miércoles, 27 de febrero de 2013

Momento

Recuerdo una noche de muchísimo frío en Purmamarca, noche que formó parte de un viaje maravilloso pero en la cuál me encontraba con un terrible dolor de estómago. La bolsa de dormir y la carpa...no ayudaban demasiado y el frío no abandonaba mi cuerpo.
En ese momento descubrí que a medida que crecían los kilómetros que me distanciaban de él, más lo necesitaba. En ese momento supe lo absurdo que sería intentar escapar de algo que uno lleva consigo a todas partes. Entonces se me vino a la mente este fragmento, pero no llevaba conmigo el libro para poder releerlo... 


"...y que yo ando por ahí vagando, dando vueltas, buscando el norte, el sur, si es que lo busco. Si es que lo busco. Pero si no los buscara, ¿qué es esto? Oh mi amor, te extraño, me dolés en la piel, en la garganta, cada vez que respiro es como si el vacío me entrara en el pecho donde ya no estás".


Julio Cortázar, Rayuela.