciones de madrugada dominical…¡resulta ser que Gramsci tenía las respuestas a mis preguntas! Y ahora es el concepto de “bloque histórico” el que me hace ruido…ahora sí que me muero de ganas por leer los planteos de Gramsci sobre las relaciones de imbricación y de vínculo permanente entre la estructura y la superestructura…para pensarlas más dialécticamente…volviendo un poco al Marx humanista de los comienzos…¡resulta ser que no puedo controlar mi curiosidad! 
Pero el problema es que antes de Gramsci mi mente y hasta mi cuerpo me piden a gritos que me sumerja en Deleuze y Guattari…mis pensamientos se reordenan más rizomáticamente que dialécticamente…¡puede ser que justo en este momento de mi vida me haya hecho tan adicta al jengibre! Por favor…tantas señales tienen que estar diciéndome algo…¡muero por tener entre mis manos el Anti-Edipo! me está matando la curiosidad…¡pero me estoy regocijando en el placer previo!