viernes, 25 de mayo de 2018

De una falta irreductible al significante

Sólo estamos de duelo por alguien de quien podemos decirnos Yo era su falta. Estamos de duelo por personas a quienes hemos tratado bien o mal y respecto a quienes no sabíamos que cumplíamos la función de estar en el lugar de su falta. Lo que damos en el amor es esencialmente lo que no tenemos, y cuando lo que no tenemos nos vuelve hay sin duda, regresión, y al mismo tiempo revelación de aquello en lo que faltamos a la persona para representar dicha falta. Pero aquí, debido al carácter irreductible del desconocimiento acerca de la falta, tal desconocimiento simplemente se invierte, o sea que la función que desempeñábamos de ser su falta ahora creemos poder traducirla como que hemos estado en falta con esta persona –cuando precisamente por eso le éramos preciosos e indispensables.

Lacan, S10 "La Angustia", p.155. Paidós.

1 comentario:

  1. ¿cómo que no hay comentarios?
    ¿dónde están esas miles de personas que te comprenden?
    esos millones de rosarinas y rosarinos?
    qué soledad bo

    "creemos poder traducir"
    ahí es cuando la cagamos.
    No hay intérprete válido para esas palabras
    que nunca ya diremos, porque no hay micrófono del alma
    que pueda oírlas y traducírselas al universo.
    Es un soplo de vida que exhalamos
    Un suspiro
    o miles
    Siempre falta un poco
    que podríamos haber dado más.
    Y de mejor manera.
    es hermoso tu sentir...
    me hincha de respeto y admiración
    No tengo palabras.
    Asistime, que me faltan.
    me sos
    preciosa.
    Sos como la piedra
    el mineral más duro
    del mundo.
    Tu alma es así
    te traduzco pensándote.
    Alma
    de diamante.

    ResponderEliminar

Speak to me...