miércoles, 30 de marzo de 2016

Genealogias

La historia de mis gustos musicales es la historia de mis relaciones afectivas.

Círculos


Dos y media de la madrugada. ¿Cuánto hace que no me quedo despierta hasta un amanecer? ¿Cuánto hace que no me olvido del resto del mundo para dedicarme a mis pequeños placeres de noctámbula? ¿Por qué de nuevo este sentimiento, de antaño ya conocido pero hace tantos años no vivenciado, de llorar hasta las lágrimas por recuerdos presentes que en un futuro me causarán la más dolorosa de las nostalgias? ¿Por qué no puedo vivenciar los momentos del presente sin el peso de ese futuro en el cuál esos momentos pasarán a ser recuerdos irrecuperables? ¿Cómo voy a hacer para tolerar esas pérdidas, de dónde voy a sacar las fuerzas si ya las estoy sufriendo en vida? Por el Dios en que no creo, a veces siento que me voy a morir de la nostalgia, que me va a explotar el alma. 

Es el tiempo, el paso del tiempo, el correr de las horas, de los días y de los años. Es el tiempo, el paso del tiempo lo que me está matando por dentro.

martes, 29 de marzo de 2016

Angustia


“Lo propio de la angustia -declara Aulagnier- es que no se la nombra para nada. Decir que se está angustiado es haber tomado distancia como para reconocer la angustia. Hablar de castración es una metáfora. Nosotros vemos la angustia, o el síntoma. ¿La castración? Es lo que aparece bajo la forma de angustia cuando el Otro no reconoce más al sujeto como objeto de deseo. (…) El fantasma fundamental se da cuando el sujeto ya no puede orientarse frente al deseo del otro. La angustia surge en torno de lo que no se puede nombrar: transformarse en un objeto cuyos signos ya no son descifrables.” 

Citada por Maud Mannoni, 1964.

miércoles, 23 de marzo de 2016

Red Wine

Entre tanto vacío, no hay mejor remedio que degustar de un buen tinto mientras cocino. De fondo suenan los temas que Pierre van Dormael compuso para Mr. Nobody. 
Entre tanta soledad, no hay mejor alimento que aquel que uno siembra y cosecha con sus propias manos. 

Qué satisfacción, todavía soy capaz de disfrutarme.