lunes, 13 de septiembre de 1999

She

Escribo para no escribirte, 
Reprimo para no desearte, 
Te alejo para no acercarme. 

Te borro de dónde sé que puedo borrarte, 
Me auto-engaño, me miento a mí misma.
En mi mente tu imagen,
omnipresente,
es imborrable. 

No busco un experimento,
sino una fuente de inspiración.

Me odio por sentir lo que no debo sentir, 
y te odio porque tu madurez obtura mi fantasía. 

Te veo a través del espejo, 
te pinto ahí dónde no estás, 
proyecto tu cuerpo de espaldas, 
robándole notas a mi teclado.

El silencio me abruma, 
tu ausencia me desvela. 

Estoy obsesionada con tu manera de ser.

Si tan sólo vinieras... 
me conformaría con sólo mirarte.

Pero nada de "esto" existe,
No hay "nuestra" historia posible, 
Es sólo otro de mis tantos castillos en el aire...