sábado, 21 de mayo de 2016

Pessoa


¡Ah, ese frescor en la cara de no cumplir un deber! 
Faltar es, positivamente, estar en el campo. 
¡Qué refugio, que no se pueda tener confianza en uno! 
Respiro mejor ahora que ha pasado la hora de las citas. 
Falté a todas, con deliberación en el descuido, 
esperando esa gana de ir que ya sabía yo que no vendría. 
Soy libre frente a la sociedad organizada y vestida. 
Estoy desnudo, y me zambullo en el agua de mi imaginación. 
Es tarde para estar en cualquiera de los dos puntos 
donde debía estar a la misma hora, 
deliberadamente a la misma hora... 
Pues bien, aquí me quedaré soñando versos y sonriendo en cursiva. 
¡Es tan graciosa esta parte lateral de la vida! 
No consigo siquiera encender el cigarrillo siguiente...
Si es un gesto, 
que quede con los otros que me esperan en este 
desencuentro que es la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Speak to me...