jueves, 12 de abril de 2018

So fuckin' miss you.

Encontré una versión extendida de casi una hora de Fade Into You de Mazzy Star. Subí el volumen al máximo porque alguien está martillando en alguna pared cercana y ese ruido está a punto de provocarme una crisis nerviosa con agresividad incorporada. Siento cada martillazo como un puñetazo en el alma. Me desespera, me provoca ira. Pero todo lo que hago es llorar. Cómo me gustaría encerrarme en una habitación hermética en la que ningún ser extraño pudiera ingresar. Cada vez que ingresa a Heima algún sujeto desconocido por alguna x causa me siento violada. 
Creo que te hubiera gustado que esta música sonara de fondo mientras nos revolcábamos en la cama. Creo que hubiera sido tierno, como cuando escuchábamos juntos Cigarettes After Sex mientras me contabas que te gustaría sacar una entrada para ir a ver Sigur Rós. Sin embargo te fuiste antes de que los islandeses toquen por primera vez en nuestro país. 
Me levanté desganada sabiendo que al abrir la ventana me encontraría con un día gris. “Genial”, pensé, “ideal para estudiar”. Busqué un Seminario de Lacan que ni siquiera entra en la bibliografía obligatoria de la materia que tengo que rendir, leí un par de párrafos muy interesantes y la imagen de tu rostro me desconcentró por completo. En verdad fue la música, la lista aleatoria que te tira YouTube en función de lo que venías escuchando previamente. En primer lugar noté que la canción que sonaba estaba sonando acorde a la música que veníamos escuchando con V. Pero a la vez noto que mis reproducciones de YouTube aún contienen los sedimentos de tus propios gustos musicales. Estás ahí, entonces estás acá. Bueno, al menos está tu sombra. Creo que V. es la única persona en este mundo capaz de comprenderme verdaderamente cada vez que le hablo de vos, es como si me escuchara solamente con el alma. 
Tengo pánico de olvidar tu sonrisa. Tengo terror de olvidar el tono de tu voz. No quiero estudiar. Quiero revolcarme con tu ausencia y dibujar tu cuerpo entre las sábanas. Llorarte el día entero a ver si al menos comprendo de una vez que nunca más volveré a verte.