viernes, 9 de junio de 2017

On An Island



Es noche de luna llena. Recorrí las calles de la ciudad tratando de hallar un intersticio entre tantos edificios para poder contemplarla en su mayor esplendor. Esa luna llena, no sé por qué, me llevó a recordarlo. 
Creo que uno de los gestos que me permitieron relanzar un poco mi deseo y volver a sentirme de nuevo a gusto conmigo misma fue el momento en el cuál él, consciente de toda mi neurosis en lo que atañe a mi imagen corporal; decidió atarse su pullover a la altura de las sienes para cubrir de ese modo sus ojos. Pulsión escópica cubierta por un velo, ¿qué define ahora esa mirada, ciega de su sentido, más que las coordenadas de un deseo? “¿Qué ves cuando me ves?” Ese instante tuvo el valor, en mí, de una verdadera intervención, en el sentido de que algo en mí, se movilizó subjetivamente, me tocó la fibra íntima de mis “no querer ser vista”, “tener miedo a no ser deseada”. 
En ese momento yo me reía, todo me parecía un tanto ridículo. Pero con el correr de los días no pude dejar de pensar en lo maravilloso que fue ese gesto, en la apertura que me posibilitó, en las barreras que logró romper con un simple detalle… 
¿No será que acaso, algunos hacemos el amor más con la mente que con el cuerpo? O, en todo caso, ¿primero con la mente y luego con el cuerpo? 
La luna llena me llevó a escuchar a Gilmour, escuchar a Gilmour fue un pasaje directo a fantasearlo.

Judith Butler



"Entonces retomé El Segundo Sexo para buscar esa cita, sin duda la más conocida de Simone de Beauvoir, donde dice: "No se nace mujer, se llega a serlo". Y yo escribí algo sobre la pregunta del devenir. Quería saber si se terminaba en convertirse en mujer, o si el hecho de ser mujer era eternamente un devenir. Si el modo de devenir exige un fin o si no había objetivo ni finalidad. Y yo me dije que quizás eso se podía aplicar al género en general. ¿No se hace hombre, se llega a serlo? Se nace quizás masculino o femenino para no llegar a ser después ni hombre ni mujer. Me pareció que esa noción de devenir podía dispersarse en todas las direcciones…" 

Judith Butler, Filósofa en todo Género (2006),
Documental realizado Paule Zadjermann.